Medical Care |

Medical Care

##SEVER##

/t/testezmoi.ch1.html

Les antibiotiques sont produits sous des formes pharmaceutiques telles que des pilules acheter du amoxil.

elles permettent d'injecter la quantité de préparation strictement nécessaire.

Testezmoi.ch

MANUAL PARA PARLAMENTARIOS Nº 21 Oficina del Observador Permanente de la
UIP ante las Naciones Unidas
Maison des Parlements 5 chemin du Pommier 336 East, 45 Street Casilla postal 330 Ch-1218 Le Grand-Saconnex New York, N.Y. 10017 Estados Unidos de América Teléfono : + 41 22 919 41 50 Teléfono : + 1 212 557 58 80 Fax: + 41 22 919 41 60 Fax: + 1 212 557 39 54 Correo electrónico: postbox@ipu.org Correo electrónico: ny-office@ipu.org Acción de los parlamentarios en favor de la
salud materna, neonatal e infantil
MANUAL PARA PARLAMENTARIOS Nº 21 Oficina del Observador Permanente de la
UIP ante las Naciones Unidas
Maison des Parlements 5 chemin du Pommier 336 East, 45 Street Casilla postal 330 Ch-1218 Le Grand-Saconnex New York, N.Y. 10017 Estados Unidos de América Teléfono : + 41 22 919 41 50 Teléfono : + 1 212 557 58 80 Fax: + 41 22 919 41 60 Fax: + 1 212 557 39 54 Correo electrónico: postbox@ipu.org Correo electrónico: ny-office@ipu.org Acción de los parlamentarios en favor de la
salud materna, neonatal e infantil
Acción de los parlamentarios en favor de la
salud materna, neonatal e infantil

El presente manual es obra de Siân Long, que contó con las aportaciones de los parla-mentarios siguientes: Dr. Chris Baryomunsi (Uganda), Embajador Nkoyo Toyo (Nigeria), senador Thandi Shongwe (Swazilandia), Sra. Paula Turyahikayo (Uganda), y senadora Salma Ataullahjan (Canadá). Sue Mbaya, Martin Chungong, Kareen Jabre y Aleksandra Blagojevic, de la Unión Interparlamentaria (UIP), realizaron además una revisión de carácter técnico y editorial. La UIP agradece sinceramente la valiosa aportación técnica y/o el apoyo financiero brindados para la producción de este manual a las siguientes entidades: Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo (ASDI), Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño (PMNCH), Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP), Organismo Noruego de Cooperación para el Desarrollo (NORAD), Organización Mundial de la Salud (OMS) y World Vision International (WVI).
Copyright UNIÓN INTERPARLAMENTARIA (UIP), 2013
Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida, almace-nada en un sistema de recuperación o transmitida en cualquier forma y por cualquier medio, sea electrónico, mecánico, mediante fotocopia o grabación, entre otros, sin la autorización previa de la Unión Interparlamentaria (UIP).
Esta publicación se distribuye con la condición de que no sea prestada ni distribuida, por vía comer-cial o de cualquier otro tipo, sin el consentimiento previo del editor, con una presentación distinta de la publicación original y a reserva de que la misma condición se imponga al editor siguiente.
Se aceptarán solicitudes de reproducción o traducción total o parcial de la presente publicación. Las solicitudes deberán dirigirse a la Unión Interparlamentaria. Los Parlamentos Miembros y sus instituciones parlamentarias pueden reproducir o traducir esta obra sin autorización, pero se solicita que lo comuniquen a la Unión interparlamentaria.
ISBN 978-92-9142-584-6 (IPU) Versión original: inglés
Diseño y maquetación: Rick Jones (rick@studioexile.com)
Impreso en Francia por ICA
Imagen de la cubierta: Garantizar la salud materna, neonatal e infantil sigue siendo todo un reto
en el segundo país más poblado del mundo, la India. OMS
2 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Demasiadas mujeres de todo el mundo siguen muriendo a causa de enfermedades que podrían prevenirse o por carecer de una atención de la salud adecuada. Se reco-noce actualmente que la salud materna, neonatal e infantil es uno de los factores más determinantes del desarrollo humano, que requiere tanto de la solidaridad a escala mundial como de la adopción de medidas urgentes y concertadas. La agenda para el desarrollo después de 2015, que actualmente se está debatiendo y que suce-derá a los Objetivos de Desarrol o del Milenio (ODM), brinda la oportunidad de hacer nuevos y audaces avances para garantizar que un derecho humano fundamental, el derecho a la salud, no le sea denegado a la mayoría de la población mundial. Los esfuerzos recientes desplegados a nivel nacional y mundial han propiciado con-siderables avances en la reducción de la mortalidad materna e infantil. También han puesto de relieve la importancia de la función de los parlamentos y los parlamentarios en la resolución de esta cuestión. Tanto en las conferencias mundiales como en los procesos nacionales, la contribución única de los parlamentarios a la salud materna, neonatal e infantil ha quedado bien establecida y reconocida. No obstante, queda aún mucho por hacer para conseguir que la salud materna, neonatal e infantil sea una realidad para las mujeres y los niños de todo el mundo, independientemente de dónde habiten. Así pues, los parlamentarios de todo el planeta tienen la oportunidad de actuar, y a la vez, la obligación de hacerlo. En su 126ª Asamblea, (Kampala, marzo de 2012), la UIP aprobó una resolución histórica titulada: El acceso a la salud, un derecho fundamental: ¿Cuál es el rol que los parlamentos pueden desempeñar para garantizar la salud a las mujeres y a los niños? La resolución refleja las preocupaciones de los parlamentarios y los compromisos que han contraído para dar soluciones. Los parlamentos trabajan para hacer realidad esos compromisos, pero al hacerlo se enfrentan a la evidencia de enormes dificultades en materia de capacidad y a un conocimiento insuficiente sobre lo que pueden hacer al respecto. La UIP se ha comprometido a apoyar las iniciativas de los parlamentos en favor de la salud materna, neonatal e infantil. Este manual se enmarca en el contexto del apoyo que la UIP presta a los parlamentos que trabajan para cumplir con las obligaciones contraídas en virtud de la mencionada resolución, especialmente en aquellos países en los que la mortalidad de madres, recién nacidos y niños sigue siendo elevada. La UIP está firmemente convencida de que todo parlamentario, esté o no directamente Manual para parlamentarios 3
implicado en la cuestión de la salud de las madres y los niños, puede contribuir en gran medida a ese empeño. Espero sinceramente que este manual sea un recurso práctico y pertinente para los parlamentarios y quienes colaboran con ellos y que les ayude a superar uno de los mayores obstáculos al desarrollo humano. Anders B. Johnsson
Secretario General
Unión Interparlamentaria
4 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Introducción . 10 A quiénes va dirigido el manual Contenido y estructura del manual Modo de utilización del manual 1. Importancia de la acción parlamentaria en favor de la salud materna, neonatal e infantil . 13 2. Salud materna, neonatal e infantil - problemas y respuestas . 20 Muertes y enfermedades que pueden evitarse El cambio ha empezado ya Mejorar la salud materna, neonatal e infantil - qué es lo que funciona Salud sexual y reproductiva – un elemento esencial de la salud materna e infantil El poder de las comunidades locales – prevención y respuesta rápida Un sistema de salud sólido Medir los progresos realizados para obtener los mejores resultados – rendición de cuentas sobre los resultados 3. Medios a disposición de los parlamentarios para promover la salud materna, neonatal e infantil . 42 Votar asignaciones presupuestarias Manual para parlamentarios 5
Tomar la iniciativa Actuar a nivel mundial 4. La importancia de estar bien informado . 59 La importancia de estar bien informado Obtener información local y determinar las necesidades Anexo 1: Datos nacionales relativos a la salud materna, neonatal e infantil Anexo 2: Marco de acción coordinada para mejorar la salud materna e infantil Anexo 3: Bibliografía comentada Fichas de resumen . 72 Ficha 1: Salud materna, neonatal e infantil – mensajes clave Ficha 2: Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionados con la salud materna, neonatal e infantil Ficha 3: Principales módulos de intervenciones en favor de la salud materna, neonatal e infantil Ficha 4: Seguimiento de los recursos financieros – compromisos internacionales 6 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Las definiciones que figuran a continuación son las que utiliza la Organización de las Naciones Unidas en los convenios y tratados internacionales, salvo que se indique otra cosa. Adolescente
Toda persona de entre 10 y 19 años.
Género
Término utilizado para hacer referencia a las percepciones y funciones sociales ligadas
al hecho de ser hombre o mujer, a las relaciones entre mujeres y hombres, niñas y
niños, así como a las relaciones entre mujeres y entre hombres. Estas percepciones,
funciones y relaciones se construyen en un marco social y se aprenden mediante pro-
cesos de socialización. Vienen determinadas por el contexto y por la época y, por tanto,
pueden cambiar.
Joven
Persona de sexo masculino o femenino de entre 15 y 24 años.
Lactante
Niño de entre 29 días y 1 año de edad.
Muerte materna
Muerte de una mujer durante el embarazo o durante los 42 días siguientes al parto.
Niño
Toda persona de entre 0 y 17 años.
Período neonatal
Los primeros 28 días después del nacimiento.
Recién nacido
Lactante hasta los primeros 28 días de vida.
Salud reproductiva
Estado de bienestar físico, mental y social completo, que no consiste meramente en
la ausencia de enfermedades o dolencias relacionadas con la procreación. La salud
Manual para parlamentarios 7
reproductiva aborda los procesos y las funciones de procreación a lo largo de todas las etapas de la vida.
Salud sexual
El mantenimiento de un enfoque positivo de la sexualidad y de las relaciones sexuales,
así como la posibilidad de mantener relaciones sexuales placenteras y seguras, al
margen de cualquier coacción, discriminación y violencia. (Organización Mundial de
la Salud, www.who.int/topics/sexual_health/es/).
Sexualidad
La sexualidad abarca el sexo, las identidades y los roles de género, la orientación
sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción. La sexualidad se vive y
se expresa mediante pensamientos, creencias, actitudes, valores, comportamientos,
prácticas, funciones y relaciones (Organización Mundial de la Salud, definición de
trabajo, 2006).
Tasa de mortalidad de niños menores de cinco años
Número de muertes de niños antes de los cinco años por cada 1.000 nacidos vivos.
Tasa de mortalidad infantil
Número de muertes de niños entre el nacimiento y el primer año de edad por cada
1.000 nacidos vivos.
Tasa de mortalidad materna
Número de muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos durante un período de
tiempo concreto.
Violencia sexista
Todo acto lesivo perpetrado contra la voluntad de una persona y motivado por diferen-
cias de orden social (de género) entre hombres y mujeres. (Fuente: Comité Directivo
Interinstitucional sobre Violencia Sexista).
8 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
CARMMA
Campaña para acelerar la reducción de la mortalidad materna en África
CIPD
Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo
ODM
Objetivos de Desarrollo del Milenio
OMS
Organización Mundial de la Salud
ONG
Organización no gubernamental
ONUSIDA
Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA
UNFPA
Fondo de Población de las Naciones Unidas
UNICEF
Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia
VIH
Virus de la inmunodeficiencia humana
Manual para parlamentarios 9
Mil ones de mujeres y niños mueren innecesariamente en África, Asia y América Latina. Cada cinco minutos, tres mujeres pierden la vida a causa de complicaciones durante el embarazo o el parto, 60 quedan discapacitadas o sufren lesiones a largo plazo, y 70 niños mueren, casi 30 de ellos en el primer mes de existencia1. Casi todas estas muertes podrían evitarse, como lo demuestra la experiencia de algunos países de África, Asia y América Latina. En las comunidades donde se ha sensibilizado a la población y se han fortalecido los sistemas de salud se registra un menor número de muertes de mujeres en el parto y los niños tienen mayor probabilidad de sobrevivir más allá de los cinco años.
Muchos países se han comprometido a ocuparse de la salud de la madre, el recién nacido y el niño, especialmente los países de África y Asia que tienen las tasas más altas de mortalidad.
Los parlamentarios desempeñan un papel esencial para hacer que esos compromi-sos den lugar a un cambio importante en favor de las mujeres y los niños. En algunos países, los parlamentarios han tomado la delantera en este ámbito, impulsando el desarrol o social y económico de sus países. De esta manera, los parlamentarios pue-den ayudar a cambiar la situación en beneficio de las mujeres y los niños.
A quiénes va dirigido el manual
Este manual está dirigido a los parlamentarios y a todos aquellos que intervienen en los procesos parlamentarios, entre otros: todos los miembros de parlamentos, tanto los recién elegidos como los que han sido reelegidos, incluidos los miembros de las comisiones parlamentarias per-manentes encargadas de cuestiones de salud y las comisiones especiales que se ocupan de la salud y los derechos de las mujeres y los niños; los miembros del parlamento o las personas que trabajan con ellos en ámbitos conexos como las finanzas, la infancia, el género, la juventud o el VIH, y que desean vincular su labor a la cuestión de la salud materna, neonatal e infantil; OMS y UNICEF, 2012: Countdown to 2015: Maternal, newborn and child survival: Building a future for women and children - Informe de 2012. 10 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
miembros de grupos parlamentarios, redes, foros o asociaciones que se ocupan de la salud en general o de la salud materna, neonatal e infantil en particular; el personal parlamentario, incluido el personal administrativo, que da apoyo a las comisiones parlamentarias especializadas; los miembros de otros órganos parlamentarios, en particular los órganos regionales de África, Asia y América Latina, como el Parlamento Panafricano, el Parlamento Latinoamericano (Parlatino ) y el Parlamento Centroamericano.
Este manual proporciona a todos ellos la información necesaria para tomar medidas en favor de la salud materna, neonatal e infantil.
Contenido y estructura del manual
En la Sección 1 se expone la importancia de la acción parlamentaria para mejorar la salud materna, neonatal e infantil.
En la Sección 2 se ofrece un resumen de la situación actual de la salud materna, neo-natal e infantil y se señalan las posibilidades de acción que se ofrecen a los parlamen-tarios y las dificultades con las que pueden tropezar.
En la Sección 3 se proponen medidas clave que los parlamentarios, en su condición de legisladores y representantes de la población, pueden adoptar en favor de la salud materna, neonatal e infantil. En la Sección 4 se recapitulan las principales fuentes de información y se indica a los parlamentarios dónde pueden acceder a más información técnica.
A lo largo del manual se presentan ejemplos reales que muestran cómo los parlamen-tarios han abordado los retos planteados y están contribuyendo a la campaña dirigida a poner fin a las muertes de madres, recién nacidos y niños que se pueden evitar. El manual se centra en los países de África, Asia y América Latina, que son los que más sufren este problema. Modo de utilización del manual
Guía de referencia en apoyo de la acción de los parlamentarios El manual presenta un panorama general de los principales conceptos y hechos que pueden servir a los parlamentarios para dar prioridad a la salud materna, neonatal e Manual para parlamentarios 11
infantil en el programa de políticas. Las informaciones pueden complementarse con datos relativos a los diferentes países. En la Sección 4 y el Anexo 1 figuran diversas referencias que los parlamentarios pueden utilizar para acceder a información per-tinente para sus respectivos países. Recursos para las campañas de información y sensibilización Este signo indica propuestas prácticas de cómo utilizar el contenido que figura en el manual para fines de información o de sensibilización sobre la salud materna, neonatal e infantil. Orientación para parlamentarios Acompaña a este manual una guía orientativa para parlamentarios sobre salud materna, neonatal e infantil. La guía orientativa está dirigida a los facilitadores, que adaptarán su contenido en función del contexto y las prioridades nacionales a fin de reforzar las capacidades de los parlamentarios y de otras personas que participan en los procesos parlamentarios. Para obtener dicha guía pueden dirigirse a la Unión Interparlamentaria (UIP) y a los Parlamentos Miembros de la UIP. 12 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
1. Importancia de la acción parlamentaria en favor
de la salud materna, neonatal e infantil

En el pasado hemos visto que, cuando los focos se apagan, la atención mun-dial se desvía rápidamente hacia a otras cuestiones. Nosotros, parlamentarios que representamos a los ciudadanos de todo el mundo no podemos permitir que eso ocurra. El derecho de las mujeres y los niños a disfrutar de las mejores condiciones de salud posibles debe ser defendido con constancia y perseverancia desde ahora hasta 2015, último año del proceso de los ODM, y después de esa fecha". —Secretario General de las Naciones Unidas, Reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre los ODM, 2010.
Todos debemos actuar en favor de la salud materna, neonatal e infantil Urge adoptar medidas. Cada año, millones de mujeres y niños mueren, y millo-
nes más caen enfermos o quedan discapacitados a causa de problemas surgidos durante el embarazo, el parto y la primera infancia. La casi totalidad de esas muer-tes y discapacidades pueden ser evitadas. Se puede dar un vuelco a esa situación. Actualmente, el número de falleci-
mientos de niños menores de cinco años no representa más de un tercio del de 1990. El número de mujeres que mueren durante el embarazo o en el parto ha disminuido casi a la mitad, pasando de 543.000 fallecimientos anuales en 1990 a alrededor de 287.000 en 20102.
Los gobiernos de todo el mundo se han comprometido a adoptar medidas
en materia de salud materna, neonatal e infantil. Los parlamentarios deben asegurar Salvo que se indique otra fuente, los datos citados en el presente documento son los de la iniciativa Cuenta regresiva para 2015, que a su vez proceden de los sistemas nacionales de información sobre salud. En teoría, el cálculo de las tasas de mortalidad materna debería basarse en registros de estado civil rigurosos, en los que se inscribiera cada fallecimiento y se consignara debidamente su causa. En la actualidad, sólo alrededor de un tercio de los países en los que se aplica la iniciativa Cuenta regresiva para 2015 dispone de un servicio de registro que cubre a más del 75% de la población y alrededor del 14 % de ellos cuentan con un servicio de registro de decesos cuya cobertura es superior al 50%. Sólo un quinto de los países incluidos en la iniciativa Cuenta regresiva para 2015 recopilan datos sobre mortalidad materna en el marco de encuestas o censos. En la actualidad, la mayoría de los datos relativos a la mortalidad materna proceden de estimaciones realiza-das con ayuda de modelos que incorporan datos de diversas fuentes (registros de estado civil, encuestas de hogares, censos y otros estudios). Estos datos son utilizados por el Grupo Interinstitucional de Estimación de la Mortalidad Materna para calcular las tasas de mortalidad materna. (Para más información sobre la recopilación y el análisis de datos véase la Sección 5).
Manual para parlamentarios 13
que los compromisos, como los que se citan en cuadro 1 que figura a continuación, redundan en beneficio de la salud materna, neonatal e infantil.
Bajo el liderazgo de la Unión Interparlamentaria (UIP) los parlamentos de
todo el mundo se han comprometido a intensificar sus esfuerzos en favor de
la salud materna, neonatal e infantil.
En virtud de la resolución sobre la salud de
las mujeres y los niños que fue aprobada por unanimidad durante la 126ª Asamblea
de la Unión Interparlamentaria, en abril de 2012, la UIP y los Parlamentos Miembros
se comprometen a trabajar para:
asumir un compromiso político en favor de la salud materna, neonatal e infantil que se materialice en la creación de marcos jurídicos y sistemas de información y de rendición de cuentas adecuados; brindar apoyo financiero a la salud materna, neonatal e infantil, y garantizar un uso eficiente y eficaz de los recursos disponibles, así como la trazabilidad y la rendición de cuentas adecuadas en relación con los fondos de asistencia para el desarrol o, tanto nacionales como procedentes de la ayuda oficial, destinados a la salud; garantizar la disponibilidad y la accesibilidad de servicios de salud esenciales e integrados para mujeres y niños mediante la aplicación de diversos enfoques, incluida la dotación de personal sanitario con cualificación adecuada; movilizar a todas las partes interesadas y los interlocutores en la esfera de la salud materna, neonatal e infantil, y contar con su participación, velando por que los diferentes sectores contribuyan, de forma coordinada, a los servicios de atención de la salud. La salud materna, neonatal e infantil es un derecho humano, pero también una necesidad nacional de desarrol o Las mujeres y los niños tienen derecho a la salud; este derecho está consa-
grado en la Declaración Universal de Derechos Humanos (art. 25), que fue aprobada por 48 Estados Miembros de las Naciones Unidas en 1948 y que desde entonces ha dado lugar a dos textos jurídicamente vinculantes, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Ambos pactos entraron en vigor en 19763.
Los países siguientes han firmado, pero no ratificado, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que contiene compromisos en materia de salud: Belice, Comoras, Cuba, Palau, Santo Tomé y Príncipe, Sudáfrica y los Estados Unidos de América. Los siguientes países no han firmado ni ratificado el Pacto: en África (Botswana, Mozambique, Sudán del Sur); en Asia (Bhután, Brunei, Estados Federados de Micronesia, Fiji, Islas Marshall, Kiribati, Malasia, Myanmar, Nauru, Samoa, Singapur, Tonga, Tuvalu y Vanuatu); en Europa (Andorra); en América Latina y el Caribe (Antigua y Barbuda, Haití, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía); en Oriente Medio (Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Omán, Qatar).
14 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Invertir en la salud materna redunda directamente en el
crecimiento económico nacional

Del 33% al 50% del crecimiento económico de Asia entre 1965 y 1990 se ha atri-buido a los avances logrados en el ámbito de la salud reproductiva y a la reduc-ción de la tasa de mortalidad infantil y la tasa de fecundidad. Fuente: PMNCH/UIP, 2010. Taking the lead: Parliamentarians engage with maternal, newborn and child health. Los Ministros de Hacienda y de Sanidad de África y los parlamentarios africanos se comprometieron a realizar una mayor inversión en salud, en particular en la salud materna, neonatal e infantil, durante la Conferencia Ministerial sobre optimización de los recursos, sostenibilidad y rendición de cuentas en el sector de la salud, que se celebró en Túnez los días 4 y 5 de julio de 2012. En la Declara-ción de Túnez resultante de la Conferencia se reconoce que los parlamenta-rios tienen una función esencial que desempeñar para que África pueda ase-gurar una cobertura universal de atención de la salud y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio correspondientes y otros objetivos de desarrollo de aquí a 2015 y con posterioridad. En la Declaración de Túnez se afirma que mejorar la salud es fundamental para el crecimiento económico y el desarrollo social, así como para reducir la desigualdad y la pobreza. Los parlamentarios presentes en la Conferencia Ministerial prometieron inte-grar los principios de la Declaración de Túnez en las iniciativas en curso, tales como el compromiso y la resolución de 2011 del Parlamento Panafricano de dar prioridad a las medidas presupuestarias y en materia de políticas en favor de la salud, en particular la salud de las mujeres y los niños y el desarrol o de los jóvenes; la política parlamentaria y el plan de acción presupuestario sobre salud materna, neonatal e infantil y el desarrol o en África, y otros compromisos anteriores sobre salud acordados por gobiernos africanos. Estos compromisos subrayan la impor-tancia que los gobiernos africanos asignan a la salud materna, neonatal e infantil, por considerarla una inversión económica y social para el continente. El desarrollo económico y social nacional de un país depende de la buena
salud de las mujeres y los niños4. Tal como se afirma en la Estrategia Mundial
para la Salud de la Mujer y el Niño,
cuando la salud materna, neonatal e infantil es
Naciones Unidas, 2010. Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño. Manual para parlamentarios 15
Cuadro 1: Compromisos regionales e internacionales en favor de la salud
materna, neonatal e infantil
Principales compromisos y resoluciones en materia de salud materna, neonatal e infantil
Declaración del Milenio y El ODM 4 prevé reducir la tasa mundial de mortalidad de Objetivos de Desarrollo del niños menores de cinco años en dos tercios entre 1990 y 2015 (pasando de 9,7 millones en 2006 a aproximadamente 4 millones antes de 2015).
El ODM 5 tiene por fin reducir en un 75%, entre 1990 y 2015, la tasa de mortalidad materna.
Plan de Acción de Maputo Declaración relativa a los derechos sexuales y reproducti-vos de las mujeres, ratificada por los miembros de la Unión Africana que reconocieron unánimemente que la deficiente salud sexual y reproductiva es el principal factor de morta-lidad en África. El Plan de Acción de Maputo tiene por objeto asegurar el acceso universal a servicios de salud sexual y reproductiva en toda África de aquí a 2015.
Campaña para acelerar la Campaña puesta en marcha por la Unión Africana para reducción de la mortalidad acelerar la disponibilidad y la utilización de servicios de materna en África (CARMMA) atención de la salud de calidad accesibles a todos, en par-ticular los relacionados con la salud sexual y reproductiva.
Declaración de la Unión Los ministros de la Unión Africana se comprometieron a Africana sobre las acciones cumplir con el objetivo de Abuja de destinar el 15% del pre- en favor de la salud materna, supuesto nacional a la salud, poner en marcha la Campaña neonatal e infantil en África para acelerar la reducción de la mortalidad materna en África (CARMMA), y rendir cuentas para garantizar una mayor transparencia.
Estrategia Mundial para la Esta estrategia ofrece un marco general para la promoción Salud de la Mujer y el Niño de la salud materna, neonatal e infantil, definiendo políticas e indicadores comunes.
Resolución de la UIP sobre el Resolución adoptada por unanimidad en la 126ª Asamblea acceso a la salud de las muje- Parlamentaria de la UIP, celebrada el 5 de abril de 2012.
res y los niños Resolución del Consejo de Esta resolución reafirma el compromiso de 2009 de luchar Derechos Humanos sobre contra las causas profundas de la mortalidad y la discapacidad mortalidad y morbilidad pre- maternas prevenibles, y ofrece orientaciones técnicas sobre venibles asociadas a la mater- cómo aplicar un enfoque basado en los derechos humanos.
nidad y los derechos humanos Declaración de Manila sobre Ministros y altos funcionarios de cerca de 20 países de la la aceleración de los avances región de Asia y el Pacífico firmaron la Declaración de Manila, en favor de la salud de la en la que se definen medidas concretas y mensurables para mujer y el niño en Asia y el mejorar la cooperación regional a fin de promover la salud materna, neonatal e infantil en la región de Asia y el Pacífico. Observación General Nº 15 En su 62º período de sesiones, el Comité de los Derechos del sobre el derecho del niño al Niño aprobó esta observación, que proporciona un marco disfrute del más alto nivel conceptual y recomendaciones de medidas concretas que posible de salud (art. 24) los Estados partes deben adoptar para cumplir con sus obliga-ciones. Todos los signatarios de la Convención de los Derechos del Niño deben respetar lo dispuesto en esta observación. 16 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
buena, los fondos que ya no es necesario destinar a la salud pueden consagrarse a la alimentación, la vivienda, la educación y actividades que generen ingresos. Mujeres más saludables tienen hijos también más saludables y estos niños acaban convirtiéndose en adultos más productivos. La prestación de atención de la salud preventiva y terapéutica básica a mujeres y niños permite ahorrar miles de millo-nes de dólares en tratamientos médicos muy costosos. La atención parlamentaria puede generar una mayor
legitimidad parlamentaria

La televisión de Bangladesh emite un debate político semanal, Bangladesh Sanglap (Diálogo sobre Bangladesh), en el que interviene el público presente en el estudio. Se ofrece a los ciudadanos la oportunidad de hacer preguntas a parlamentarios y a otras figuras públicas sobre temas de su elección, como la justicia, la corrupción, la educación, la salud, el gobierno local, el comercio, la seguridad y las instituciones públicas, entre otros. La mitad de la audiencia está constituida por mujeres. El asesor del Primer Ministro sobre cuestiones de salud y bienestar de la familia ha figurado entre los panelistas del programa. En otra ocasión, la emisión estuvo dedicada a cómo mejorar los servicios de atención de la salud. Unos siete millones de personas ven el programa cada semana. Una encuesta realizada a telespectadores, responsables políticos, representantes del gobierno y de los medios de comunicación puso de manifiesto que: el 86% de los encuestados consideraba que el programa había enriquecido el debate político en Bangladesh; el 78% estimaba que había mejorado la transparencia y la rendición de el 89% consideraba que los temas se abordaban de manera comprensible; el 91% estimaba que la emisión había permitido hacer oír la voz de la gente, especialmente la de personas de clases sociales desfavorecidas.
Un telespectador resume el valor de dicho compromiso de la siguiente forma: "En nuestro país, los electores no son conscientes de lo que está en juego. Esta es la razón de que nuestro proceso electoral no funcione como es debido. Si Bangladesh Sanglap les ayuda a ser conscientes de la realidad, entonces el proceso electoral funcionará bien y la gente elegirá a candidatos cualificados." Fuente: PMNCH/UIP, 2010. Taking the lead: Parliamentarians engage with maternal, newborn and child health. Manual para parlamentarios 17
Invertir en salud materna, neonatal e infantil - un imperativo político El compromiso de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil refuerza la función que desempeñan en beneficio de las políticas nacionales sobre salud y desarrollo.
responsabilidad del Estado, por intermediación de sus representantes elec-
tos, reducir la mortalidad y el sufrimiento. Es un imperativo moral y práctico ayudar a todas las personas que viven en un país a disfrutar de sus derechos fundamen-tales, entre ellos el derecho a la salud. Los parlamentarios tienen la obligación de promover el bienestar de sus elec-
tores, independientemente de la raza, el género o la posición social. El o significa
garantizar la equidad a todas las mujeres y niños, y luchar contra aquel os factores
que perjudican la salud de las mujeres, en particular la desigualdad de género, la
violencia y la limitación de acceso a los recursos.
Para mejorar la salud materna e infantil es preciso luchar contra la pobreza y el hambre (ODM 1), promover el acceso a la educación (ODM 2), a la igualdad de género y al empoderamiento de la mujer (ODM 3) y poner fin a la prevalencia del VIH/SIDA y de la malaria (ODM 6)".
—Resolución titulada El acceso a la salud, un derecho fundamental: ¿Cuál es el rol que los parlamentos pueden desempeñar para garantizar la salud a las mujeres y a los niños? , 126ª Asamblea de la Unión Interparlamentaria, 3 de abril de 2012.
La mejora de la salud materna, neonatal e infantil es
esencial para lograr los Objetivos de Desarrollo del
Milenio (ODM)

Los ODM constituyen un marco universal para el desarrollo y la reducción de la pobreza que se estableció en 2000 en la Declaración del Milenio. Los ODM 4 y 5 se refieren específicamente a la salud de las mujeres y los niños.
El ODM 4 tiene por objeto reducir en dos terceras partes la tasa de mortali- dad de niños menores de cinco años entre 1990 y 2015. Ello significa reducir el número de muertes infantiles de 9,7 millones en 2006 a unos 4 millones en 2015. 18 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
El ODM 5 prevé reducir en tres cuartas partes, entre 1990 y 2015, la tasa de mortali- Para cumplir estos dos ODM será preciso acelerar la adopción de medidas, incluidas las destinadas a lograr también estos otros ODM: ODM 1: erradicar la pobreza extrema y el hambre, haciendo especial hincapié en
la nutrición y dando prioridad a la alimentación del lactante y el niño en la primera
infancia.
La alimentación deficiente es una causa directa de la mortalidad infantil y
acrecienta la mortalidad materna. Los hogares pobres tienen menos probabilida-
des de poder acceder a servicios esenciales de atención de la salud materna, neonatal
e infantil.
ODM 2: lograr la enseñanza primaria universal, especialmente entre las niñas.
Existe una vinculación directa entre la educación de las niñas y el retraso en la edad del
primer embarazo, la mejora de la salud materna y la reducción de la mortalidad y mor-
bilidad infantiles.
ODM 3: promover la igualdad de género. La igualdad de género es un factor deter-
minante del éxito de las intervenciones en materia de salud materna, neonatal e infan-
til, ya que permite a las mujeres y niñas adoptar mejores decisiones, incrementar los
ingresos de las mujeres y otorgar prioridad a los problemas de salud de las mujeres y
las niñas.
ODM 6: luchar contra el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades. El VIH es una
de las mayores amenazas para la salud maternoinfantil en los países africanos que
registran una alta prevalencia del virus; prevenir la malaria es una de las intervenciones
esenciales en materia de salud prenatal y del lactante.
ODM 7: garantizar la sostenibilidad del medio ambiente, proporcionando acceso
a mejores fuentes de agua e instalaciones de saneamiento.
Las mejores condiciones
de saneamiento y abastecimiento de agua potable permiten reducir considerable-
mente el número de muertes de lactantes y niños, así como el tiempo que las mujeres
y las niñas dedican a la recogida de agua.
ODM 8: promover la solidaridad para ofrecer medicamentos esenciales a pre-
cios asequibles con carácter sostenible.
En 2012, la Comisión de las Naciones Unidas
sobre Productos Básicos de Supervivencia para Mujeres y Niños estableció una lista
de 13 productos básicos que son vitales para la salud reproductiva, materna, neonatal
e infantil.
Para más información sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, véase www.un.org/millenniumgoals/. Manual para parlamentarios 19
2. Salud materna, neonatal e infantil -
problemas y respuestas

MENSAJES CLAVE
Existe un consenso mundial sobre la necesidad de adoptar medidas de forma
colectiva en favor de de la salud de la mujer y el niño, y sobre la forma en que
ello debe hacerse.
Para asegurar el crecimiento económico y la cohesión social de los países, es preciso acabar con las enormes disparidades que existen en este ámbito de la salud entre países ricos y países pobres y entre las diferentes zonas de los terri-torios nacionales. Un pequeño número de medidas simples sería suficiente para evitar la mayor parte de los fallecimientos maternos e infantiles. Esas medidas ya se están aplicando con éxito en algunos países que registran una elevada tasa de mor-talidad materna, neonatal e infantil y que tienen recursos limitados. Ciertos elementos pueden generar importantes mejoras en materia de salud materna, neonatal e infantil; por ejemplo, la existencia de un sistema de salud sólido con servicios integrados que creen vínculos a lo largo del ciclo de la vida en las comunidades y las familias y dispongan de personal cualificado. Es lo que se denomina atención sanitaria continua. Cada país debe medir, utilizando los 11 indicadores básicos propuestos, los pro-gresos alcanzados en materia de salud materna, neonatal e infantil para asegurar que los resultados objetivos benefician a todas las mujeres y todos los niños, inclui-dos los más desfavorecidos. Los parlamentarios tienen una función esencial que cumplir en lo relativo a la rendición de cuentas en materia de resultados, deben velar por que las mujeres y los niños sean los principales beneficiarios de las intervenciones y gestionar los mecanismos de control. Muertes y enfermedades que pueden evitarse
Más de 960 mujeres y niñas mueren cada día en todo el mundo debido a compli- caciones durante el embarazo y el parto que podrían podían prevenirse5.
UNICEF, 2012, Estado Mundial de la Infancia 2012. 20 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
La vacunación es crucial para poner fin a las muertes prevenibles que son resultado de enfermedades infantiles. UNICEF/HQ06-2765/Brioni Cada año, 7,6 millones de niños mueren antes de cumplir cinco años; 3,3 millones de ellos durante el primer mes de vida6.
Cada año, cerca de 2 millones de niños mueren durante las primeras 24 horas de vida, y 2,6 millones nacen muertos7.
Para una adolescente, el riesgo de morir durante el embarazo o el parto es cerca de un 30% superior al que representa para una mujer de entre 20 y 24 años8. Los niños cuya madre adolescente tiene 17 años o menos tienen muchas más posibili-dades de morir en el primer año de vida que los niños nacidos de madres primerizas de más edad. Las madres primerizas de entre 27 y 29 años tienen menos posibili-dades de tener hijos con problemas nutricionales o de salud9.
Por cada mujer que muere durante el embarazo, otras 30 sufren lesiones o enfer- medades duraderas y efectos secundarios inevitables, como fístulas obstétricas o problemas psicológicos. Millones de bebés sufren lesiones, infecciones, enfermedades y discapacidad relacionadas con el parto, que en ocasiones les afectarán a lo largo de toda su vida. El método más eficaz de prevenir las muertes durante el embarazo y el parto consiste en aumentar el acceso a una atención de calidad durante y después del parto. Es esencial, en particular, asegurar que haya un número suficiente de parteras y garan-tizar una atención obstétrica de emergencia ininterrumpida a todas las mujeres. En el cuadro 2 se enumeran las principales causas de mortalidad de mujeres durante el embarazo y el parto, así como de los niños desde el nacimiento hasta los cinco años de vida. La casi totalidad de esas muertes podrían evitarse mediante la adop-ción de medidas a nivel familiar o de la comunidad local (prevención de la malaria, mejora de la nutrición durante el embarazo) o mediante tratamientos médicos sim-ples dispensados en centros de salud local que cuenten con equipos esenciales para salvar vidas y con personal formado para la detección precoz de problemas sanitarios potencialmente peligrosos.
Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño, Resumen temático 16: Parlamentarios.
Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP), 2011. Estado de las Parteras en el Mundo 2011: Cuidar la salud, salvar vidas, Nueva York: FNUAP.
Blanc, A. et al. 2012. New Findings for Maternal Mortality Age Patterns: Aggregated Results for 38 countries. Grupo de Trabajo sobre la Mortalidad Materna.
Finlay J. et al., 2011. The association of maternal age with infant mortality, child anthropometric failure, diarrhoea and anaemia for first births: Evidence from 55 low- and middle-income countries. BMJ Open e000226. doi:10. 1136/bmjopen-2011-000226.
22 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Cuadro 2: Principales causas de mortalidad materna, neonatal e infantil
Causa de la muerte *
Método de prevención
Siete de cada veinte muertes maternas (el 35%) Prevenir embarazos precoces de mujeres jóve- se deben a hemorragias durante el parto nes cuyos cuerpos no están aún preparados para dar a luz; velar por una nutrición adecuada de las mujeres embarazadas.
Asegurar la ayuda de personas cualificadas en el momento del parto; tratamiento inmediato de las pérdidas de sangre abundantes tras el parto (hemorragia post parto), por ejemplo, utilizando medicamentos como el misoprostol.
Casi dos de cada 20 muertes maternas (el 18%) Utilizar mosquiteros impregnados de insecticida; se deben a enfermedades que pueden preve- acceso al test del VIH y a tratamiento antirretro- nirse en gran medida, como la malaria y el VIH viral para todas las mujeres, especialmente las mujeres embarazadas.
Casi una de cada 10 muertes maternas (el 9%) se Difundir información sobre la prevención de los debe a un aborto practicado en condiciones embarazos no deseados y la interrupción del embarazo en las primeras semanas, en los casos en que sea legal; acceso a la planificación fami-liar; asegurar una atención de calidad posterior al aborto en todas las circunstancias, sin que la mujer o la persona que dispensa los cuidados corran el riesgo de ser encausadas por ello. Dos de cada 5 muertes infantiles se producen Asegurar el acceso a una atención prenatal entre niños menores de un mes regular para todas las mujeres; velar por un seguimiento nutricional de las mujeres antes y después del embarazo. Casi una cuarta parte de las muertes de niños Garantizar el acceso a atención prenatal para se deben a complicaciones prenatales o durante todas las mujeres (al menos cuatro visitas prena- tales efectuadas por personal sanitario cualifi-cado para dispensar servicios relacionados con la maternidad).
Más de un tercio de todas las muertes de niños Vacunar a todas las mujeres embarazadas y se deben a infecciones, en particular neumonía, todos los niños; proporcionar educación y sarampión y tuberculosis apoyo en materia de nutrición; aportar comple-mentos de vitamina A a los niños de corta edad; realizar un diagnóstico precoz de la neumonía y proporcionar un tratamiento con antibióticos.
Más de tres de cada 20 muertes infantiles se Asegurar el acceso al agua potable y a sanea- deben a causas relacionadas con la mala calidad miento, proporcionar mosquiteros impregnados del agua y el saneamiento (diarrea y malaria) de insecticida.
* Los datos de este cuadro provienen de Women's and Children's Health: Needs and Challenges, Partnership on Maternal, Newborn and Child Health, portal.pmnch.org/ y de Immunization, vaccines and biologicals, Organización Mundial de la Salud, www.who.int/vaccines/en/vitamina.shtml.
Manual para parlamentarios 23
El cambio ha empezado ya
Gracias a la energía y el espíritu de innovación de mujeres y niños, comunidades, per-sonal de la salud y muchas otras personas –en particular los parlamentarios – se han logrado avances sustanciales en estos últimos años. No obstante, queda mucho por hacer, y con carácter urgente, para poner fin a la pérdida innecesaria de vidas. Es poco probable que los compromisos internacionales en materia de salud materna, neonatal e infantil puedan cumplirse habida cuenta de los actuales niveles de esfuerzo. Sólo 9 de los 75 países incluidos en la iniciativa Cuenta regresiva10 están en vías de alcanzar el ODM 5 y sólo 23 tienen perspectivas de hacer realidad el ODM 4.
Los avances son desiguales de un país a otro y también dentro de cada país. Una mujer africana corre 100 veces más riesgo de morir por causas relacionadas con el embarazo que una mujer que vive en un país desarrollado. Las niñas, las mujeres, los recién nacidos y los niños de hogares pobres, que habitan en regiones rurales y apartadas, quienes pertenecen a poblaciones migrantes o a poblaciones des-plazadas o afectadas por los conflictos tienen una salud mucho peor que los demás. Las mujeres y los niños afectados por el VIH, los adolescentes, los profesio-nales del sexo y las mujeres y los niños con discapacidad, con frecuencia se enfren-tan a la discriminación y la estigmatización.
Los sistemas de atención de la salud siguen siendo deficientes, no disponen de la financiación necesaria y a menudo se distribuyen de forma desigual. Los servicios de salud deben proporcionarse en el marco de un sistema de atención continuo que comprenda un servicio integrado que comience antes del emba-razo y continúe hasta el parto, abarcando toda la infancia y el período neonatal. También debe preverse la prestación de atención a nivel familiar y local, mediante servicios ambulatorios, clínicas y otros centros sanitarios.
Es esencial una mayor integración con otros sectores diferentes al de la salud. La inseguridad alimentaria y la falta de acceso a agua apta para el consumo o al sanea-miento, lo que provoca diarreas, son importantes causas de muerte y desnutrición de madres, recién nacidos y niños menores de cinco años, al igual que la mala alimentación. Los conflictos y los desastres naturales son obstáculos a la mejora de la salud materna, neonatal e infantil. En 2006, más del 50% de todas las muertes maternas se regis-traron en Estados frágiles11.
10 La iniciativa Cuenta regresiva para 2015 hace un seguimiento de la evolución de los niveles de cobertura de las intervenciones de salud que está probado que reducen la mortalidad materna, neonatal e infantil. 11 Merlin (2009), All mothers matter: Investing in health workers to save lives in fragile states. 24 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño
El objetivo principal de esta Estrategia, puesta en marcha por el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, es salvar 16 millones de vidas de aquí a 2015 en los 49 países más pobres del mundo.
La Estrategia establece áreas principales de intervención para aumentar la financiación, reforzar las políticas y mejorar los servicios: 1. Apoyo a los planes de salud promovidos por los países mediante el aumento de inversiones que sean además previsibles y sostenibles.
2. Prestación integrada de servicios de atención de la salud e intervenciones vitales, de forma que las mujeres y los niños puedan tener acceso a la pre-vención, los tratamientos y los cuidados cuando y donde los necesiten. 3. Reforzamiento de los sistemas de salud, a los que habrá que dotar de una plantilla básica de profesionales de la salud en número suficiente.
4. Aplicación de enfoques innovadores de la financiación, el desarrollo de productos y la prestación eficiente de servicios de salud.
5. Mejora del control y de la evaluación para asegurar que todos los agentes rindan cuentas de los resultados obtenidos. La Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño (véase el recuadro) es un llamamiento general a todos los países al que numerosos Estados han respondido anunciando compromisos para contribuir a los objetivos de la estrategia.
Mejorar la salud materna, neonatal e infantil -
qué es lo que funciona

Las intervenciones que se enumeran a continuación son medidas fundamentales en la esfera de la salud materna, neonatal e infantil que pueden adoptarse en diferentes etapas, son efectivas y han sido aplicadas con éxito en países con recursos limitados12: 12 Estas intervenciones y medidas son los principales componentes de la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño (www.everywomaneverychild.org) y de la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño (www.who.int/pmnch/es/). Se trata de medidas relativamente poco costosas, que pueden ponerse en práctica inmediatamente y han demostrado que mejoran la salud materna y neonatal en el contexto de países de renta baja y media cuando se adoptan en un marco de atención continuada (cuidados que comien-zan en la fase previa al embarazo y continúan durante la infancia) y de un sistema sanitario que funciona, y en un entorno socioeconómico favorable.
Manual para parlamentarios 25
En Afganistán, la inseguridad amenaza la salud de las mujeres y los niños durante el parto y a lo largo de toda la vida. UNICEF/NYHQ2010-0810/Holt salud reproductiva, por ejemplo, planificación familiar, tratamiento de infecciones de transmisión sexual, atención posterior al aborto; atención prenatal: cuatro visitas durante el embarazo, prevención del VIH, vacuna atención durante el parto: en particular, asistencia cualificada durante el parto, prevención de la transmisión del VIH de la madre al hijo, atención obstétrica de emergencia, planificación familiar tras el nacimiento; atención del recién nacido y del niño: vacunación, mosquiteros impregnados de insecticida, atención nutricional, atención inmediata en caso de enfermedades infantiles, cuidados suplementarios para los niños prematuros, atención relacio-nada con el VIH.
Se trata de intervenciones practicadas en el lugar donde se dispensan los servicios de salud. Además, la salud de la madre y del niño pueden mejorarse en una fase anterior, mediante inversiones en medidas que han demostrado tener efectos beneficiosos, como la educación de las niñas, la mejora de la nutrición infantil (en particular de las adolescentes), la lucha contra el matrimonio de niños y la promoción de la igualdad de género. 26 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Género y salud
Las normas y los estereotipos de género y las prácticas culturales y sociales tienen consecuencias sobre la salud de las mujeres y los niños. Por ejemplo, la pronta inicia-ción de la lactancia materna y la lactancia en exclusividad son esenciales para una buena alimentación del recién nacido. Sin embargo, con frecuencia las madres no lo hacen así porque sus parejas o su familia las alientan a respetar la tradición (por ejemplo, a esperar antes de comenzar la lactancia o a dar agua y remedios tradicio-nales al bebé). Las mujeres raramente pueden opinar al respecto.
Retrasar la edad del matrimonio y del primer nacimiento puede evitar muchas muer-tes maternas. Según un reciente estudio de 97 países, una reducción del 10% de los En las zonas rurales de la India es preciso luchar contra las prácticas culturales y sociales que repercuten en la salud de las mujeres y los niños. UNICEF/NYHQ2005-2374/Khemka matrimonios de niñas entraña una disminución del 70% de la mortalidad materna13. Asimismo, evitar los embarazos no deseados puede reducir en cerca de un tercio las muertes maternas14. La eliminación de los abortos practicados en malas condiciones puede evitar una muerte materna sobre diez (13%)15. Para que esto sea así, las niñas y las jóvenes deben estar bien informadas y tener la posibilidad de decidir por sí mismas, no verse expuestas a la violencia sexual y adoptar decisiones junto con sus parejas. Es esencial que las niñas asistan a la escuela primaria y secundaria16.
Aunque los hombres tienen una función esencial que desempeñar para mejorar la salud de las mujeres y los niños, a menudo no están suficientemente informados sobre la salud materna, neonatal e infantil o se sienten excluidos de los servicios de salud pertinentes. Para mejorar la salud de las mujeres también son necesarias medidas que alienten a los hombres a dar prueba de respeto a las mujeres y a prestarles apoyo.
Salud sexual y reproductiva – un elemento esencial de la
salud materna e infantil

La salud materna, neonatal e infantil está estrechamente relacionada con la salud sexual y reproductiva. Por ejemplo, el acceso a métodos seguros y eficaces de planifi-cación familiar permite a las mujeres y sus parejas decidir si desean fundar una fami-lia y cuándo quieren hacerlo. Para la salud física de la mujer es importante retrasar y espaciar los embarazos. Asegurar que cada niño que viene al mundo es deseado cons-tituye también una manera de velar por la salud emocional de la mujer y el niño. Asimismo, las mujeres y los hombres deben estar informados sobre los métodos que les permiten evitar las infecciones de transmisión sexual o encontrar rápidamente un tratamiento. Esas infecciones pueden causar esterilizad en la mujer, e incluso la muerte, o la incapacidad permanente de la mujer y el niño.
Una mujer que queda embarazada sin desearlo o que tiene un embarazo que puede desembocar en la muerte o discapacidad del hijo que espera o de ella misma, a menudo 13 Raj A & Boehmer U (2013) Girl child marriage and its association with national rates of HIV, maternal health, and infant mortality across 97 countries, Violencia contra la mujeres, abril de 2013 19:536-51.
14 Organización Mundial de la Salud, www.who.int/topics/millennium_development_goals/maternal_health/es/.
15 Organización Mundial de la Salud, Unsafe Abortion: Global and Regional Estimates of the Incidence of Unsafe Abortion and Associated Mortality in 2008, 6ª ed., Ginebra, OMS, 2011.
16 Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, Eliminación de la mortalidad y la morbilidad maternas y empoderamiento de la mujer, 55º período de sesiones, 22 de febrero a 4 de marzo de 2011. www.un.org/womenwatch/daw/csw/csw55/panels/Panel5-Spanish.pdf 28 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Una joven de Mogadiscio (Somalia) participa en una charla sobre la violencia sexual durante los conflictos. Fotografía ONU/Tobin Jones decide interrumpir el embarazo, incluso cuando el aborto es un acto ilegal. Reducir el número de abortos practicados en condiciones de riesgo, regulando las interrup-ciones del embarazo cuando éstas son legales y proporcionando atención después del aborto a todas las mujeres es un medio esencial para proteger la vida de las mujeres y disminuir los problemas de salud reproductiva a largo plazo.
Es particularmente importante promover una sexualidad sana, especialmente en el caso de los adolescentes, y reducir las prácticas perjudiciales, como el matrimonio de niños17. Una sexualidad sana consiste en poder expresar la propia sexualidad sin riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual, en particular el VIH, sin embarazos no deseados, sin coerción, violencia, estigmatización ni discriminación. El o implica luchar contra las normas y estereotipos de género y trabajar con hombres, mujeres y adoles-centes de ambos sexos para inculcarles el respeto mutuo entre la pareja. Numerosos estudios muestran que los programas de educación sexual no alientan actividades sexuales precoces o de riesgo sino que, por el contrario, tienen un efecto positivo ya que contribuyen a retrasar las primeras experiencias sexuales de los jóvenes y su 17 UNFPA, 2010. Sexual and Reproductive Health for All: Reducing Poverty, Advancing Development and Protecting Human Rights. Manual para parlamentarios 29
Ciudadanos de Liberia se manifiestan en la capital, Monrovia, con motivo de la primera celebración del Día Interna-cional de la Niña para pedir que se ponga fin al matrimonio de niños. Fotografía ONU/Emmanuel Tobey frecuencia, disminuir el número de parejas sexuales y aumentar el uso de preserva-tivos u otros métodos anticonceptivos en caso necesario18.
El poder de las comunidades locales –
prevención y respuesta rápida

Las comunidades locales (ciudadanos de las circunscripciones, jefes tradicionales y religiosos, miembros activos de las comunidades como los consejeros municipales y los militantes de partidos) son los principales impulsores de iniciativas eficaces. Los parlamentarios tienen una influencia considerable en los jefes y miembros de las comunidades y, por lo tanto, están bien situados para contribuir a la educación de los ciudadanos y a la promoción de la salud materna, neonatal e infantil.
18 UNFPA, 2010. Sexual and Reproductive Health for All: Reducing Poverty, Advancing Development and Protecting Human Rights 30 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Muchas de las medidas preventivas de las causas que provocan muertes y discapa-cidad deben ser adoptadas por las familias: los padres pueden proporcionar buena alimentación, cuidado y atención adaptados al crecimiento de sus hijos. Las comuni-dades locales pueden promover prácticas sanas estableciendo modelos de compor-tamiento positivos, por ejemplo, prestando apoyo a las mujeres que amamantan exclusivamente a sus hijos, ayudando también a sus parejas, o luchando contra prác-ticas tradicionales perjudiciales que exponen a las jóvenes al riesgo de embarazos demasiado precoces.
Los voluntarios y trabajadores de la salud a nivel local pueden detectar problemas sanitarios como embarazos de riesgo y contactar con jóvenes esposas en poblaciones aisladas que pueden quedar embarazadas y no tienen acceso a cuidados prenatales ni a asistencia durante el parto, y remitirlas a centros sanitarios.
Los líderes locales y de las comunidades confesionales pueden recomendar que se recurra con prontitud a los servicios de salud local y desaconsejar las prácticas per-judiciales para la salud. Por ejemplo, en 2011 los líderes religiosos musulmanes de diez países de África oriental y occidental emitieron una fatwa (edicto religioso) con objeto de poner fin a la mutilación genital femenina19. En Senegal se ha creado un puesto clave, el de Embajador de la Salud Materna, Neonatal e Infantil, y se ha nom-brado titular del puesto a un renombrado imam (jefe religioso musulmán)20.
La salud materna, neonatal e infantil está vinculada a la evolución de los comporta-mientos de los individuos y las comunidades. Acabar con prácticas tradicionales perjudiciales para la salud reproductiva, como la mutilación genital femenina o el matrimonio de niños, requiere mucho tiempo; sin embargo, la experiencia muestra que es posible hacerlo, aún cuando esas prácticas estén profundamente arraigadas. Los resultados de algunas medidas adoptadas ahora no se manifestarán antes de la próxima generación: por ejemplo, si hoy día se mejora la alimentación de las niñas, el día de mañana sus hijos tendrán una mayor oportunidad de nacer con buena salud. Los niños que crecen en un ambiente familiar libre de violencia tendrán menos ten-dencia a infligir malos tratos a sus parejas o hijos o a mostrar un comportamiento violen-to contra ellos, lo que afecta a la salud de futuras generaciones de mujeres y niños. Un tratamiento precoz es el medio de evitar la agravación de un problema de salud
que podría entrañar la muerte o la discapacidad permanente. Una intervención obstétrica
19 UNFPA/UNICEF (2011) UNFPA-UNICEF Joint Programme on Female Genital Mutilation/Cutting: Accelerating Change. 20 PMNCH, 2008. Successful leadership: Country actions for maternal, newborn and child health. Manual para parlamentarios 31
Investir en el personal local en pro de una mayor equidad
y eficacia

La neumonía infantil es fácil de diagnosticar y tratar a nivel local, y los trata-mientos a nivel local pueden salvar vidas. Esa es la razón por la que los gobier-nos de numerosos países han autorizado al personal sanitario a encargarse del tratamiento de los niños con neumonía. En los países en los que el personal local recibe formación y apoyo adecuados que le permiten detectar y tratar la neumonía y otras afecciones como la diarrea aguda, el número de muertes se ha reducido de manera espectacular. La neumonía es responsable del 18% del total de muertes de niños menores de cinco años, pero en Nepal, donde el personal sanitario ha recibido una formación adecuada, los fallecimientos debidos a diarrea aguda y neumonía grave han disminuido notablemente. Este progreso es debido a que más de dos tercios de los niños menores de cinco años tienen ahora acceso a un tratamiento en menos de 24 horas tras la aparición de los síntomas de la enfermedad. En Ghana, el 92% de las personas que están a cargo de niños enfermos acuden al personal sanitario local para conseguir tratamiento contra la neumonía y la malaria, casi siempre en menos de 24 horas. Un estudio llevado a cabo en Zambia muestra que más de dos ter-cios (68%) de los niños enfermos recibieron un tratamiento oportuno y adecuado dispensado por el personal sanitario local. Fuente: UNICEF, 2012. El compromiso con la supervivencia infantil: Una promesa renovada. Informe sobre los progresos 2012.
de emergencia puede, por ejemplo, evitar una distocia que causaría lesiones duraderas, como fístula de la madre o lesiones cerebrales del niño. Es fundamental establecer un vínculo sólido entre la población y el sector de la salud para que las mujeres y los niños reciban información sobre el momento en que es necesario buscar rápida-mente atención sanitaria y sobre la manera de hacerlo. Los parlamentarios pueden contribuir en gran medida a promover cambios en las actitudes y las prácticas que son indispensables para que las mujeres y los niños acudan rápidamente a los servicios sanitarios cuando lo necesiten.
Un sistema de salud sólido
Si bien cada intervención concreta en favor de la salud materna, neonatal e infantil (para más información véase la Ficha analítica nº 3) puede tener una gran repercusión por sí misma, las mejoras más eficaces se producen cuando esas intervenciones se enmarcan en un sistema de salud sólido.
32 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Cuadro 3: Principales componentes que inciden en el fortalecimiento del
sistema de salud
Situar a las PERSONAS Liderazgo y gobernanza Recursos humanos al servicio de la salud Contar con la participación de particulares y comunidades locales en el LUGAR preciso Infraestructuras e instalaciones Saber cuáles son las necesidades más acuciantes Luchar contra las desigualdades Medicinas, vacunas, diagnósticos e instrumental Adquisición, suministro y gestión de los productos Financiación de la salud y protección social para poner en práctica Atención de la salud de calidad, promoción de la salud y formación buenas INTERVENCIONES en materia de salud Sistemas de información, comunicación y medios de comunicación Respuestas integradas y multisectoriales y obtener buenos Acceso universal e igualdad Los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los derechos humanos Rendición de cuentas a todos los niveles Fuente: PMNCH (sin fecha) Women's and children's health: Needs and challenges. portal.pmnch.org/downloads/Needsand-Challenges.pdf.
Personal adecuado en el lugar preciso Los países que cuentan con personal sanitario cualificado pueden defender el dere-cho de las mujeres y los niños a la salud y a una atención de calidad. Esto significa que es necesario disponer de personal eficaz, bien formado y que disfrute de buenas condiciones de trabajo en todos los niveles del sistema sanitario, desde los consul-torios locales a los hospitales centrales, en la totalidad del territorio nacional. Las comadronas, médicos, enfermeros y trabajadores sanitarios de primera línea son un componente esencial del sistema de salud, pero su número no es suficiente.
La mortalidad de madres y bebés es más elevada durante el parto y las 24 horas posteriores al nacimiento. En efecto, en numerosos países las comadronas y demás personal cualificado para proporcionar ayuda en el parto no son suficientes para atender todos los embarazos y nacimientos previstos, en particular el 15% de naci-mientos que presentan complicaciones. Por esta razón se hace tanto hincapié en la mejora del acceso a comadronas. Aun cuando esta perspectiva ha permitido reducir la mortalidad neonatal, dos quintas partes de las muertes infantiles se producen durante el primer mes de vida.
Manual para parlamentarios 33
La mayor parte de los casos de mortalidad materna, neonatal e infantil se producen en África y Asia, regiones donde los servicios de salud son deficientes. UNICEF/NYHQ2007-0346/Nesbitt Lamentablemente, siguen produciéndose muertes de mujeres y bebés por no poder acceder a asistencia obstétrica o neonatal de emergencia. La cobertura de esta asis-tencia es especialmente limitada en las comunidades rurales y remotas. Las mujeres tienen dificultades para acceder a la asistencia de personal sanitario cualificado debido al gasto que ello supone, la distancia y la falta de capacidad para adoptar decisiones relativas a su propia salud. Los miembros de la familia y las parteras tradicionales suelen preferir el parto en casa, y muchas veces no reconocen los signos que indican que puede haber complicaciones ni tienen la formación ni los recursos necesarios para remitir a las mujeres a los centros sanitarios y a personal médico cualificado21.
Aunque crear un buen cuerpo médico requiere tiempo, algunos países han hecho importantes avances de forma rápida gracias a la adopción de métodos innovadores, como la delegación de tareas, los programas de incentivos para el personal sanitario y el recurso a personal sanitario local para que haga visitas a domicilio a mujeres y jóvenes y les proporcione consejos sobre salud sexual y reproductiva, así como sobre cuidados prenatales.
21 UNFPA, 2011. El estado de las parteras en el mundo 2011: cuidar la salud, salvar vidas. 34 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Medidas clave en favor del personal sanitario
La Alianza mundial en pro del personal sanitario (www.who.int/workforce al iance/es/) ha estudiado cuestiones sanitarias en países de África y otros países de ingresos medios y bajos y propone varios tipos de medidas clave: Incrementar el número de personal de salud cualificado recurriendo a dife- rentes métodos de contratación a fin de remediar la falta de enfermeras y comadronas en las zonas rurales. Simultáneamente, promover la educa-ción de las niñas y las mujeres.
Invertir en educación y formación continuas, combinadas con la supervi- sión pertinente.
Examinar la posibilidad de aplicar métodos innovadores de financiación para fidelizar al personal sanitario, como ayudas para vivienda o para matri-culación escolar.
Determinar los efectos restrictivos de las políticas y leyes en vigor en el personal sanitario. Ponderar la posibilidad de delegar tareas (es decir, confiar determi-nadas tareas a trabajadores de la salud menos cualificados pero que están más en contacto con la población). Cada vez es más evidente que el personal sanitario de las comunidades locales tiene capacidad para prescribir una amplia gama de métodos anticonceptivos, incluidos los hormonales. Asimismo, las comadronas y los auxiliares médicos han demostrado que pueden llevar a cabo intervenciones y procedimientos obstétricos de emergencia que, en numerosos países, sólo los médicos están legalmente autorizados a realizar.
Otros proveedores de servicios también tienen influencia en los servicios de salud, como los educadores de adultos o escolares, que pueden alentar la instrucción de las mujeres; los trabajadores encargados del abastecimiento de agua y los servicios de saneamiento, que pueden promover la higiene y contribuir a reducir el riesgo de malaria; los funcionarios locales y los consejeros en desarrollo agrícola, que pueden apoyar iniciativas de empoderamiento económico y de seguridad alimentaria; o los trabajadores sociales, que pueden prevenir y luchar contra la violencia y los malos tratos. Los cuidados relativos a la salud materna, neonatal e infantil son mucho más eficaces cuando las intervenciones se realizan junto con otras acciones que respal-dan la seguridad económica, el acceso a los servicios básicos y la protección de las mujeres y los niños frente a los actos de violencia.
La nutrición es un aspecto muy importante con respecto al cual el personal que trabaja fuera del sector sanitario desempeña un papel fundamental. Las opciones de que un niño tenga un buen crecimiento y se desarrolle correctamente están estrechamente relacionadas con las condiciones del entorno en el que crece durante un período relativamente corto que va desde el inicio del embarazo hasta que cumple dos años. La desnutrición durante ese período tendrá consecuencias irreversibles en su desarrol o Manual para parlamentarios 35
físico e intelectual. Los miembros de las comunidades locales, los trabajadores de los sectores de la educación y el desarrollo agrícola pueden velar por que los niños tengan una alimentación suficiente y los cuidados necesarios que permitan un buen desarrollo físico y mental. Asimismo, las campañas de ayuda nutricional y de lucha contra la anemia dirigidas a los adolescentes pueden tener repercusiones positivas en la salud de las mujeres y los niños pequeños y en la buena forma física de las mujeres antes de quedarse embarazadas.
Una mujer y su hijo en Darfur (Sudán), donde el conflicto repercute negativamente en la nutrición. UNICEF/HQ04-0916/S.Noorani 36 Acción de los parlamentarios en fav
a or de la salud materna, neonatal e infantil Medir los progresos realizados para obtener los mejores
resultados – rendición de cuentas sobre los resultados

El objetivo último de toda acción en favor de la salud materna, neonatal e infantil es garantizar que las mujeres y los niños disfruten de la mejor asistencia sanitaria posible. El marco propuesto por la Comisión sobre la Información y la Rendición de Cuentas para la Salud de la Mujer y el Niño vincula la responsabilidad del empleo de los re-cursos con los resultados obtenidos. Esto significa que el Estado, los servicios de salud, los jefes y los miembros de las comunidades locales son responsables y deben garan-tizar que los recursos asignados a la salud materna, neonatal e infantil se utilicen para ese fin y den los resultados previstos.
Los parlamentarios pueden contribuir en gran medida a controlar el mecanismo de rendición de cuentas. Les incumbe en particular: saber la cuantía de los fondos recibidos y gastados en la promoción de la salud materna, neonatal e infantil, así como los resultados logrados; apoyar las decisiones sobre la puesta en práctica de políticas y programas que favorezcan prestaciones basadas en experiencias exitosas, y evaluar lo que se ha hecho y utilizar los datos correspondientes para mejorar las políticas y planes de acción nacionales.
La Comisión sobre la Información y la Rendición de Cuentas para la Salud de la Mujer y el Niño (véase el cuadro 4) ha propuesto 11 indicadores básicos. Cada país debería, como mínimo, proporcionar cifras exactas y actualizadas relativas a esos indicadores.
Para poder mejorar la salud materna, neonatal e infantil es necesario obtener informa-ción sobre las causas de los fallecimientos de mujeres y niños y los lugares donde estos se producen. No pueden exigirse responsabilidades si no existe una información acce-sible y fidedigna sobre la salud. Es más fácil decidir dónde es preciso reforzar el número de personal o introducir nuevos modos de prestación de servicios cuando se sabe lo que se ha hecho y qué intervenciones son las más eficaces. Es importante verificar no sólo los servicios prestados sino también asegurar que estos se presten con equidad.
Cobertura y equidad La evaluación de la cobertura general es un aspecto importante del seguimiento
porque permite asegurar no sólo que el número de las intervenciones aumenta, sino
también que éstas llegan realmente y que benefician a mujeres y niños de todo el
Manual para parlamentarios 37
Rendición de cuentas a nivel mundial sobre la salud
materna, neonatal e infantil

A raíz de la adopción de la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño se estableció la Comisión sobre la Información y la Rendición de Cuentas para la Salud de la Mujer y el Niño, encargada, durante un plazo determinado de tiempo, de establecer un marco y un plan de acción sobre rendición de cuentas. La Comisión ha establecido tres elementos fundamentales de la rendición de cuentas, a saber: la supervisión (verificar qué se está haciendo, dónde y en beneficio de quiénes); el examen (evaluar en qué medida las promesas y los compromisos se mantienen y si se han desempeñado correctamente los deberes previstos); y soluciones y medidas (adopción de las medidas necesa-rias para remediar la situación, hasta donde sea posible, cuando el plan no se ha desarrollado según lo prometido o tal como se había previsto). La Comisión ha formulado 10 recomendaciones que se refieren a medidas ambi-ciosas pero prácticas que pueden adoptar todos los países y los asociados. Las recomendaciones se centran en los objetivos siguientes: mejor información para mejores resultados, gracias a sistemas nacio-
nales de registro del estado civil, la introducción de indicadores comunes a todos los países y el aprovechamiento de las oportunidades de innova-ción que ofrece la tecnología de la información para mejorar el acceso a datos fidedignos sobre los recursos y los resultados; un mejor seguimiento de los recursos destinados a la salud de la mujer
y el niño, gracias a la utilización de dos indicadores de recursos comunes a todos los países, la concertación de pactos entre los gobiernos y los prin-cipales asociados para el desarrollo en el país en cuestión, y al examen de los gastos de salud relacionados con los compromisos, el respeto de los derechos humanos, otros objetivos y resultados en materia de igualdad en general, y la igualdad de género en particular; un mejor control de los resultados y los recursos, a nivel nacional e
internacional, mediante el establecimiento de mecanismos nacionales de rendición de cuentas que sean transparentes e incluyan a todas las partes interesadas, la transparencia por parte de todas las partes interesadas mediante el registro de los gastos consagrados a la salud materna, neo-natal e infantil por los asociados para el desarrollo y el establecimiento de un grupo de expertos independientes encargados de la supervisión a nivel mundial.
38 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Cuadro 4: Once indicadores básicos recomendados por la Comisión sobre la
Información y la Rendición de Cuentas para la Salud de la Mujer y el Niño
Ámbito de intervención
Indicadores de los Objetivos de Tasa de mortalidad materna (número de muertes por cada Desarrollo del Milenio 100.000 nacidos vivos) (todos los países del mundo Mortalidad de los niños menores de cinco años, incluida la propor- deben informar sobre esos ción de fallecimientos de recién nacidos (número de muertes por cada 1.000 nacidos vivos) Niños menores de cinco años que sufren retraso del crecimiento* Planificación familiar Atender las necesidades de métodos anticonceptivos (proporción de mujeres de entre 15 y 49 años casadas o en pareja cuyas nece-sidades de planificación familiar están satisfechas, es decir, que no quieren tener más hijos o desean esperar al menos dos años antes de un nuevo embarazo y utilizan un método anticonceptivo) Atención durante el Cobertura de atención prenatal (porcentaje de mujeres de entre 15 y 49 años que han tenido un hijo vivo y que han recibido aten-ción prenatal de personal cualificado al menos en cuatro ocasiones durante el embarazo) Atención durante el embarazo/ Profilaxis antirretroviral para las mujeres embarazadas que tienen Atención en el parto/ el VIH con objeto de prevenir la transmisión del virus de madre a Atención después del parto hijo y tratamiento antirretroviral para mujeres que también podrían necesitar ese tratamiento Atención en el parto/ Asistencia en el parto por personal cualificado (porcentaje de naci- Atención neonatal dos vivos en partos atendidos por personal de salud cualificado) Atención en el parto/ Atención postnatal para madres y bebés (porcentaje de mujeres Atención neonatal/ y bebés que han recibido una visita postnatal durante los dos Atención postnatal días siguientes al parto) Atención neonatal/ Lactancia materna exclusiva durante seis meses (porcentaje de Atención a la primera infancia niños de entre 0 y 5 meses que se alimentan exclusivamente de leche materna) Atención neonatal/ Administración de tres dosis de vacuna contra la difteria, la tos Atención a la primera infancia ferina y el tétanos (porcentaje de niños de entre 12 y 23 meses que han recibido tres dosis de esta vacuna) Atención neonatal/ Tratamiento de la neumonía con antibióticos (porcentaje de Atención a la primera infancia niños de entre 0 y 59 meses con síntomas de neumonía que han recibido antibióticos) * Porcentaje de niños menores de cinco años cuya estatura en relación con la edad es inferior a dos desviaciones estándar de la media de los patrones de crecimiento infantil de la OMS (la formulación del indicador propuesto difiere ligeramente del indicador de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que se refiere a los niños con peso inferior al normal).
Manual para parlamentarios 39
país. Por cobertura se entiende la proporción de personas que necesitan una pres-tación o intervención de los servicios de salud y que la reciben. La cobertura se evalúa teniendo en cuenta una amplia gama de intervenciones tales como la vacunación, los suplementos de vitamina y el suministro de métodos anticonceptivos.
El seguimiento también debe evaluar las diferencias de cobertura que reciben las
mujeres y los niños en hogares pobres y hogares pudientes. La salud es un derecho
fundamental que hay que respetar, pero además las acciones sanitarias son inver-
siones rentables; investir en la mejora de la salud de los más pobres es un objetivo
prioritario que redundará en beneficio de la salud general, como se muestra en el
estudio de caso que figura a continuación. En general, la cobertura presenta des-
igualdades en la mayoría de los países. Por ejemplo, las mujeres y los niños de zonas
urbanas suelen tener mejor acceso a un mayor número de servicios que los que viven
en zonas rurales, aunque no siempre es así.
El examen de datos básicos da una idea de las disparidades que pueden existir dentro de un país.
Es posible que la cobertura no sea la misma para los diferentes grupos de edad. Por ejemplo, la reducción de la mortalidad neonatal progresa más lentamente que la de la mortalidad de niños de más edad. Como resultado de ello, la proporción Centro de salud materna e infantil en Costa de Marfil. 40 Acción de los parlamentarios en fav
a or de la salud materna, neonatal e infantil de muertes neonatales en relación con el total de fallecimientos de niños menores de cinco años ha aumentado del 36% al 40% durante la última década.
Subsisten importantes desigualdades entre las mujeres con estudios de las zonas urbanas y las mujeres menos instruidas de las zonas rurales.
Algunos problemas de salud han sido objeto de una menor atención que otros. Aunque se han realizado avances notables en la reducción de muertes evitables durante y después del parto, los progresos son mucho menores por lo que res-pecta al número de embarazos no deseados o al enorme problema de las muer-tes o discapacidad causadas por abortos practicados en malas condiciones de seguridad.
En el sitio web (en inglés) de la iniciativa Cuenta regresiva para 2015 (www.
countdown 2015mnch.org/country-profiles) figuran datos por países sobre la equidad. Los datos proporcionan información sobre qué mujeres o niños pueden verse desfavorecidos. Este análisis podrá utilizarse para defender la aplicación de una ley o una política sobre cuestiones prioritarias relativas a la equidad.
Manual para parlamentarios 41
3. Medios a disposición de los parlamentarios para
promover la salud materna, neonatal e infantil

En su calidad de legisladores, los parlamentarios pueden elaborar, adoptar y supervisar la aplicación de una legislación que promueva el derecho a la salud de todas las mujeres, los recién nacidos y los niños, incluido el derecho a la salud sexual y reproductiva, así como los derechos que promueven la igual-dad de acceso a los servicios de salud.
Como parte de su función de control, los parlamentarios deben velar por que los gobiernos nacionales rindan cuenta de su actuación. Por el o, desempeñan un papel fundamental en el seguimiento de las leyes, las políticas y las estra-tegias con el fin de garantizar su aplicación y la mejora efectiva de la salud materna, neonatal e infantil.
La consignación presupuestaria permite garantizar que los fondos se asignen donde más se necesitan y de la manera más eficaz. Todos los parlamentarios deben velar por que la salud materna, neonatal e infantil reciba una financia-ción adecuada que permita intervenciones eficaces en función de los costes.
Con el fin de señalar la importancia crucial que tiene esta cuestión para el desarrol o del país y el bienestar de los ciudadanos, los parlamentarios pueden actuar directamente en su circunscripción y ser portavoces de los ciudadanos a nivel nacional.
Los parlamentarios pueden reforzar las medidas e intervenciones descritas en la sección anterior mediante el desempeño de sus principales funciones, que consisten en: legislar para asegurar un acceso universal a la atención básica de la salud;
garantizar el control de la elaboración y la aplicación de políticas ade-
cuadas, o bien hacer que el gobierno rinda cuentas al respecto; elaborar presupuestos y planificar gastos adecuadas para la salud materna,
neonatal e infantil; hacerse eco de las necesidades de las mujeres y los niños en materia de salud.
42 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Un parlamentario visita a niños que sufren malnutrición en el noreste de Kenya. UIP/Jennings En su calidad de legisladores, los parlamentarios pueden elaborar, adoptar y super-
visar la aplicación de una legislación que promueva el derecho a la salud de todas las
mujeres, los recién nacidos y los niños, incluido el derecho a la salud sexual y repro-
ductiva. El contenido del mandato de los parlamentos en relación con el del poder
ejecutivo del gobierno varía de un país a otro. No obstante, la mayoría de las consti-
tuciones otorgan al parlamento el derecho de examinar, rechazar y/o modificar todo
proyecto de ley que no esté en consonancia con las normas y obligaciones interna-
cionales relativas al bienestar de los ciudadanos. De esta forma, los parlamentarios
pueden velar por que las leyes y las políticas garanticen un acceso equitativo a la salud
a todas las mujeres y los niños, incluidos los más vulnerables o marginados.
Los parlamentarios pueden considerar la posibilidad de adoptar, entre otras, las me-didas que se enumeran a continuación: Presentar o modificar leyes que protejan los derechos de las mujeres y los niños,
teniendo en cuenta las causas fundamentales de las muertes maternas e infantiles.
Los parlamentarios pueden, por ejemplo, examinar las causas subyacentes de los decesos maternos e infantiles específicas de su país y determinar si las leyes y políticas en vigor Manual para parlamentarios 43
abordan esas causas. Pueden verificar si existen leyes que promuevan los derechos de las mujeres y las niñas en materia de salud, incluidas cuestiones como la prevención del matri-monio de niños, la mutilación genital femenina, la tipificación de los malos tratos de mujeres y niños, como la violación dentro del matrimonio, la igualdad de acceso de muje-res y niñas a todas las oportunidades educativas, incluida la posibilidad de que las jóve-nes puedan matricularse nuevamente tras haber dado a luz, y leyes relativas a mujeres embarazadas. Los parlamentarios también pueden examinar el marco jurídico para garan-tizar que todas las mujeres y las adolescentes tengan acceso a atención médica después de un aborto y, en los casos en que la interrupción del embarazo es legal, que el marco jurídico garantice que el aborto se practique en condiciones de seguridad. Proponer o modificar leyes que promuevan una atención equitativa de la salud
(leyes relativas a las importaciones, el comercio y el empleo, por ejemplo).
Los parlamentarios deben preguntarse si la legislación comercial vigente en sus países impide el aprovisionamiento de medicamentos esenciales a precios razonables, en par-ticular los que han sido clasificados como prioritarios para la salud materna, neonatal e infantil por la Comisión de las Naciones Unidas sobre Productos Básicos de Supervivencia Estudio de caso: Legislar para proteger la salud de las niñas
Las propuestas de ley de los parlamentarios pueden ser un instrumento pode-roso que impulse el cambio. En septiembre de 2012, el Primer Ministro de Swazilandia anunció que el Parlamento tenía la intención de aplicar la nueva Ley de protección y bienestar del niño, incluida la disposición relativa al enjuicia-miento de los hombres que contrajeran matrimonio con niñas menores de edad. Antes de que se adoptara esta medida, en virtud de la Constitución de 2005 se autorizaban las prácticas tradicionales, salvo que estuvieran en contra-dicción con las disposiciones constitucionales. Las relaciones sexuales con niñas menores estaban consideradas como violación de menores, pero sólo si se producían fuera del matrimonio. Las niñas estaban legalmente autorizadas a contraer matrimonio a partir de los 15 años. De conformidad con la nueva Ley de protección y bienestar del niño, los contraventores son acusados de violación de menores y condenados a pagar multas de unos 2.400 dólares. Asimismo, en virtud de la nueva ley, se penaliza también a los padres y tutores que, en connivencia con hombres adultos, tratan de organizar el matrimonio de una niña. Los infractores pueden ser condenados a penas de prisión de hasta 20 años. Esta nueva ley es un buen ejemplo para los países en los que el matrimonio de niños sigue siendo una práctica tradicional arraigada. Fuente: Plus News, 20 de septiembre de 2012. www.irinnews.org/Report/96347/SWAZILAND-Childmarriages-banned www.irinnews.org/Report/96347/SWAZILAND-Child-marriages-banned.
44 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
para Mujeres y Niños (www.ucw-project.org/attachment/child_labour_Nepal20110628_ 114207.pdf), y si esa legislación tiene repercusión sobre la contratación y la colocación de trabajadores sanitarios en las zonas donde su presencia es más necesaria. Los parlamen-tarios también pueden preguntarse si existen vacíos legislativos que impidan que las mujeres y los niños tengan acceso a la salud (por ejemplo, inexistencia de registro civil) y velar por que se adopte una legislación adecuada, entre otras cosas mediante la presen-tación de un proyecto de ley o la adición de artículos esenciales pertinentes durante el proceso de examen de un nuevo proyecto de ley. Legislar para el establecimiento y buen funcionamiento de organismos regula-
dores
encargados de promover la salud materna, neonatal e infantil.
Los avances en materia de salud materna, neonatal e infantil dependen en gran medida de las comunidades locales y del personal a nivel primario, como comadronas, personal sanitario local y demás trabajadores de la salud de nivel básico. Este personal esencial del sistema de salud requiere un reconocimiento de su trabajo y que se realice una super-visión de la calidad de éste, tarea que pueden llevar a cabo los organismos reguladores. Estos organismos pueden promover la calidad de la atención sanitaria reconociendo la importancia vital de ese personal sanitario en las leyes, las políticas y las estrategias rela-tivas a la salud materna, neonatal e infantil. En el marco de un reciente estudio sobre los servicios de las comadronas en los países que registran las cifras más elevadas de mortali-dad materna y neonatal, sólo tres de los 50 países encuestados indicaron que disponían de un organismo regulador específico para las comadronas que podía registrar y supervisar a comadronas cualificadas y que exigía un cierto nivel de práctica. Estudio de caso: Mejorar la contribución del personal
sanitario básico en los procesos legislativos

La existencia de organismos reguladores sólidos resulta una ayuda para los parlamentarios porque esos organismos son una fuente de apoyo técnico y práctico en favor de la salud de las mujeres y los niños. Por ejemplo, en Uganda, la Asociación de comadronas del sector privado colabora en la elaboración de planes estratégicos para garantizar que la profesión esté bien representada en los planes futuros para la prestación de servicios de salud. La Asociación de comadronas de Etiopía trabaja con asociados internacionales para mejorar la calidad de la formación de las comadronas, crear un organismo regulador eficaz y garantizar que las comadronas estén representadas a nivel ministerial.
Fuente: UNFPA, 2011, El estado de las parteras en el mundo 2011.
Manual para parlamentarios 45
Controlar
Los parlamentarios desempeñan la misión fundamental de velar por que las leyes, las políticas y las estrategias en vigor tengan un efecto positivo sobre la salud materna, neonatal e infantil. Las actividades de control que realizan incluyen la recepción de informes periódicos del poder ejecutivo del gobierno sobre las actividades que éste realiza, la formulación de preguntas a los miembros del poder ejecutivo, el control de la aplicación mediante visitas a las circunscripciones, y la creación y la participación en comités especiales y comisiones de investigación. Los parlamentarios tienen la posibilidad de ejercer un control más estrecho y formal a través de estructuras parla-mentarias como los comités de cuentas públicas, las comisiones permanentes o las comisiones especiales con competencias de investigación.
En el marco de sus tareas individuales de control, los parlamentarios pueden poner en práctica las medidas que se indican a continuación.
Estudio de caso: Movilizarse para disponer de registros del
estado civil de aquí a 2020
La mortalidad materna es uno de los pocos indicadores principales de salud
que no se mide en muchos países. En África y Asia la mayoría de la gente nace
y muere sin que exista un registro oficial de su existencia: más del 40% de los
nacimientos que tienen lugar en todo el mundo no son registrados. En la década
de 2000, sólo 9 países de África disponían de un sistema de registro civil por
medio del cual se inscribía al menos el 90% de los nacimientos, y sólo 5 alcanza-
ban ese nivel por lo que respecta a las defunciones, lo que representa un avance
muy escaso durante los últimos 50 años.
En 2011, en una reunión de Ministros de países africanos, el Director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) de los Estados Unidos) hizo un llamamiento para que todos los países dispusieran, de aquí a 2020, de datos de estado civil exac-tos, en tiempo real (estadísticas vitales) facilitados por un sistema de registro del estado civil. De esa forma, las informaciones disponibles permitirían acelerar las medidas para reducir la mortalidad materna. Un año más tarde, los Ministros africanos, respaldados por parlamentarios que representaban diversas posi-ciones políticas, participaron en una Conferencia de Ministros africanos sobre el registro del estado civil. En esa Conferencia se instó a que se adoptaran leyes y se acelerara la puesta en marcha de sistemas de registro del estado civil inno-vadores, reconociendo que el registro de esos datos es necesario, tanto por ser un derecho de toda persona como por ser un instrumento para comprender y tratar los problemas relativos a la salud, en particular de las mujeres y los niños.
46 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Garantizar el respeto de los compromisos gubernamentales en materia de salud
materna, neonatal e infantil

Los parlamentarios pueden usar sus poderes de control para asegurar que el Gobierno establezca una hoja de ruta que prevea un aumento del gasto destinado a la atención de la salud. En los Estados de África esa hoja de ruta deberá establecer el respeto del com-promiso asumido en virtud de la Declaración de Abuja de asignar el 15% del presupuesto nacional a la mejora del sector de la salud y de garantizar que los planes sectoriales de salud respeten los compromisos nacionales e internacionales de igualdad de género. Muchos países han asumido compromisos sobre la manera en que contribuirán a los objetivos de la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño. Los parlamentarios pueden asegurar que esos compromisos sean objeto de un seguimiento y que se informe de manera transparente de los avances al respecto. La participación de los gobiernos en iniciativas regionales como el Plan de Acción de Maputo y la Campaña para acelerar la reducción de la mortalidad materna en África (CARMMA) han tenido como resultado el diseño de hojas de ruta regionales y nacionales. Los parlamentarios pueden pedir informes públicos sobre el avance en el cumplimiento de esos compromisos y hojas de ruta. Considerar la posibilidad de establecer una comisión nacional sobre salud
materna, neonatal e infantil que cuente con la participación de las diversas
partes interesadas y que presente informes al parlamento,
si no existe aún. Las
comisiones que están integradas por múltiples interesados permiten aumentar la visibili-
dad de la cuestión de la salud materna e infantil y favorecer la contribución de numerosos
actores. Los parlamentarios pueden desempeñar una función esencial para sensibilizar
a la opinión pública sobre la necesidad de que exista una comisión de este tipo.

Exigir la transparencia en todos los gastos internos –previstos y en curso– rela-
tivos al sector de la salud en el momento de presentación de las cuentas al parla-
mento en el marco de los presupuestos y planes nacionales. Propugnar dentro del
parlamento –por medio de preguntas, mociones y otros procedimientos– que el
gobierno haga un seguimiento de los recursos asignados a la salud materna e infantil.
Asimismo, exigir la presentación de informes periódicos y transparentes sobre la utili-
zación de la ayuda internacional destinada al sistema de salud.
Ejercer la función de control parlamentario en las actividades que se realizan
en las circunscripciones
, supervisando cómo se da cumplimiento en la práctica a los
compromisos y las estrategias nacionales.
Los parlamentarios pueden, por ejemplo, visitar hospitales de su circunscripción para verificar la disponibilidad de medicamentos esenciales y garantizar que los servicios obs-tétricos de emergencia y otros servicios prioritarios funcionan correctamente; también Manual para parlamentarios 47
pueden visitar las oficinas del registro civil para verificar que los datos relativos a la salud materna, neonatal e infantil están actualizados y que existe una conexión eficaz entre el Ministerio de Salud y el Ministerio del Interior. Los miembros de comisiones sobre salud materna, neonatal e infantil o de otras comi-siones del sector social podrían adoptar las medidas que se mencionan a continuación.
Verificar la importancia que se otorga a la salud materna, neonatal e infantil en
las comisiones permanentes
y, en caso necesario, apoyar la creación de una comisión
permanente de salud materna, neonatal e infantil.
Garantizar la armonización de sus actividades con las de otras comisiones que se ocupen de la salud sexual y reproductiva. Contar con la participación de parlamentarios y personal del parlamento que hayan expresado interés por la cuestión y estén dispuestos a colaborar con energía e iniciativa. Velar por que la estrategia nacional de salud propicie el desarrollo de un sistema
de salud sólido que otorgue una importancia central a la salud de la mujer y del niño
y considere la salud materna, neonatal e infantil una prioridad por lo que respecta al
liderazgo, la rendición de cuentas, el personal, la infraestructura, la financiación, las
actividades basadas en la experiencia y los sistemas de seguimiento.
Incluir los indicadores de salud materna, neonatal e infantil en los planes de
desarrollo nacional a medio plazo.
Casi todos los países que están realizando avances en materia de salud materna, neonatal e infantil han puesto en marcha planes de reforma del sector de la salud. Preconizar la inclu-sión de indicadores de salud, en particular los 11 indicadores principales de la salud materna, neonatal e infantil a fin de darles mayor visibilidad en los presupuestos nacionales. Promover la colaboración intersectorial en las comisiones encargadas de la salud
materna, neonatal e infantil y otras comisiones del sector social.
Convencer a los demás sectores de la importancia de las actividades multisectoriales en favor de la salud materna, neonatal e infantil para luchar contra las causas fundamentales de las muertes maternas e infantiles. Asegurar que otros sectores, en particular los relativos a cuestiones como la educación y la protección social, a cuestiones de orden económico (la seguridad alimentaria, por ejemplo), y a cuestiones de orden comercial e industrial, adopten un enfoque coherente de la salud materna, neonatal e infantil y trabajen en pro de la realización de los objetivos nacionales en la materia. 48 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Estudio de caso: Control activo de la salud de los niños
por los parlamentarios vietnamitas

El Parlamento de Vietnam supervisa activamente la aplicación de la Ley de protección, cuidados y educación de los niños y la Ley de seguro nacional de salud. Los parlamentarios organizan reuniones a nivel central con el Ministerio de Salud, el Ministerio de Educación y otros Ministerios pertinentes y además realizan visitas periódicas sobre el terreno y organizan encuentros con los dirigentes provinciales y de los distritos, así como con miembros de las comunidades locales. Las conclusiones y recomendaciones en relación con esas visitas sobre el terreno son comunicadas al Ministerio de Salud, que tiene la obligación de informar al Parlamento del seguimiento que se dará a las recomendaciones. Fuente: PMNCH/IPU, 2010. Taking the lead: Parliamentarians engage with maternal, newborn and child health (http://www.who.int/pmnch/topics/part_publications/20100716_takingthelead.pdf).
Como representantes de su circunscripción, los parlamentarios pueden adoptar las medidas que se indican a continuación.
Revisar el gasto en salud a nivel regional y de las circunscripciones a fin de deter-
minar si los fondos se han gastado eficazmente o si los gastos han sido manifiestamente
excesivos o insuficientes.
En colaboración con otros parlamentarios que se ocupan de la salud materna, neonatal e infantil y del control presupuestario, los representantes de las circunscripciones pueden promover presupuestos locales notablemente más eficaces, señalar las deficiencias y proponer soluciones relativas al gasto a nivel local. Dos funciones nacionales son esenciales para informar correctamente de las promesas y los compromisos contraídos en relación con la salud de las mujeres y los niños y para supervisar que estos se cumplen efectivamente. En pri-mer lugar, un sistema racional de información sanitaria para reunir y notificar los datos. En segundo lugar, un mecanismo nacional encargado de examinar esos da-tos, medir los progresos realizados por el país, exigir responsabilidades a los encar-gados de adoptar decisiones ante los ciudadanos y la comunidad mundial, exigir responsabilidades a la comunidad mundial ante los países y concebir soluciones para eliminar los obstáculos y las dificultades existentes".
—PMNCH, Grupo de Trabajo de Rendición de Cuentas con respecto a los Resultados: Proyecto de Documento final, 19 de abril de 2011, pág. 3.
Manual para parlamentarios 49
Votar asignaciones presupuestarias
El presupuesto es el instrumento de política más importante de un gobierno; sin dinero, el gobierno no puede poner en práctica ninguna política. Por consiguiente, la dotación presupuestaria es una de las vías principales a través de las cuales los par-lamentarios pueden aplicar sobre el terreno buenas políticas en favor de la salud materna, neonatal e infantil.
Los procesos presupuestarios de los parlamentos varían de un país a otro y funcionan a diferentes niveles, del nivel nacional al local, según el grado y la extensión de la descentralización financiera. En los países que reciben amplia financiación de donantes para la salud materna, neonatal e infantil u otros componentes relativos a la salud, la armonización de los presupuestos sectoriales con los presupuestos nacionales es una cuestión esencial. En el mundo entero, los parlamentarios tienen la importante responsabilidad de velar por que los fondos se asignen lo más eficazmente posible donde más se necesiten. Todos los parlamentarios deben garantizar que la atención de la salud materna, neonatal e infantil reciba una financiación adecuada que permita intervenciones eficaces en función de los costos. Los parlamentarios que trabajan en comisiones presupuestarias pueden adoptar las medidas que se indican a continuación.
Recurrir a instrumentos de presupuestación que integren la dimensión de género,
con el fin de encontrar la manera más eficaz de financiar la salud materna, neonatal
e infantil.
La presupuestación sensible al género utiliza diversas herramientas y métodos en el proceso de elaboración del presupuesto a fin de evaluar las posibles diferencias y desigualdades del impacto de la asignación presupuestaria en hombres y mujeres o en diversos grupos de hombres y mujeres en razón de diferencias sociales o económicas22.
Garantizar que una parte suficiente del presupuesto nacional se asigne a la
salud,
para que el país pueda emprender y mantener actividades más amplias des-
tinadas al fortalecimiento del sistema de salud.
Los gobiernos africanos signatarios de la Declaración de Abuja de 2001 se han compro-metido a destinar al menos el 15% de su presupuesto nacional a la salud. En 2008-2009, bajo la dirección de la Presidenta de Chile, Michel e Bachelet, Bolivia, Chile, Ecuador y Paraguay emprendieron en América Latina la campaña Actuemos Ya por las mujeres y los 22 La UIP ha publicado un manual para parlamentarios sobre la presupuestación con perspectiva de género, 50 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Estudio de caso: Elaboración de presupuestos con una
perspectiva de género para la salud reproductiva
La Comisión de Equidad, Género y Desarrollo Social de la Cámara de Senadores
del Paraguay quería saber cuánto dinero estaba asignando el Ministerio de
Salud a la salud sexual y reproductiva, pero no podía establecerlo a partir del
examen de las asignaciones presupuestarias existentes porque no incluían datos
al respecto. La Comisión consiguió convencer al Ministerio de que introdujera
una partida presupuestaria separada para la adquisición de anticonceptivos.
Se hizo así. La Comisión constató que los donantes sufragaban el 100% del
montante destinado a anticonceptivos y pudieron propugnar una mayor asig-
nación presupuestaria del Gobierno para el gasto en anticonceptivos.
Inspirándose en los logros alcanzados a nivel nacional, el municipio de Asunción solicitó la ayuda del UNFPA para elaborar un presupuesto a nivel municipal con una perspectiva de género. Esta iniciativa tuvo como resultado un descenso de las tarifas aplicadas a los usuarios de las clínicas municipales por la aten-ción anterior y posterior al parto de adolescentes embarazadas. El municipio aumentó también en un 300% los fondos asignados a sufragar los costos de la planificación familiar.
Fuente: www.presupuestoygenero.net/s28/paginas/iniciativas.htm, citado en UNFPA/UNIFEM, 2006, Los presupuestos sensibles al género y los derechos reproductivos de la mujer: un paquete de recursos. (http://www.unfpa.org/webdav/site/global/shared/documents/publications/2006/gender_responsive_spa.pdf).
niños, con objeto de incrementar los recursos humanos e intercambiar experiencias para salvar las vidas de mujeres y niños, en cumplimiento de los Objetivos de Desarrol o del Milenio 4 y 523.
Los parlamentarios pueden consultar las fichas de evaluación del presupuesto nacional destinado a la salud (www.who.int/pmnch/media/news/2012/2012_health_financing_scorecard.pdf) y determinar los cambios que es preciso introducir en los porcentajes de inversión y cuál es la inversión por habitante necesaria para mejorar la situación del sector de la salud.
Efectuar un seguimiento de las contribuciones de los donantes, cuando éstas
representan una parte importante del presupuesto nacional de la salud. Además, es
preciso asegurar que la financiación se ha ajustado adecuadamente por medio de un
enfoque sectorial, conforme al cual los recursos aportados por los donantes engro-
san un presupuesto sectorial administrado por el Ministerio pertinente, en lugar de
mediante programas independientes sobre cuestiones concretas, financiadas y ges-
tionadas independientemente del sistema general de salud.
Manual para parlamentarios 51
Fichas de evaluación de los presupuestos: comprender los
efectos de las inversiones en salud

Un estudio realizado en 2009-2010 sobre las asignaciones presupuestarias y las inversiones por habitante en salud de gobiernos africanos resulta es muy instructivo para los parlamentarios que se ocupan de tareas relacionadas con asignaciones presupuestarias y análisis del presupuesto: A nivel mundial, los países que registran una inversión pública por habi- tante más elevada en materia de atención de la salud han invertido en asegurar un mayor acceso a los medicamentos y una distribución más equi-tativa de los trabajadores sanitarios en el territorio nacional y han realizado mayores inversiones por habitante en la lucha contra las causas de los fallecimientos y las enfermedades (por ejemplo, falta de agua potable y servicios de saneamiento, alimentación, igualdad de género y educación), y sus ciudadanos tienen una esperanza de vida más alta. La parte del presu-puesto nacional asignada a la salud debe ir acompañada de un aumento real de la inversión por habitante para que el o entrañe avances sostenibles. Los países que han cumplido el compromiso de consagrar el 15% de su pre- supuesto a gastos de salud pero que tienen una inversión por habitante en salud baja y una escasa inversión en determinantes sociales no van bien encaminados para realizar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Treinta y dos de los 53 Estados miembros de la Unión Africana (UA) invier-ten menos de 20 dólares por habitante en la atención de la salud, es decir, menos de la mitad del gasto mínimo recomendado por la OMS. Cuatro países han cumplido el compromiso del 15% de gasto sanitario.
En los 33 Estados miembros de la UA que invierten solamente entre 2 y 37 dólares por habitante, poca o ninguna mejora sostenible de la salud es posible. La inversión debe representar al menos el 44% a lo largo de un mínimo de cinco años e incluir inversión en determinantes sociales. Fuente: Africa Public Health Info. Health Financing Scorecard 2012. (www.who.int/pmnch/media/news/2012/2012_health_financing_scorecard.pdf).
Los parlamentarios desempeñan la importante función de representar las opiniones
y las preocupaciones de los ciudadanos de sus circunscripciones en los parlamentos
y de proporcionarles información sobre las cuestiones nacionales y parlamentarias.
Para realizar esta función, los parlamentarios también deben saber qué opinan los ciu-
dadanos de sus circunscripciones sobre la eficacia de las políticas gubernamentales.
La salud materna, neonatal e infantil es una cuestión que tiene repercusiones especial-mente serias en los "sin voz"; las mujeres y los niños a menudo tienen que batallar para 52 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
hacer oír sus voces. Incluso quienes trabajan directamente en el ámbito de la salud materna, neonatal e infantil (enfermeras, comadronas, trabajadores de salud comu-nitarios) raramente tienen la oportunidad de exponer su opinión sobre los métodos que permiten preservar eficazmente la salud.
Los parlamentarios pueden mostrar la importancia crucial de la salud materna, neo-natal e infantil para el desarrollo del país y el bienestar de los ciudadanos actuando directamente en sus circunscripciones y convirtiéndose en los portavoces de los ciu-dadanos a nivel nacional.
La sensibilización es otro aspecto indisociable de la representación. En su calidad de
líderes de opinión y personas encargadas de adoptar decisiones, los parlamen-
tarios pueden movilizar el apoyo de sus conciudadanos en favor de unos servicios
de salud de calidad que permitan reducir la mortalidad materna, neonatal e infantil.
Los parlamentarios pueden contribuir a mejorar la educación pública y aumentar la
información de las mujeres sobre la salud, tanto dentro como fuera del parlamento.
Trabajando en colaboración con otros dirigentes administrativos, religiosos y de la comunidad local, los parlamentarios pueden desempeñar un papel esencial para demostrar a las mujeres, los niños, y toda la población de la comunidad que la salud materna, neonatal e infantil es una cuestión muy importante.
Tomar la iniciativa
En su calidad de representantes de circunscripciones, los parlamentarios pueden adop-tar las medidas que se indican a continuación.
Plantear la cuestión de la salud materna, neonatal e infantil cuando aborden otros
problemas locales.
Por ejemplo, las campañas de obras públicas de abastecimiento de agua potable y de saneamiento constituyen una buena ocasión para transmitir un mensaje claro sobre la importancia de adoptar un enfoque coordinado de todas las cuestiones relacionadas con la salud materna, neonatal e infantil. Ocasiones similares se presentan cuando los parla-mentarios toman medidas para promover la educación de las niñas, lo que constituye una estrategia eficaz para mejorar la salud materna, neonatal e infantil. Estimular el debate sobre lo que las familias, las comunidades locales, los servicios
de salud y otros servicios pueden hacer para promover prácticas que protejan la vida
Manual para parlamentarios 53
Estudio de caso: Implicarse y propiciar el cambio
Con ocasión de la sesión anual de 2012 de la Conferencia de parlamentarias del Parlamento Panafricano se puso en marcha la campaña de urgencia contra el matrimonio de niños, que contó con el apoyo del Parlamento Panafricano, la Red parlamentaria africana para la salud pública y la Coalición de asociados para la salud materna, neonatal e infantil en África. El Presidente del Parlamento Panafricano, Bethel Amadi, destacó la importancia de la educación para empo-derar a las niñas e instó a los parlamentarios a que apoyaran leyes que casti-guen la no escolarización de los niños. El Parlamento Panafricano ha pedido a los parlamentarios que apoyen la campaña través de sus parlamentos regio-nales y nacionales. Fuente: Primera sesión, Tercera legislatura, 8 a 19 de octubre de 2012. Informe sobre la Conferen-cia de mujeres del Parlamento Panafricano, 4 y 5 de octubre de 2012, Midrand, Johannesburgo (República de Sudáfrica). Asia es el continente donde se registra el mayor número de matrimonio de niños. El Foro asiático de parlamentarios sobre población y desarrollo (AFPPD) ha asumido un importante papel de liderazgo en la lucha contra el matrimonio de niños. Recientemente, el Foro ha publicado un conjunto de documentos para informar sobre este problema y sus consecuencias, y propone a los parla-mentarios posibles líneas de actuación que pueden compartir, debatir y exa-minar con funcionarios públicos de sus países respectivos. Fuente: AFPPD/ICRW/AusAID/UNFPA (2012) Child Marriage in Southern Asia: Policy Options for Action. www.afppd.org/files/1113/4992/7261/Child_Marriage.pdf de las mujeres y los niños y cuestionen aquellas prácticas culturales o tradicionales que son perjudiciales para la salud o la alimentación de los más vulnerables, en par-ticular las adolescentes, las mujeres y los niños.
Visitar periódicamente los servicios de salud y los servicios de salud materna,
neonatal e infantil,
incluidos los servicios no gubernamentales, y hablar con las
mujeres, los niños y el personal de esos servicios sobre sus experiencias.
Puede resultar útil tener en cuenta cuestiones de personal (el acceso a las comadronas, por ejemplo). Es importante solicitar las opiniones de los más excluidos de los servicios de salud, como las madres adolescentes o las mujeres que viven con el VIH y sus compañeros. Informar a los electores sobre los actos parlamentarios relacionados con la salud
materna, neonatal e infantil para promover un verdadero diálogo sobre los proce-
sos parlamentarios.
54 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Estudio de caso: Profundizar el diálogo con los ciudadanos
y la sociedad civil

En Zambia, la tasa de mortalidad de niños menores de cinco años disminuyó considerablemente entre 2002 y 2007, pasando de 168 a 119 fallecimientos por cada 1.000 nacidos vivos. El Parlamento de Zambia ha contribuido en gran medida a este avance al llamar la atención sobre la salud infantil mediante la creación de diversas comisiones encargadas de velar por la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, así como de un grupo parlamentario de mujeres, un grupo de niños y un foro de debate sobre cuestiones de demografía y salud reproductiva. Ciento cincuenta oficinas de circunscripciones dotadas de suficiente personal ayudan a los parlamentarios a representar mejor a los ciudadanos y a velar por que el marco jurídico refleje las prioridades del país en materia de salud materna, neonatal e infantil. Los parlamentarios de Zambia han ayudado a las organizaciones de la sociedad civil a hacerse oír en el Parlamento. Fuente: PMNCH/IPU, 2010. Taking the lead: Parliamentarians engage with maternal, newborn and child health. En su calidad de líderes y movilizadores de la opinión pública, los parlamentarios pueden adoptar las medidas que se indican a continuación en sus circunscripciones y, de manera más amplia, a nivel local y nacional, e incluso internacional.
Mostrar con el ejemplo. Manifestar públicamente su compromiso personal adop-
tando buenas prácticas en materia de salud materna, neonatal e infantil. Puede tra-
tarse de actos cívicos, como por ejemplo, aprovechar el primer día en que un niño
asiste a clase en un centro preescolar para recordar a la familia la importancia de la
enseñanza preescolar y los programas de desarrollo destinados a la primera infancia
para la salud y el bienestar a largo plazo.
Introducir soluciones innovadoras para remediar los problemas de salud materna,
neonatal e infantil a nivel de las circunscripciones; por ejemplo, preconizar la utiliza-
ción de los teléfonos móviles para ayudar a controlar los problemas de salud, desta-
cando las experiencias positivas a ese respecto en otros lugares.
Movilizar y sensibilizar a la población sobre los problemas de salud materna, neo-
natal e infantil a nivel de las circunscripciones y en manifestaciones públicas.
Es importante en particular alentar la participación de las mujeres. A ese respecto, puede ser útil colaborar con grupos de la sociedad civil local que trabajan en el ámbito de la salud materna, neonatal e infantil o de la igualdad de género a fin de alentar una verda-dera participación de las mujeres, incluidas las más jóvenes. Manual para parlamentarios 55
Esfuerzos conjuntos de mujeres parlamentarias para la
promoción de la salud materna, neonatal e infantil

La Constitución posterior a 1994 de Rwanda dispone que el 30% como mínimo de los puestos de órganos decisorios, incluido el Parlamento, deben ser ocu-pados por mujeres. La tendencia se ha reforzado a lo largo de los años. En las elecciones de 2008, las mujeres obtuvieron el 51,9% de los escaños de la Cámara baja del parlamento rwandés, por lo que Rwanda se sitúa en el primer puesto mundial por lo que respecta a la representación política de la mujer.
En 1996, las parlamentarias de Rwanda crearon un Foro de parlamentarias de todos los partidos para trabajar juntas, con independencia de sus partidos, en cuestiones de interés común para las mujeres. En su primer año de existencia, el Foro se ha concentrado en la defensa de las mujeres rwandesas y el fortale-cimiento de la capacidad de sus miembros. El Foro promueve procesos consul-tivos, tanto a nivel interno como externo, con los ciudadanos.
Fuente: Powley E. Rwanda: The impact of women legislators on policy outcomes affecting children and families. Documento de referencia citado en el Estado Mundial de la Infancia 2007. Nueva York: UNICEF.
En Camboya, las senadoras de todos los partidos políticos formaron un grupo parlamentario de mujeres con el objetivo de colaborar en cuestiones relativas a la infancia, en particular el problema de los niños que trabajan en los basu-reros. Las mujeres que ocupan escaños en la Asamblea Nacional, Cámara baja del Parlamento de Camboya, también han constituido un grupo parlamenta-rio. Este grupo ha llegado a la conclusión de que, de todos los problemas a los que se enfrentan las mujeres camboyanas, la mortalidad materna es el más pre-ocupante. Los dos grupos de mujeres –en el Senado y la Asamblea Nacional– planifican misiones conjuntas sobre el terreno y tratan de compartir informa-ción y de trabajar de manera complementaria para que las cuestiones relativas a la salud materna, neonatal e infantil sean una prioridad del programa político. Fuente: PMNCH/IPU, 2010. Taking the lead: Parliamentarians engage with maternal, newborn and child health. La colaboración con los medios de comunicación es esencial para asegurar que la informa-ción que difunden se basa en hechos, promueven los derechos y la atención de la salud de mujeres y niños y no recurren a historias sensacionalistas. Actuar a nivel mundial
El trabajo de un parlamentario se refiere prioritariamente a sus funciones de legisla-ción, control, presupuestación y representación al nivel al que ha sido elegido, nacional 56 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
o local. Sin embargo, también es muy importante que los parlamentarios hagan oír su voz en los procesos regionales y mundiales. Los parlamentarios pueden respaldar los esfuerzos desplegados a nivel mundial compartiendo sus experiencias y puntos de vista en plataformas internacionales en las que se examinan las cuestiones de la salud materna, neonatal e infantil. A ese respecto cabe señalar que muchas de las iniciativas relativas a la salud materna, neonatal e infantil mencionadas en el pre-sente manual han sido preconizadas y alentadas por parlamentarios de África, Asia y América Latina.
Grupo de niños durante una actuación en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York en apoyo de la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño. Fotografía ONU/Eskinder Debebe Estudio de caso: Un proyecto de ley sobre vacunación
presentado por un parlamentario ugandés da lugar a la
adopción de medidas a escala regional

En noviembre de 2012, tras la presentación de un proyecto de ley por un parla-mentario, la Cámara del Parlamento de Uganda aprobó la redacción, la publi-cación en el Boletín Oficial de Uganda y la presentación en primera lectura de un texto legislativo sobre vacunación. La semana siguiente a la aprobación de ese texto, tres miembros del Parlamento, en representación del Foro parlamen-tario ugandés sobre vacunación, se reunieron con otros parlamentarios de la región con ocasión de la Asamblea Legislativa del África Oriental y propusieron que se aprobara un proyecto de ley similar a escala regional. La Comisión de Asuntos Generales de la Asamblea ha dado su acuerdo para la elaboración de un proyecto de texto legislativo regional sobre la vacunación. Los compromisos regionales de este tipo tienen un carácter estratégico. Los países miembros deben aplicar automáticamente las leyes aprobadas por la Asamblea Legislativa del África Oriental. La ley ugandesa establecerá normas y estándares técnicos precisos y exhaustivos, definirá claramente las fuentes de financiación, preverá sanciones si no se vacuna a los niños y establecerá las funciones y responsa-bilidades de todas las partes interesadas. La acción legislativa parlamentaria a nivel regional en favor de la vacunación es particularmente importante en razón de la propagación transfronteriza de enfermedades para las cuales existe una vacuna y de los grandes desplazamientos de servicios y personas dentro de la comunidad del África Oriental. Fuente: Sabin Institute, 2012, Summary Digest: Sustainable Immunization Financing, Vol. 4, Nº 2, junio de 2012. www.sabin.org/sif-libraryVolume%204.
Asimismo, la organización de campañas y actos parlamentarios a nivel mundial puede impulsar los avances a escala nacional. En 2010, la Sexta Reunión Anual de Mujeres Presidentas de Parlamento, que se celebró en el Parlamento de Suiza y contó con la participación de la UIP, concluyó con la adopción de la Declaración de Berna. Esta declaración plasma la voluntad política de los parlamentarios en materia de salud materna e infantil y hace un llamamiento a la acción de los parlamentarios de todo el mundo. Bajo los auspicios de la Tercera Comisión Permanente de la UIP, los parlamen-tarios han respondido a dicho llamamiento mediante la adopción, en la 126ª Asamblea de la UIP celebrada en Kampala en 2012, de la resolución titulada: "El acceso a la salud, un derecho fundamental: ¿Cuál es el rol que los parlamentos pueden desempeñar para garantizar la salud a las mujeres y a los niños?". Esta resolución ha comenzado ya a tener efectos catalizadores en la acción parlamentaria a nivel nacional.
58 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
4. La importancia de estar bien informado
Puede ser muy útil para los parlamentarios disponer de los datos más recien-tes sobre la salud materna, neonatal e infantil de todo el mundo. Estar infor- mados de las opciones que se les presentan cuando examinan leyes y elaboran su contenido puede favorecer una mejor política pública y ayudar a los parlamentarios a convencer a los escépticos del valor de una iniciativa legislativa".
—PMNCH/IPU. 2010. Taking the lead: Parliamentarians engage with maternal, newborn and child health. Ginebra: Organización Mundial de la Salud (que acoge la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño).
La importancia de estar bien informado
Los parlamentarios deben tener acceso oportuno a información exacta sobre la salud para poder aportar una contribución útil a la salud materna, neonatal e infantil. El personal parlamentario, en particular quienes trabajan en comisiones parlamentarias, tienen un importante papel que desempeñar a este respecto. El personal parlamen-tario puede: tomar nota de cuándo se recopilan y difunden los datos relativos a la salud; asegurar que los datos son estudiados por personas que tienen un buen conoci- miento de los elementos esenciales de las intervenciones en materia de salud materna, neonatal e infantil y pueden proporcionar un resumen de las implicacio-nes técnicas de los resultados y de la responsabilidad por esos resultados; difundir esas informaciones a los interlocutores clave: a los parlamentarios que se ocupan de la cuestión, a los miembros de grupos y comisiones de control parla-mentario y a grupos de interés que, como los parlamentarios, trabajan en favor de la salud materna, neonatal e infantil; apoyar la recopilación de datos para reforzar el trabajo de sensibilización sobre los aspectos prioritarios de la salud materna, neonatal e infantil; preguntar a los asociados de las Naciones Unidas y de la sociedad civil si elaboran fichas de evalua-ción, similares a las del UNFPA, sobre salud reproductiva de los adolescentes24.
Manual para parlamentarios 59
Comprender los datos sobre salud materna, neonatal
e infantil

Para asegurar un control parlamentario eficaz de la salud materna, neonatal e infantil, los parlamentarios deben comprender la manera de recopilar y tratar los datos. Ese conocimiento es indispensable para rendir cuentas sobre los compromisos adquiridos con las mujeres, los recién nacidos y los niños.
Las cifras sobre mortalidad materna, por ejemplo, son esenciales para el segui-miento de los progresos realizados, pero con frecuencia no se recopilan. Entre las medidas fundamentales que contribuyen a mejorar la calidad de los datos sobre mortalidad materna cabe mencionar las siguientes: alentar la realización de un programa armonizado de encuestas de hoga- res para reunir los principales datos relativos a la salud materna, neonatal e infantil. Tal vez sea preciso prever una asignación presupuestaria, buscar un donante dispuesto a invertir en la realización de encuestas periódicas y asegurar la participación de expertos técnicos encargados de verificar la fiabilidad de los datos; invertir en sistemas de registro del estado civil y sistemas de información ordinarios. Las auditorías sobre mortalidad materna son un medio para conocer las causas de los fallecimientos; evaluar las tecnologías de la información y las comunicaciones para mejo- rar la recopilación de datos; asignar recursos a los sistemas de información sobre la gestión y a las uni- dades de evaluación del Ministerio de Salud. Obtener información local y determinar las necesidades
Examinar los datos relativos al estado de la salud materna, neonatal e infantil en el
país a fin de identificar las medidas que es preciso adoptar con carácter prioritario.
Sobre la base de las necesidades y prioridades establecidas, una segunda evaluación
permitirá explorar las posibilidades de actuación de los parlamentarios en favor de la
salud materna, neonatal e infantil y, en particular, determinar los ámbitos en los que los
parlamentarios tendrán necesidad de refuerzo o de capacidades suplementarias para
aumentar su eficacia como legisladores, defensores y controladores de las políticas y pro-
gramas relativos a la salud materna, neonatal e infantil.
La evaluación de las necesidades
debe comprender entrevistas con las principales partes interesadas y el análisis de
planes, presupuestos, informes de auditorías y documentos médicos.
60 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Fuentes de información y apoyo técnico Los parlamentarios pueden establecer una red de asociados que les proporcione la información que necesitan para tomar medidas eficaces en materia de salud materna, neonatal e infantil. Entre esos asociados pueden figurar, por ejemplo, instituciones locales que se ocupan de la recopilación de datos, instituciones académicas y de investigación, ONG, organismos gubernamentales, organizaciones internacionales de desarrollo y organismos donantes. El presente Manual ofrece una visión general de los principales organismos internacionales en los que los parlamentarios pueden obtener información sobre la salud materna, neonatal e infantil.
La Unión Interparlamentaria (www.ipu.org) es una instancia de coordinación del
diálogo mundial entre los parlamentos y de promoción de la democracia represen-
tativa. Desde hace más de 120 años la UIP trabaja para asegurar a los parlamentos un
lugar en la escena mundial y los medios necesarios para cumplir su mandato. Presta
apoyo a los parlamentos en el ámbito del desarrollo y, por tanto, en el de la salud
materna, neonatal e infantil. Su resolución sobre la función de los parlamentos para
Caso práctico: Evaluación rápida del Parlamento de Kenya
El Parlamento de Kenya realizó, con el apoyo de la UIP, una evaluación rápida del contexto jurídico en materia de salud materna, neonatal e infantil. Examinó la legislación relacionada directamente con la prestación de servicios de salud y determinantes sociales tales como la educación, el género y el empleo, entre otros. El informe de evaluación ofrece un resumen claro de las disposiciones de las leyes y políticas en vigor y de su desfase con respecto a las buenas prácti-cas internacionales; aborda también la manera en que el marco político y los instrumentos jurídicos son aplicados en la práctica. El informe se centra, en particular, en las medidas que los parlamentarios y otros actores deben adop-tar para hacer progresar los resultados en materia de salud materna, neonatal e infantil.
Asimismo, el informe especifica las principales deficiencias y contradicciones de las políticas actuales, las modificaciones que habría que introducir y los ámbitos que requieren una mayor atención porque la política o la ley no se han elaborado de manera abierta y participativa. En las recomendaciones del informe se ofrece una orientación clara a los parlamentarios para ayudarlos a com-prender mejor el papel que desempeñan en la promoción de la salud materna, neonatal e infantil y a establecer prioridades políticas y jurídicas esenciales.
Fuente: Unión Interparlamentaria (2012) Rapid Assessment of Kenya's Legal Framework for Mater-nal, Newborn and Child Health: Executive Summary, octubre de 2012.
Manual para parlamentarios 61
asegurar la atención de la salud de las mujeres y los niños superando los obstáculos existentes es un llamamiento en favor de la movilización de todos los parlamentos.
El Fondo de Población de las Naciones Unidas – UNFPA (www.unfpa.org) presta
apoyo técnico a los gobiernos en la esfera de la salud sexual y reproductiva, la plani-
ficación familiar y los adolescentes. De hecho, el UNFPA respalda los esfuerzos de los
parlamentos de numerosos países en relación con cuestiones relativas a la población
y el desarrollo, en particular la salud materna. Asimismo, el UNFPA presenta nume-
rosas publicaciones e informaciones actualizadas en su sitio web. Coordina la Campaña
para acelerar la reducción de la mortalidad materna en África (CARMMA) (www.au.int/
pages/carmma/maputo).
La Organización Mundial de la Salud – OMS (www.who.int) presta asistencia técnica
para el reforzamiento de los sistemas sanitarios y de la salud materna y neonatal. La OMS
coordina la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño (www.everywoman
everychild.org) y la Comisión sobre la Información y la Rendición de Cuentas para la
Salud de la Mujer y el Niño (www.everywomaneverychild.org/resources/accountability-
commission). Proporciona información y ayuda técnica sobre la salud a nivel mundial,
regional y nacional.
La Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño – PMNCH (www.
who.int/pmnch) es una alianza de más de 450 miembros que colaboran entre sí para
asegurar la buena salud y el pleno desarrollo de todas las mujeres, los recién nacidos
y los niños. La Alianza dispone de toda una serie de recursos y de informaciones simples
y accesibles sobre la salud materna, neonatal e infantil (véase el capítulo siguiente).
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia – UNICEF (www.unicef.org) es el
organismo de las Naciones Unidas encargado de la salud de los niños, en particular
de la salud preventiva, incluida la prevención de la transmisión del VIH de la madre
al hijo y del tratamiento pediátrico del sida. El UNICEF dirige la campaña "Llamamiento
a la acción para la supervivencia del niño" (http://www.unicef.org/childsurvival/index_
62639.html) y la iniciativa conexa "Una promesa renovada" (www.apromiserenewed.org/).
ONU Mujeres (www.unwomen.org) es el organismo de coordinación de las Naciones
Unidas que trabaja en defensa de los derechos de las mujeres y organiza campañas
contra la violencia social y programas relativos a la cuestión del género.
ONUSIDA (www.unaids.org) es el organismo de las Naciones Unidas encargado de
la coordinación de acciones sobre el VIH y el sida. El ONUSIDA ha elaborado un gran
número de documentos informativos y estudios políticos que abordan la relación
entre la salud materna, neonatal e infantil y el VIH, y ha contribuido al fortalecimiento
de los sistemas de salud.
62 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Los donantes bilaterales disponen de conocimientos técnicos de los países a los que
destinan fondos. También puede haber redes de parlamentarios de los países donan-
tes que pueden crear alianzas para llevar a cabo diversas actividades.
La White Ribbon Alliance for Safe Motherhood (Alianza Cinta Blanca para una
Maternidad sin Riesgos)
(www.whiteribbonalliance.org) es una red mundial coordi-
nada por grupos locales de la sociedad civil. Organiza campañas para obtener recursos
y reclamar la adopción de políticas adecuadas que permitan evitar pérdidas innece-
sarias de vidas de mujeres. De su coordinación se encargan sobre todo grupos de la
sociedad civil local. Los organizadores locales tratan de trabajar en estrecha colabo-
ración con los parlamentarios.
Diversas ONG internacionales desempañan un papel importante en la elaboración de políticas y programas en la esfera de la salud materna, neonatal e infantil y envían a los países representantes con gran experiencia en mortalidad materna e infantil. Cabe citar en particular la campaña "Child Health Now" de World Vision International (http://beta.wvi.org/health), la campaña "Every One" para la supervivencia de la madre y el recién nacido de Save the Children (http://www.savethechildren.net/what-we-do/every-one-campaign) y la campaña "Because I am a Girl" de Plan International (http://plan-international.org/girls/). Existen muchas otras campañas en relación con la salud materna e infantil de las que puede encontrarse información a nivel local.
Qué hacer para actualizar los conocimientos Consultar regularmente los sitios web internacionales para estar informados de
los acontecimientos más recientes. Entre los principales sitios web se encuentran los
siguientes:
Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño: www.everywomaneverychild.org (en inglés); Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño: www.who.int/pmnch/es/; Countdown to 2015 (Cuenta regresiva para 2015): www.countdown2015mnch.org/ (en inglés); Committing to Child Survival: A Promise Renewed (El compromiso con la supervi- vencia infantil: Una promesa renovada) (en inglés): Manual para parlamentarios 63
Verificar que los datos relativos a su país estén disponibles para poder establecer
comparaciones entre países.
Los datos de la Organización Mundial de la Salud relativos a las cuentas nacionales de salud comprenden una base de datos mundial de los gastos en salud (http://apps.
who.int/nha/database/PreDataExplorer.aspx?d=2) y la evolución en el tiempo de los datos de las cuentas de salud por países (www.who.int/nha/country/en/), con enlaces a datos más detallados sobre la salud por países (http://apps.who.int/ghodata/).
64 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Anexo 1: Datos nacionales relativos a la salud materna,
neonatal e infantil

El 95% de los fallecimientos maternos e infantiles se producen en los 75 países en los que se aplica la iniciativa Cuenta regresiva para 2015. Los datos básicos de esos países están disponibles en las tres fuentes principales siguientes: Perfiles de salud materna, neonatal e infantil por países publicados por la Organi- zación Mundial de la Salud (en inglés): Perfiles por países de la iniciativa Cuenta regresiva para 2015 (en inglés): Cuadros estadísticos del UNICEF: Estado Mundial de la Infancia 2012: Datos específicos por países – medición de los avances Cuenta regresiva para 2015 muestra los niveles de cobertura de las medidas sanitarias que han contribuido a reducir la mortalidad materna, neonatal e infantil. Los datos, presentados de forma clara, incluyen determinados aspectos demográficos, las tasas de cobertura de las medidas prioritarias de los cuidados sanitarios dispensados, e indicadores que miden la equidad, el apoyo político, los recursos humanos y las apor-taciones financieras. Además, se incluye una guía que explica la manera de utilizar e interpretar esos datos. La captura de pantalla que figura a continuación es un ejemplo de información específica sobre un país.
Manual para parlamentarios 65
Total  MO
populat G
(000) tion (000) ta ity rat
(2011) Deaths per 1000 live births Deaths
Deaths p n
er  al mo
ths  ratio
300 hs per 1000 live births 1500 s per 100,000 live births Tota  llr egist unde rra‐‐tion (000) r‐5 deaths l  under‐5 deaths Stil birth rate (per 1000 total births) aths  total births) 2010 Target
(2011) Source: IGME (2005) Source: IGME rce: IGME  1995 MMEI gGe t calcu MMEI gGe t calcu Adolescsceentnt bir ta grgeet t cal MATER AL 
MATER AL 
MATERNAL AND
Coverage  N
ng   AND
n  the 
attendant at
e ‐to‐
Skil eda ta tdtelive Skil eda ta tdtelive 0 20 40 60 80 100 u  rAcnen:e x/w o eu rAcnen:e x/w n coverage
Pneu t ch
t e suspec
e t ted pneumonia taken 
nn immunized ddwaait ted pneumonia taken  tt  hh3 33doses ssDTP o rucrece: : WWHHO/ ght  years
Exclus nts
Percen  tt ei
dd en nn  and
 st  pr
ight ence
 <6 eas
 exclus n
ts e  due to  Developed by Countdown to report on core indicators Developed by Countdown to report on core indicators by thCCe U pedbyby thCe U identified by the UN Commission on Information and identified by the UN Commission on Information and Accountability, in support of the Global Strategy for A omen's by ccount and abilityC, e n en's omm ealthf ion atengy anfd ccount and sup Health port of the Global Strategy for port of the Global Strategy for omen's ity ildr uppor en's Ht of ealth the Global Strategy for Women's and Children's Health Women's and Children's Health Women's and Children's Health El informe Cuenta regresiva para 2015 y los perfiles por países están solamente en inglés.
66 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Anexo 2: Marco de acción coordinada para mejorar la salud
materna e infantil

Servicios integr Manual para parlamentarios 67
Anexo 3: Bibliografía comentada
Las fuentes que se presentan a continuación ofrecen información detallada sobre las cuestiones que se abordan en el presente manual.
Foro asiático de parlamentarios sobre población y desarrollo, 2010. Maternal
Health: An Advocacy Guide for Parliamentarians
(en inglés)
Manual práctico que ofrece ejemplos de buenas prácticas de parlamentarios de Asia que luchan contra las enfermedades y la mortalidad materna en cumplimiento de sus funciones representativas, legislativas, de control, de sensibilización y de rendición de cuentas. Se destaca, en particular, la importancia de luchar contra la desigualdad de género y en materia de salud.
Comisión sobre la Información y la Rendición de Cuentas para la Salud de la
Mujer y el Niño, 2011. Keeping Promises, Measuring Results
(en inglés)
En este informe se resumen los principales elementos de la rendición de cuentas, se enumeran los mecanismos utilizados en el mundo a ese respecto y se presentan estudios de casos y buenas prácticas. Se señalan las deficiencias de los mecanismos interna-cionales, y se indica que actualmente no existen datos de la existencia de mecanismos a nivel mundial sobre la rendición de cuentas de las ONG en materia de salud materna, neonatal e infantil. (En el anexo 2 figuran las principales recomendaciones de la Comisión). La Comisión publicará próximamente su plan de trabajo, que podrá consultase en su sitio web.
Grupo de Examen de Expertos Independientes (iERG), 2012. Todas las mujeres,
todos los niños: del compromiso a la acción

Este informe, el primero de una serie de cuatro informes anuales que el iERG realizará de aquí a 2015 (dentro del plazo del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio), se resumen los avances logrados en el marco de la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño del Secretario General de las Naciones Unidas, así como las recomendaciones de la Comisión sobre la Información y la Rendición de Cuentas para la Salud de la Mujer y el Niño.
Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño. Knowledge sum-
maries
(Resumen de conocimientos) (en inglés)
Las fichas de resumen de conocimientos (Knowledge summaries) publicadas por la Alianza, breves y de fácil manejo, sintetizan las informaciones más recientes sobre la materia. Están destinadas, entre otros, a responsables políticos, juristas y jefes de pro- 68 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
gramas. Ofrecen un resumen sucinto de los datos científicos más recientes, orientaciones técnicas, documentos de políticas y experiencias prácticas sobre el terreno. Todas las fichas son revisadas por homólogos. Periódicamente se publican nuevas fichas en la página web de la Alianza.
La lista completa de las fichas de resumen de conocimientos puede consultarse en la dirección http://portal.pmnch.org/knowledge-summaries. Todas están en inglés. Dos de ellas, las números 16 y 22 están también en francés. Los títulos de las fichas son los siguientes: Knowledge summary 1: Understand the burden Knowledge summary 2: Enable the continuum of care Knowledge summary 3: Cost and fund RMNCH programmes Knowledge summary 4: Prioritize proven interventions Knowledge summary 5: Provide essential commodities Knowledge summary 6: Support the workforce Knowledge summary 7: Assure quality care Knowledge summary 8: Strive for universal access Knowledge summary 9: Address inequities Knowledge summary 10: Foster innovation Knowledge summary 11: Engage across sectors Knowledge summary 12: Deliver on promises Knowledge summary 13: Make stillbirths count Knowledge summary 14: Save lives: Invest in midwives Knowledge summary 15: Non-communicable diseases Knowledge summary 16: Parliamentarians Knowledge summary 17: Civil registration and vital statistics Knowledge summary 18: Nutrition Knowledge summary 19: Food security and climate change Knowledge summary 20: Access to family planning Knowledge summary 21: Strengthen national financing Knowledge summary 22: Reaching child brides Knowledge summary 23: Human rights and accountability Manual para parlamentarios 69
Knowledge summary 24: Economic benefits of investing in women's and children's Knowledge summary 25: Integrating immunization and other services for women and Knowledge summary 26: Engaging men and boys in RMNCH PMNCH/UIP, 2010. Taking the Lead: Parliamentarians Engage with Maternal,
Newborn and Child Health
(en inglés)
Esta breve publicación presenta un resumen de las actividades principales que pueden
llevar a cabo los parlamentarios en la esfera de la salud materna, neonatal e infantil
y presenta exámenes de casos y ejemplos de medidas adoptadas por estos.
PMNCH, 2010. Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño
En esta publicación se describen los principios básicos de la estrategia, que se basa
en medidas aplicadas que han funcionado. Está disponible en árabe, chino, español,
francés, inglés y ruso.
PMNCH, 2012. Investing in Maternal, Newborn and Child Health – The Case for
Asia and the Pacific
(en inglés)
Save the Children, 2013. State of the World's Mothers 2013. Surviving the First Day
(en inglés)
En este informe se examinan los datos de 186 países y se determina en cuáles de el os
los recién nacidos tienen un mayor riesgo de morir el día del parto. Se proponen
cuatro soluciones de bajo coste para salvar vidas. Además, se presenta el índice anual
sobre la maternidad que establece una clasificación de 176 países en función del grado
de dificultades y problemas a los que se enfrentan las madres.
UNFPA. Salud sexual y reproductiva de los adolescentes
El UNFPA dispone de una amplia gama de recursos sobre salud sexual y reproductiva
de los adolescentes centrada en este grupo vulnerable que requiere un apoyo prio-
ritario en materia de salud materna, neonatal e infantil. El sitio web presenta fichas de
información y datos por países.
UNFPA, 2011. El estado de las parteras en el mundo
Este informe presenta un panorama de la función que las comadronas desempeñan
en la promoción de la salud de las madres, los recién nacidos y los niños. Incluye un
informe completo y detallado sobre la importancia de las comadronas, así como
datos y estadísticas detalladas por países y breves reseñas sobre la importancia de
invertir en esta profesión.
70 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
UNICEF, 2012. El compromiso con la supervivencia infantil: Una promesa renovada.
Informe sobre los progresos 2012
En esta publicación se hace un llamamiento en favor de la salud de los niños, y se presenta información exhaustiva sobre las causas de la mortalidad infantil y las medi-das que podrían adoptarse para promover la salud de los niños, además de datos detallados por países.
Organización Mundial de la Salud, 2002. 25 Preguntas y respuestas sobre salud
y derechos humanos

En esta breve publicación se presenta un resumen de los principales argumentos en materia de salud materna, neonatal e infantil.
Organización Mundial de la Salud, 2010. Estrategia Mundial para la Salud de la
Mujer y el Niño

Es un breve resumen de los principales componentes de un eficaz programa de pro-moción de la salud materna, neonatal e infantil. Los gobiernos de los países se han comprometido a aplicar esta estrategia.
Organización Mundial de la Salud, 2010. Packages of Interventions for Family
Planning, Safe Abortion Care, Maternal, Newborn and Child Health
(en inglés)
En esta publicación se presenta un resumen de las principales medidas y de los índices más importantes (véase la ficha analítica nº 3), junto con consejos detallados para reforzar los sistemas de salud. Asimismo, se enumeran las principales fuentes de infor-mación para la puesta en práctica de las medidas esenciales.
Organización Mundial de la Salud y UNICEF, 2012. Countdown to 2015: Maternal,
Newborn and Child Survival: Building a Future for Women and Children
– Informe
de 2012
(en inglés)
La iniciativa "Cuenta regresiva para 2015" es un movimiento mundial que registra, alienta y apoya los esfuerzos de los países para lograr el cumplimiento de los Objetivos de Desarrol o del Milenio relativos a la salud. El informe examina los niveles de cobertura y las tendencias en materia de aplicación de medidas, analiza el grado de equidad de la cobertura en función de los diferentes grupos de la población y de los países en los que se aplica la Iniciativa, y utiliza esos datos para juzgar los progresos alcanzados por los países y los asociados internacionales en el ámbito de la salud reproductiva y la salud materna, neonatal e infantil.
Manual para parlamentarios 71
Fichas de resumen
Las fichas de resumen que se presentan a continuación proponen mensajes clave que pueden servir de recordatorio de información a los parlamentarios y el personal de los parlamentos y de base para campañas de sensibilización. Se proporcionan las fuentes de los datos para facilitar la actualización de las informaciones cuando sea necesario.
Ficha 1: Salud materna, neonatal e infantil – mensajes clave25
Avances logrados . .
La mortalidad materna ha descendido de manera espectacular; el número de fallecimientos anuales bajó de 543.000 en 1990 a 287.000 en 2010.
El número de fallecimientos de niños menores de cinco años en todo el mundo descendió de 12 millones en 1990 a 7,6 millones en 2010. que no son suficientes . .
Sólo 9 de los países en los que se aplica la iniciativa Cuenta regresiva para 2015 están en vías de lograr el ODM 5; otros 25 países registraron progresos insuficientes o nulos.
La probabilidad de muerte por motivos relacionados con el embarazo es 100 más elevado para una mujer africana que para una mujer de un país desarrollado.
Solo 23 de los países en los que se aplica la iniciativa Cuenta regresiva para 2015 van por el buen camino para alcanzar el ODM 4; otros 13 han registrado pocos o nulos avances.
La neumonía y la diarrea siguen provocando más de dos millones de muertes al año que podrían evitarse mediante la adopción de medidas preventivas y la apli-cación de un tratamiento oportuno.
El 40% de los fallecimientos de niños se produce durante el primer mes de vida.
Más del 10% de los recién nacidos son prematuros, una cifra que está aumentan- do, y las complicaciones debidas a un nacimiento prematuro son la causa princi-pal de muertes neonatales y la segunda de las muertes infantiles.
25 Organización Mundial de la Salud y UNICEF. 2012. Countdown to 2015: Maternal, newborn and child survival: Building a future for women and children – Informe de 2012. 72 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
La desnutrición es un factor que provoca más de un tercio de las muertes infan- tiles y al menos la quinta parte de las muertes maternas.
En la mayoría de los países en los que se aplica la iniciativa Cuenta regresiva para 2015, más de un tercio de los niños presentan retraso en el crecimiento; el retraso en el crecimiento es un problema que afecta en mucha mayor medida a los niños pobres.
Son necesarios el compromiso político y un sistema nacional de salud sólido La existencia de un firme compromiso político y la asignación de recursos finan- cieros han permitido incrementar el nivel de cobertura de la vacunación en un promedio de más del 80% y lograr rápidos avances en la distribución de mosqui-teros impregnados con insecticida.
Las intervenciones que requieren un sistema de salud sólido, como atención cualifi- cada en el parto, por ejemplo, registran un avance más lento y menos homogéneo.
Para incrementar la cobertura de la atención sanitaria, el volumen de los servicios dispensados debe aumentar a un ritmo más rápido que el de la población.
La financiación nacional de la salud es un factor esencial; sin embargo, 40 países en los que se aplica la iniciativa Cuenta regresiva para 2015 destinan menos del 10% del gasto público al sector de la salud.
La mejora de la salud para todos implica la reducción de las desigualdades de la cobertura sanitaria Las necesidades son más imperiosas en las zonas rurales.
A nivel mundial, la población pobre tiene un menor acceso a los servicios de salud que la población rica.
Todas las partes interesadas deben: promover una financiación suficiente de la salud reproductiva y de la salud materna, neonatal e infantil; l evar a cabo investigaciones para identificar las intervenciones más efectivas y las estrategias innovadoras para la prestación de los servicios; respaldar los esfuerzos de los países para poner en práctica estrategias innova- doras que permitan incrementar el acceso de todos a una atención sanitaria rápida y de gran calidad.
exigir la rendición de cuentas y actuar con responsabilidad; construir un futuro mejor para millones de mujeres y niños.
Manual para parlamentarios 73
Ficha 2: Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionados
con la salud materna, neonatal e infantil

Todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas suscribieron los ODM en el año 2000.
Dos ODM conciernen directamente a la salud de las mujeres y los niños
El ODM 4 prevé la reducción en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, de la mor- talidad de los niños menores de cinco años.
El ODM 5 prevé la reducción en tres cuartas partes, entre 1990 y 2015, de la mor- talidad materna.
La consecución de otros cuatro ODM contribuye a mejorar la salud materna,
neonatal e infantil

El ODM 1 prevé la erradicación de la pobreza extrema y del hambre, reduciendo a la mitad la proporción de personas que sufren hambre y que tienen ingresos inferiores a 1 dólar por día.
Las tasas de mortalidad materna e infantil continuarán siendo elevadas mientras siga habiendo mujeres y niños pobres y malnutridos.
Los ODM 2 y 3 prevén que se logre la enseñanza primaria universal y se eliminen las desigualdades entre los sexos en la enseñanza primaria y secundaria, preferi-blemente para 2005, y en todos los niveles de la enseñanza a más tardar en 2015.
Asegurar la educación de las niñas durante al menos seis años mejora de forma espec-tacular y sistemática las tasas de atención prenatal y postnatal, así como las de supervivencia infantil. Las niñas que han recibido educación tienen una mayor autoes-tima, están menos expuestas a los riesgos de la infección por el VIH y a los actos de violencia o de explotación, y tienen mayor tendencia a difundir buenas prácticas de salud e higiene a sus familias y comunidades. Además, una madre instruida envía más fácilmente a sus hijos a la escuela26.
El ODM 6 prevé haber detenido y comenzado a reducir la propagación del VIH/ SIDA en 2015.
Frenar las muertes debidas al VIH/SIDA y la malaria entrañaría una mejora significa-tiva de la salud materna, neonatal e infantil y contribuiría a reducir los problemas de salud y nutrición debidos al VIH y la malaria tanto en la madre como en el niño. 26 UNICEF, Estado Mundial de la Infancia 2004: Salud materna. http://www.unicef.org/spanish/sowc04/sowc04_ contents.html Consultado el 11 de octubre de 2012.
74 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Ficha 3: Principales módulos de intervenciones en favor de
la salud materna, neonatal e infantil27

A. Resumen de los principales módulos de intervenciones en favor de la salud materna, neonatal e infantil – Planificación familiar La planificación familiar permite a las mujeres decidir, junto con su pareja, el momento del embarazo. Permite reducir en casi un tercio (32%) el número de muertes maternas y el 10% de los fallecimientos de recién nacidos y niños. Los preservativos, que son una opción de planificación familiar, pueden evitar hasta el 80% de las infecciones por el VIH si se usan correcta y sistemáticamente.
Necesidades de anticonceptivos satisfechas (proporción de mujeres de entre 15 y 49 años casadas o en pareja y cuyas necesidades de planificación familiar están cubier-tas, es decir, que no desean tener más hijos o quieren esperar al menos dos años antes de tener otro hijo y utilizan algún método anticonceptivo).
Nivel de intervención
DOMICILIO/COMUNIDAD Educación sanitaria para mujeres, familias y comunidades locales.
Sensibilización general de todos los miembros la comunidad.
Acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluidos los grupos prioritarios (adolescentes, por ejemplo).
Vigilancia de los signos de violencia doméstica y sexual y remi- sión del caso a servicios especializados.
ASISTENCIA SANITARIA DE Todo lo que precede y además: asesoramiento sobre todos los métodos de planificación familiar; pruebas de detección del VIH y asesoramiento en caso de preservativos (para hombres/para mujeres) – planificación familiar/protección contra el VIH; detección/lucha contra la violencia doméstica y sexual; apoyo y orientación a las parejas estériles; remisión del caso a servicios especializados.
SERVICIOS ESPECIALIZADOS Todo lo que precede y además: tratamiento de patologías; prestación de ciertos métodos de planificación familiar (ligadura de trompas /vasectomía, etc.); atención a las parejas estériles, incluidos los casos en que un miembro de la pareja es seropositivo (VIH).
Manual para parlamentarios 75
B. Resumen de los principales módulos de intervenciones en favor de la salud materna, neonatal e infantil – Aborto en condiciones seguras En los países en los que la interrupción del embarazo es legal, es importante asegurar el acceso a servicios de aborto en condiciones seguras, así como a un tratamiento en caso de complicaciones derivadas de un aborto espontáneo o practicado en condiciones de riesgo. Todas las organizaciones que trabajan en el sector de la salud reproductiva deben poder identificar los riesgos asociados a un aborto ilegal y remitir a jóvenes y mujeres a servicios que puedan proporcionarles una atención adecuada.
En relación con el aborto, debe ofrecerse asesoramiento sobre los métodos anticon-ceptivos así como acceso a exámenes y tratamientos, y remitirse los casos de problemas de salud reproductiva a centros especializados. Los servicios de aborto en condiciones de seguridad permiten evitar la casi totalidad de muertes (70.000) y discapacidades (5 millones) debidas a abortos practicados en malas condiciones.
No hay indicadores básicos recomendados relativos al aborto en condiciones seguras. Los indicadores pertinentes se refieren al porcentaje de personas formadas para prac-ticar interrupciones del embarazo en condiciones seguras, dentro de los límites previs-tos por la ley, y al porcentaje de establecimientos sanitarios en los que se proporciona ese servicio, también dentro de los límites previstos por la ley; al tratamiento de las complicaciones derivadas de un aborto; a la tasa de hospitalización por edad por cada 1.000 mujeres que han sufrido un aborto en malas condiciones, y la tasa de mortali-dad materna atribuida a un aborto.
Nivel de intervención
DOMICILIO/COMUNIDAD Educación sobre la salud dirigida a las mujeres, las familias y las comunidades locales: salud sexual y reproductiva, incluida la práctica de sexo seguro, planificación familiar, embarazos no deseados, relaciones sexuales forzadas, consecuencias de la práctica de sexo no seguro, fundamento jurídico de la inte-rrupción del embarazo y consecuencias del aborto practicado en malas condiciones.
Disponibilidad de servicios de planificación familiar, test de embarazo y servicios de práctica de aborto en condiciones seguras.
Distribución de métodos anticonceptivos, identificación de los signos de violencia doméstica y sexual y remisión a centros especializados. Detección, primeros auxilios y remisión rápida a centros espe- cializados de mujeres que presenten signos de complicaciones derivadas de un aborto practicado en malas condiciones. 76 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Nivel de intervención
ASISTENCIA SANITARIA DE Todo lo que precede y además: asesoramiento sobre todo tipo de métodos de planificación evacuación uterina durante el primer trimestre y en caso de aborto incompleto; diagnóstico y tratamiento de las complicaciones corrientes derivadas de un aborto, como infección, hemorragia y lesiones; remisión a un centro especializado para el tratamiento oportuno de complicaciones derivadas de un aborto; diagnóstico y tratamiento de enfermedades de transmisión SERVICIOS ESPECIALIZADOS Todo lo que precede y además: evacuación uterina después del primer trimestre de embarazo; tratamiento de mujeres que presentan complicaciones derivadas suministro de todos los métodos anticonceptivos, incluida la ligadura de trompas.
C. Resumen de los principales módulos de intervenciones en favor de la salud materna, neonatal e infantil – Atención durante el embarazo La realización de los objetivos sobre atención durante el embarazo establecidos por el Consenso Mundial para la Salud Materna, Neonatal e Infantil permitirá, mediante intervenciones simples, salvar la vida de alrededor de un mil ón de mujeres que sufren complicaciones durante el embarazo o en el parto.
Indicadores (principales indicadores recomendados en la Estrategia Mundial)
Tasa de mortalidad materna (número de muertes por cada 100.000 nacidos vivos) (indicador de los ODM).
Cobertura de atención prenatal (porcentaje de mujeres de entre 15 y 49 años que han tenido un hijo vivo y que han recibido atención prenatal de personal cualifi-cado al menos en cuatro ocasiones durante el embarazo).
Tratamiento profiláctico antirretroviral para mujeres con el VIH embarazadas, a fin de evitar la transmisión del VIH al hijo y tratamiento antirretroviral para las mujeres que lo requieran.
Nivel de intervención
DOMICILIO / COMUNIDAD Información y asesoramiento dirigidos a las mujeres, sus parejas y los miembros principales de la familias sobre autoasistencia, nutrición, sexo seguro, VIH, lactancia, planificación familiar, utilización de mosquiteros impregnados con insecticida.
Manual para parlamentarios 77
Nivel de intervención
Planificación de los nacimientos, consejos relativos al trabajo, signos de peligro y preparación para situaciones de emergencia.
Prestación de apoyo en los tratamientos preventivos, incluidos los tratamientos para el VIH.
Evaluación de los signos de violencia doméstica y remisión a ASISTENCIA SANITARIA DE Todo lo que precede y además: confirmación del embarazo; controles periódicos de la mujer y del feto, incluida la situación detección de problemas que complican el embarazo (anemia, hipertensión, hemorragia, presentación fetal anómala, emba-razo múltiple); vacunación contra el tétanos, prevención y control de la anemia (suplemento de hierro y ácido fólico); test y tratamiento de la sífilis (de la mujer y de su pareja); tratamiento de complicaciones leves y moderadas del embarazo (anemia leve o moderada, infección del tracto urinario, infec-ción vaginal); tratamiento de complicaciones graves (pre-eclampsia, eclampsia) antes de la remisión a centros especializados; prestación de apoyo a las mujeres con VIH o que son víctimas de actos de violencia. En caso necesario: test del VIH y asesoramiento, prevención de la transmisión del VIH de la madre al hijo, consejos sobre alimentación de los niños, tratamiento preventivo intermitente de la malaria y promoción de los mosquiteros impregnados con insecticida, tratamientos vermífugos, evaluación de las mutilaciones genitales femeninas, tratamiento de infecciones oportunistas leves y moderadas, tratamiento de casos simples de malaria.
SERVICIOS ESPECIALIZADOS Todo lo que precede y además: tratamiento de complicaciones graves del embarazo (anemia, pre-eclampsia grave, eclampsia, hemorragia, infecciones, otras complicaciones médicas).
tratamiento de complicaciones derivadas de un aborto.
tratamiento de casos de presentación fetal anómala, embarazos En caso necesario: tratamiento de casos graves de infección por el VIH y de formas graves de malaria.
78 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
D. Resumen de los principales módulos de intervenciones en favor de la salud materna, neonatal e infantil – Atención durante el parto La atención eficaz durante el parto permite reducir en un 95% los riesgos de morta-lidad y morbilidad grave de la madre por las complicaciones del parto y en 40% las muertes neonatales por asfixia. Las hemorragias posparto pueden reducirse en un 67%.
Indicadores (indicadores principales recomendados en la Estrategia Mundial)
Tasa de mortalidad materna (número de muertes por cada 100.000 nacidos vivos) (indicador de los ODM).
Asistencia de personal cualificado durante el parto (porcentaje de nacidos vivos en un parto asistido por personal sanitario cualificado).
Atención posterior al parto para las madres y los bebés (porcentaje de madres y bebés que reciben atención durante los dos días posteriores al parto).
Nivel de intervención
DOMICILIO/COMUNIDAD Posibilidad de que la mujer sea acompañada al centro asisten- cial por una persona de su elección. Prestación de apoyo para la asistencia al resto de la familia.
Ayuda para el transporte.
ASISTENCIA SANITARIA DE Todo lo que precede y además: asistencia durante el parto (diagnóstico, control del avance del parto, bienestar de la madre y del feto por medio de un parto-grama), prevención de las infecciones, cuidados de apoyo y alivio del dolor, detección de problemas y tratamiento de complicaciones; inicio de la lactancia; reanimación de recién nacidos; ayuda activa durante la etapa expulsiva; atención postnatal inmediata; seguimiento y evaluación del bienestar de la madre, preven- ción y detección de complicaciones (hipertensión, infecciones, hemorragia, anemia); tratamiento de anomalías y complicaciones (parto prolongado, extracción con ventosa obstétrica, presentación de nalgas, episiotomía); tratamiento de complicaciones graves antes de la remisión a un centro especializado (parto difícil, sufrimiento fetal, parto prematuro, graves hemorragias durante y después del parto); apoyo a la familia en caso de muerte materna o perinatal; asesoramiento sobre planificación familiar, incluida la inserción de dispositivos intrauterinos.
Manual para parlamentarios 79
En caso necesario: administración de vitamina A a la madre; test del VIH y aseso- ramiento; prevención de la transmisión del VIH de la madre al hijo en el momento del parto; asesoramiento y apoyo sobre el modo de alimentación del lactante; atención sanitaria de mujeres con el VIH/tratamiento antirretroviral.
SERVICIOS ESPECIALIZADOS Todo lo que precede y además: tratamiento de complicaciones graves en el momento del parto e inmediatamente después: cesáreas, transfusiones de sangre, histerectomía; inducción y aceleración del parto; trata-miento de otras complicaciones obstétricas.
E. Resumen de los principales módulos de intervenciones en favor de la salud materna, neonatal e infantil – Atención posparto y atención a los recién nacidos (módulos combinados) La atención posparto comprende medidas de promoción de la salud y medidas pre-ventivas durante un período de entre 24 horas y seis semanas después del parto, en particular el tratamiento de las complicaciones, la prestación de ayuda a la madre en materia de planificación familiar, la atención y el asesoramiento sobre el VIH, en caso necesario, y ayuda a la lactancia materna. Un elemento esencial de la atención del recién nacido es la detección precoz y el tratamiento de los problemas, en particular para los bebés prematuros y con bajo peso al nacer. Teniendo en cuenta que las septicemias son una causa importante de mortalidad materna, un tratamiento precoz permitiría reducir el 90% de las muertes. La atención postnatal puede salvar hasta 2 millones de recién nacidos cada año.
Tasa de mortalidad de los niños menores de cinco años, con indicación de la pro- porción de fallecimientos de recién nacidos (número de muertes por cada 1.000 nacidos vivos) (indicador de los ODM).
Atención postnatal de las madres y los recién nacidos (porcentaje de madres y bebés que reciben atención durante los dos días siguientes al parto).
Lactancia exclusiva durante seis meses (porcentaje de niños de edades compren- didas entre los 0 y los 5 años alimentados exclusivamente con leche materna).
80 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Otros indicadores se refieren al porcentaje de mujeres que son dadas de alta en menos de 24 horas tras el parto, reciben atención posparto durante siete días después del parto y utilizan un método anticonceptivo moderno seis semanas después del parto.
Nivel de intervención
Todas las intervenciones durante el embarazo (véase supra), en particular planificación familiar/espaciamiento de los embarazos / utilización de mosquiteras impregnadas con insecticida.
Apoyo a la lactancia materna exclusiva.
Métodos de eliminación/lavado seguro de compresas (madre) y protección térmica (recién nacido).
Reposo y aligeramiento de la carga de trabajo.
Detección de los signos de peligro, incluida la depresión posparto. Vigilancia de los signos de violencia doméstica y sexual y remi- sión a centros especializados.
Estimulación del recién nacido, juegos.
Apoyo a las mujeres con el VIH y con tratamientos antirretrovirales.
Notificación de los nacimientos y los fallecimientos (registro civil).
Seguimiento de la transmisión del VIH de la madre al hijo, en caso necesario.
ASISTENCIA SANITARIA DE Todo lo que precede y además: (atención posparto) evaluación del bienestar de la madre, incluida la nutrición; prevención y detección de complicaciones (infecciones, san- prevención y control de la anemia (suplementos de hierro y suministro de métodos anticonceptivos; tratamiento de algunos problemas (anemia leve y moderada, depresión posparto leve, mastitis); tratamiento de ciertos problemas antes de la remisión a un centro especializado (hemorragia posparto grave); registro y notificación; promoción, protección y ayuda a la lactancia materna exclusiva.
(atención neonatal) profilaxis de las infecciones oculares, vacunación, tratamiento de presunción para la sífilis congénita; tratamiento de infecciones locales (piel, cordón, ojos, boca); examen, tratamiento inicial y remisión a un centro especializado de los recién nacidos con signos de enfermedad, lesiones o malformación graves; atención de bebés prematuros y con bajo peso al nacer que no presenten problemas respiratorios: promoción de la lactancia materna, método madre canguro; en caso necesario: tratamiento del VIH y la malaria.
Manual para parlamentarios 81
Nivel de intervención
SERVICIOS ESPECIALIZADOS Todo lo que precede y además: tratamiento de todas las complicaciones (casos graves de anemia, hemorragia, infecciones y depresión posparto); ligadura de trompas y vasectomía /implantes anticonceptivos; tratamiento de recién nacidos con problemas graves (bebés prematuros con problemas respiratorios o incapaces de alimen-tarse por vía oral, infecciones graves, asfixia perinatal, ictericia grave, malformaciones, etc.).
F. Resumen de los principales módulos de intervenciones en favor de la salud materna, neonatal e infantil – Atención en la primera infancia Cinco enfermedades y patologías son la causa directa de más del 90% de todas las muertes de niños menores de cinco años: la neumonía, el sarampión, la diarrea, la malaria y un conjunto de patologías neonatales (relacionadas con el desarrollo del embarazo o con problemas en el parto). La eficacia a gran escala de las intervenciones principales que se enumeran a continuación está probada, y la mayor parte de ellas pueden realizarse a nivel de la comunidad local o en un centro sanitario. Las interven-ciones que aseguran una estimulación o protección precoces tienen una repercusión directa en la buena salud infantil.
Tasa de mortalidad de niños menores de cinco años (número de muertes por cada 1.000 nacidos vivos) (indicador de los ODM).
Administración de tres dosis de vacuna combinada contra la difteria, la tos ferina y el tétanos (porcentaje de niños de entre 12 y 23 meses que han recibido tres dosis de esta vacuna combinada).
Tratamiento antibiótico de la neumonía (porcentaje de niños de entre 0 y 59 meses que presentan síntomas de neumonía y reciben antibióticos) Nivel de intervención
DOMICILIO/COMUNIDAD Promoción y ayuda a la lactancia materna exclusiva; alimenta- ción complementaria adecuada; estimulación del niño y juego; lavado de manos; higiene y eliminación adecuada de las heces; reconocimiento de los signos de enfermedad y recurso opor-tuno a la atención sanitaria; cuidados a domicilio durante la enfermedad.
82 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
Nivel de intervención
Suministro y promoción de mosquiteros impregnadas con Identificación y remisión a centros sanitarios de los niños que presenten síntomas de una enfermedad grave. Identificación y tratamiento de la diarrea, la neumonía y la malaria.
ASISTENCIA SANITARIA DE Todo lo que precede y además: vacunación; identificación y remisión a otros centros sanitarios de los niños que presenten síntomas de padecer una enfermedad grave; tratamiento integrado de las enfermedades prevalentes de la infancia (diarrea, neumonía, fiebre, malaria y sarampión, desnutrición grave severa sin complicaciones); evaluación del estado nutricional y asesoramiento sobre aporte de micronutrientes; inscripción y notificación; en caso necesario: test del VIH y asesoramiento (diagnóstico precoz del niño), tratamiento profiláctico con cotrimoxazol, tratamiento antirretroviral.
SERVICIOS ESPECIALIZADOS Tratamiento de niños con una enfermedad grave.
Tratamiento de niños que sufren malnutrición con complicaciones.
Manual para parlamentarios 83
Ficha 4: Seguimiento de los recursos financieros –
compromisos internacionales28

El seguimiento de los recursos financieros proporciona información inestimable sobre cuya base es más fácil exigir a los gobiernos que rindan cuentas ante los ciudadanos. Permite determinar si los países han asignado los fondos a los ámbitos prioritarios conforme a los planes de salud nacionales, establecer políticas bien fundamentadas y establecer una conexión entre el dinero gastado y los resultados obtenidos. El segui-miento de los recursos financieros permite también determinar si la ayuda financiera externa de los asociados para el desarrollo se ajusta a los compromisos contraídos.
La Comisión sobre la Información y la Rendición de Cuentas para la Salud de la Mujer y el Niño se estableció para respaldar la aplicación de la Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer y el Niño. Tiene por objeto proponer un marco que ayudará a los países a controlar a dónde van los recursos, de qué manera se emplean y qué resul-tados generan.
La Comisión ha formulado las tres recomendaciones siguientes a los gobiernos nacio-nales que trabajan para mejorar la salud de las mujeres y los niños.
Recomendación 1: Hacer un seguimiento de los recursos financieros asignados al
sector de la salud, en particular a los servicios de salud reproductiva, materna, neo-
natal e infantil:

concertando pactos con todos los asociados para el desarrol o que desean traba- jar en un país concreto a fin de asegurar que elaboren informes, según un modelo acordado, sobre los gastos en materia de salud financiados por fondos externos; efectuando un seguimiento de dos indicadores globales: i) gastos totales en salud por fuente de financiación, por habitante y ii) gastos totales en salud reproduc-tiva, materna, neonatal e infantil por fuente de financiación, por habitante; comunicando las informaciones disponibles a nivel nacional, regional e interna- cional a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que las incluya en su base de datos relativa a gastos en salud29.
29 Esas informaciones pueden consultarse en las siguientes bases de datos de la OMS: base de datos sobre gas- tos mundiales en salud (http://apps.who.int/nha/database/PreDataExplorer.aspx?d=2); datos sobre cuentas nacionales de salud, evolución en el tiempo, por países (www.who.int/nha/country/en/); datos sobre la salud por países (http://apps.who.int/ghodata/).
84 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil
En su Informe, la Comisión señala que los "parlamentos desempeñan un importante papel para exigir a los gobiernos que rindan cuentas sobre los informes relativos al gasto de los recursos" (Informe de la Comisión, pág. 15).
Recomendación 2: Examen (idealmente con periodicidad anual) de los gastos en
salud en general y de los gastos en salud reproductiva, materna, neonatal e infan-
til, en particular. Esos gastos deben guardar relación con:

las cantidades presupuestadas en los planes nacionales de salud y por los asocia- dos para el desarrollo; los objetivos de equidad y de respeto de los derechos humanos, mediante el desglose de los gastos en salud en función de la situación socioeconómica y otras variables demográficas o geográficas con el fin de determinar en qué medida los gobiernos cumplen sus compromisos de garantizar el derecho a la salud (véase el recuadro de la Sección 1 titulado "Principales compromisos y resoluciones en mate-ria de salud materna, neonatal e infantil"); los resultados obtenidos (por ejemplo, cobertura de la vacuna contra la difteria, la tos ferina y el tétanos, asistencia en el parto, porcentaje de niños que reciben un suplemento de vitamina A), indicando si se ha hecho un uso óptimo de los recursos.
En su Informe, la Comisión señala que los "parlamentos de muchos países tienen poder para realizar esa función de examen. Las iniciativas dirigidas a reforzar la capacidad de los países para destinar recursos a las mujeres y los niños deberían contar con la partici-pación de los parlamentos". (Informe de la Comisión, pág.17).
Recomendación 3: Establecer, de aquí a 2015, un mecanismo de rendición de cuentas
que permita supervisar el gasto de los recursos. Este tipo de mecanismos puede
fomentar una mayor rendición de cuentas y permitir que se reconozcan los éxitos
y se corrijan los malos rendimientos.

En su Informe, la Comisión indica que el establecimiento de una comisión encargada de la salud de la madre y el niño es una de las opciones que permiten reforzar los mecanis-mos de examen en los países. Esta comisión podría estar presidida por el Jefe del Estado o del Gobierno y rendiría cuentas al parlamento, y podría incluir a representantes de todos los ministerios competentes y contar con la participación de actores no gubernamentales. "Los más altos niveles de poder político, en particular los parlamentos nacionales, debe-rán velar por que los resultados de esos exámenes sirvan de base a los planes nacionales ulteriores, teniéndose en cuenta los compromisos presupuestarios, el calendario y otras medidas de rendición de cuentas". (Informe de la Comisión, pág. 18).
Manual para parlamentarios 85
El mecanismo descrito puede complementarse con otras herramientas como, por ejemplo, exámenes parlamentarios, exámenes anuales del sector de los servicios, asambleas nacionales de la salud, procesos dirigidos por la sociedad civil, protocolos de acuerdo, códigos de conducta, etc.). Es importante que la herramienta elegida no se limite a la realización de un simple seguimiento, sino que sirva para efectuar un examen crítico (incluido un estudio técnico de la calidad de los datos) y que se apli-quen medidas correctivas que ayuden a mejorar los resultados. Para garantizar una rendición de cuentas eficaz, esos mecanismos deben contar con la participación de representantes de los ámbitos político, técnico, académico y de la sociedad civil.
86 Acción de los parlamentarios en favor de la salud materna, neonatal e infantil

Source: http://www.testezmoi.ch/PDF/publications/mnch-s.pdf

Operative risks of digestive surgery in cirrhotic patients

ARTICLE IN PRESS Gastroentérologie Clinique et Biologique (2009) xxx, xxx—xxx Vous êtes autorisé à consulter ce document mais vous ne devez en aucun cas le télécharger ou l'imprimer. Operative risks of digestive surgery incirrhotic patients Risque opératoire du patient cirrhotique en chirurgie digestive

himacsuk.co.uk

Fabrication Guidelines Fabrication Guidelines Table of contents Section 1 Safety Rules When handling HI-MACS® Section 2 HI-MACS® Colours Product availability HI-MACS® Adhesive colours Section 3 Sheet Specification Specification Data Sheet Chemical Resistance Section 4 Health & Safety