Medical Care |

Medical Care

##SEVER##

/w/webveterinaria.com1.html

Webveterinaria.com

Hipotiroidismo canino Autor: Porfirio Trápala Arias.
Médico Veterinario en Ciencias VeterinariasDiplomado en Dermatología VeterinariaCatedratico de la Materia de Clínica de Perrose Inmunología en C.E.U.
Practica Privada Clinica Veterinaria "Alhaurín"Monterrey, N.L. México. (81) 84009813 y 85Email: porfiriotrapala@aol.com El hipotiroidismo se define como la falta de secrección o de acción hormonal por la glándula tiroides, siendo esta una de las endocrinopatías más frecuentes en el perro.
El cuadro clínico es muy variable y casi cualquier sistema corporal puede estar afectado. Aunque el hipotiroidismo es raramente un Paciente hipotiroideo.
Cortesía: MVZ Esp. Luis R. Nolasco ®Virbac diagnóstico de emergencia, sí que es importante sospechar de esta enfermedad cuando estamos frente a síndromes asociados a una insuficiencia tiroidea, ya que puede ser la causa de anorma- lidades hematológicas, infecciones recurrentes, trastornos musculo-esqueléticos y anormalidades reproductoras y gastro-intestinales. Además, debe prestarse especial atención al diagnóstico preciso de esta enfermedad ya que existen enfermedades que afectan a los resultados de los tests laboratoriales.
Imagen microscópica de folículos tiroideos normales. Cortesía: Histolab Veterinaria. Dr. José Hervas Rodriguez®.
La prevalencia estimada de esta endocrinopatía oscila entre el 0,2 y el 0,64% y a la que se ha atribuido una amplia gama de síntomas. El diagnóstico requiere pruebas específicas que han de interpretarse para establecer un diagnóstico correcto. Para esto es necesario conocer los muchos factores que afectan a la función tiroidea. El tratamiento es relativamente sencillo y el pronóstico es, por norma general, bueno.
.continúa en el interior En el 95% de los casos, se trata de una afección primaria, generalmente provocada por una tiroiditis linfocitaria o por atrofia idiopática y, de forma ocasional, por neoplasias tiroideas.
La tiroiditis linfocitaria es una alteración inmunomediada, cuyos factores desenca-
denantes no están aún suficientemente definidos. Se caracteriza por una infiltración
difusa de linfocitos, células plasmáticas y macrófagos en la glándula tiroides.
La atrofia idiopática de la glándula tiroides, por su parte, es un desorden
degenerativo primario, caracterizado por la pérdida del parénquima tiroideo, el cual
es reemplazado por tejido adiposo.
El hipotiroidismo secundario a la hiposecreción de TSH es muy poco frecuente, pudiendo ocurrir, de forma natural, por traumatismos o neoplasias en la hipófisis o bien ser consecutivo a un uso prolongado de glucocorticoides. La hiposecreción de TSH provoca atrofia del tejido tiroideo y, consecuentemente, reducción de la síntesis de hormonas tiroideas.
Factores predisponentes Los signos clínicos generalmente se desarrol an durante la edad media (1-6 años). Las razas con predisposición, así como las razas grandes y gigantes, presentan signos a una edad más joven. No hay predilección en cuanto al sexo.
Publicación Trimestral de Actualización Científica y Tecnológica No. 16 Guadalajara Jalisco México. Realizado por VIRBAC MÉXICO S.A. de C.V. División Animales de Compañía Foto cortesía.
Foto cortesía.
Fig.2 Aumento de peso sin polifagia.
Zonas alopécicas en la cola Porfirio Trápala.
(cola de rata).
Porfirio Trápala.
La seborrea generalizada es también uno de los signos característicos y más precoces. El hipotiroidismo afecta prácticamente a todos los órganos, existiendo una gran variabilidad en cuanto a los signos La piel puede estar seca y escamosa (seborrea seca), aunque en clínicos. Las manifestaciones de la enfermedad provienen de ocasiones puede tener apariencia grasienta (seborrea oleosa). la reducción del metabolismo celular y de sus efectos sobre el Así mismo, se observa hiperpigmentación, inicialmente en lasestado anímico. Los animales suelen mostrar un cierto grado áreas alopécicas, haciéndose, posteriormente, más generalizada de letargia, intolerancia al ejercicio, debilidad y propensión y simétrica.
a ganar peso que no se corresponde con un aumento del apetito y la ingesta de alimento. (Fig. 2) Las alteraciones cutáneas no son pruriginosas per se, aunque en caso de existir prurito, éste es atribuible a una pioderma Estos signos, unidos a alteraciones de los sistemas repro- secundario debido a una alteración de los mecanismos de ductivos, neuromuscular y las alteraciones cutáneas, son defensa locales por problemas de seborrea o por alteraciones las manifestaciones más habituales.
Signos dermatológicos Ocasionalmente puede aparecer un pioderma superficial o profundo. El hipotiroidismo puede ser un factor de riesgo Las anormalidades dermatológicas, particularmente alopecia para el desarrollo de esta alteración, ya que la inmunidad y seborrea, aparecen en el 60% de los casos de hipotiroidismo. local y sistémica pueden estar alteradas. Estudios en pacientes Inicialmente, las alopecias son localizadas y asimétricas, humanos y otros animales han mostrado aumentos leves en afectando a áreas del dorso y la cola, pero a medida que la función inmunitaria en casos de hipotiroidismo. En perros progresa la enfermedad, suelen adoptar el patrón característico con piodermas recurrentes o por Malassezia pachydermatis de alopecias simétricas y bilaterales que afectan al tronco, debe descartarse el hipotiroidismo a menos que haya otra quedando libre, generalmente, la cabeza y las extremidades causa evidente.
distales. No obstante, en algunas razas gigantes, puede aparecer una alopecia en las extremidades que respeta el Cuando hay un acúmulo excesivo de glucosaminoglicanos tronco. El pelo aparece apagado, seco, áspero, quebradizo y (ácido hialurónico), en la dermis aparece un mixedema duro fácilmente depilable, apreciándose un incremento de su caída que no deja huella al ejercer presión. Este tipo de edema y una renovación pilosa escasa o nula. La piel se encuentra es más evidente en la región facial y es el responsable de engrosada y esponjosa, formando pliegues más evidentes en la expresión trágica típica. La aparición de estos sígnos es la cabeza (expresión trágica) y extremidades distales, debido gradual, pasando en muchas ocasiones desapercibidos para al acúmulo de proteínas y mucopolisacáridos en la dermis.
Foto cortesía.
Foto cortesía.
Piel engrosada, esponjosa.
Alopecia troncal, difusa Porfirio Trápala.
afectando al tronco.
Porfirio Trápala.
Parálisis facial Foto cortesía.
MVZ. Dipl. Porfirio Trápala.
Signos neuromusculares En algunos animales, predominan los cuadros neuromusculares. Este tipo de disfunción se caracteriza por debilidad progresiva, rigidez, disminución de la conciencia propioceptiva y atrofia y consunción muscular, como consecuencia de la reducción en el metabolismo energético y del recambio proteíco, lo que conl eva una reparación y sustitución limitadas de las proteínas musculares. Las anomalías neurológicas incluyen neuropatías localizadas, tales como disfunción del nervio facial y vestibular, por deposición de mucina sobre las fibras nerviosas y alrededor de las mismas, megaesófago y parálisis faríngea. Estos dos últimos signos son manifestaciones de la enfermedad neuromuscular generalizada, más que de la reducción de los niveles de hormonas tiroideas, pues no se ha demostrado que se resuelvan con el tratamiento de sustitución. Se cree que la predisposición a desarrollar ateroesclerosis como consecuencia de los desequilibrios lipídicos que padecen los pacientes hipotiroideos, junto con la hipoxia cerebral y los microinfartos, son los causantes de alteraciones a nivel del sistema nervioso central, evidenciándose signos como ataxia.
Signos reproductivos Estas alteraciones están inadecuadamente documentadas en la biblio- grafía. Así, en ocasiones, se sobrediagnostican alteraciones reproductivas asociadas al hipotiroidismo, tales como infertilidad, acortamiento del estro, prolongación del anestro y galactorrea por hiperprolactinemia, en las hem-bras, y atrofia testicular, oligospermia e, incluso, azoospermia, en los machos.
Signos cardiovasculares Las alteraciones cardíacas son inusuales en la presentación clínica del hipotiroidismo. Ocasionalmente, podemos evidenciar signos de alteración a nivel cardíaco, tales como bradicardia, reducción del choque de punta, pulso débil, escasa amplitud de las ondas P y R y fal o en la contractibilidad cardíaca, reflejado en una disminución en la fracción de acortamiento a Depósito de líquidos Foto cortesía.
nivel ecocardiográfico. Estas alteraciones se resuelven progresivamente tras Porfirio Trápala.
el tratamiento, a no ser que exista un fallo cardíaco de base.
En perros hipotiroideos pueden aparecer varias lesiones oculares secun- darias a la hiperlipidemia. Lo más frecuente es la lipidosis corneal, que se manifiesta como opacidades centrales o arciformes periféricas, generalmente libres de vascularización. El tratamiento detiene la progresión de los depósitos, pero no afecta significativamente a la opacificación corneal.
1. Obtención de sangre previamente a la estimulación, para determinar los valores de T4 basal.
Generalmente, durante la anamnesis y exploración, se detectarán signos sistémicos compatibles con hipotiroidismo: 2. Administrar TSH (0,1 UI/Kg.) IV hasta una dosis máxima cierto grado de letargia, intolerancia al ejercicio y una propen- de 5 UI/ perro y siempre por encima de la unidad, aunque sión a ganar peso que no se corresponde con un aumento del el perro tenga un peso inferior a los 10 kg. Se suele utilizar apetito o de la ingesta.
tirotropina bovina.
Estos signos clínicos, unidos a alteraciones de los sistemas 3. A las seis horas, valorar los niveles de T4 en suero.
reproductivo y neuromuscular, y las modificaciones cutáneas descritas, permiten una primera aproximación diagnóstica al 4. En animales normales, el valor de T4 se duplica o, como proceso. No obstante, el diagnóstico definitivo sólo se logrará mínimo, se sitúa en el extremo inferior del rango normal. con una serie de pruebas laboratoriales. En este sentido, la Aquel os animales con valores de T4 post-estimulación biopsia cutánea puede revelar un gran número de alteraciones inferior a 1.5 ug/dl se consideran hipotiroideos. no específicas, pero compatibles con endocrinopatías. Así, anomalías tales como atrofia folicular, hiperqueratosis Otros métodos diagnósticos menos utilizados son: dérmica, melanosis epidérmica y presencia de gran cantidad de folículos en telogén, serían los hallazgos histopatológicos EL EXAMEN HISTOLOGICO DEL TEJIDO TIROIDEO compatibles con este proceso. (claro se requiere de un OBTENIDO POR BIOPSIA, el cual resulta fiable para patólogo que este relacionado con la anatomía del perro).
diagnosticar hipotiroidismo primario en perros.
BIOQUÍMICA HEMÁTICA EXAMEN HISTOLÓGICO DE PIELLugar de biopsia: es preferible a partir de áreas antiguas La característica de la bioquímica hemática del hipotiroidismo de lesión en las que exista alopecia marcada y mínima es la hipercolesterolemia (260-1000 mg/dl), encontrándose inflamación. Se deben evitar lesiones asociadas a pioderma con menor frecuencia hipertrigliceridemia. El hemograma clásico revela una anemia normocítica, normocrómica no regenerativa, que no siempre está presente.
Imagen microscópica: la epidermis y el infundíbulo folicularaparecen moderadamente hiperplásicos con hiperpigment- La concentración sérica de los niveles de hormona tiroidea es ación epidérmica y discreta a moderada hiperqueratosis. fundamental para el diagnóstico de esta enfermedad, siendo En dermis se aprecia un infiltrado inflamatorio perivascular, más precisos los valores de T4 que los de T3, puesto que esta difuso o perianexal de tipo mixto y de intensidad variable última tiene una localización predominantemente intracelular en función de la existencia de pioderma secundaria. La y es secretada en reducidas cantidades por el tiroides, en porción más profunda del folículo piloso aparece atrófica y comparación con la T4.
normalmente aparece en fase de telogén.
Si los valores de T4 se encuentran dentro de la normalidad, se puede afirmar que el animal no es hipotiroideo. Sin Imagen microscópica de Cortesía: Histolab Fig.8 hiperplasia del infundíbulo Veterinaria. Dr. José embargo, el hecho de que las concentraciones de T4 en Hervas Rodriguez ®.
suero sean bajas no permite afirmar, de forma tajante, el diagnóstico de hipotiroidismo, pues diversas enfermedades no tiroideas (insuficiencia renal, diabetes mellitus, hepatitis, hiperadrenocorticismo) y el tratamiento con ciertos fármacos (glucocorticoides, furosemida, antiepilépticos, fenilbutazona, entre otros) provocan bajas concentraciones séricas de hormona tiroidea.
La confirmación de hipotiroidismo cuando se han detectado bajas concentraciones séricas de T4 se basa en la prueba de estimulación provocada con TSH, cuyo protocolo es el que sigue.
LA MEDICIÓN DE TIROXINA LIBRE (FT4), que es la forma no conjugada con las proteínas plasmáticas frecuencia de administración, o considerar la posibilidad de y que presenta actividad biológica, también puede una absorción inadecuada de la levotiroxina sódica.
contribuir al diagnóstico. La medición aislada de FT4 en seres humanos, mediante cámara de diálisis, posee El tratamiento a base de liotironina sódica (T3) no se una precisión diagnóstica de casi el 90%, pues refleja de forma más constante el estado tiroideo. Sin embargo, en medicina veterinaria, su valoración se lleva a cabo por RIA Control del paciente hipotiroideo y no aporta más datos que la medición de T4 total.
En el caso de una respuesta inadecuada al tratamiento, en VALORES DE K TIROIDEO. Se calcula que a partir de los el desarrollo de signos hipertiroideos o cuando se utilizan valores de colesterol y FT4, el valor de K puede diferenciar medicamentos que pueden influir sobre el medicamento algunos animales normotiroideos de otros hipotiroideos tiroideo. El protocolo consiste en esperar un mes depués sin tener que recurrir a la estimulación con TSH.
de iniciar el suplemento con levotiroxina para realizar las pruebas, en las cuales se toma sangre a la 0 y la 6ª y a la 8ª hora despues de la administracion de T4.
La interpretación es de la siguiente manera: 1. Niveles normales antes y después de la administración del medicamento: no se necesitan cambios en la suplementación pero reevaluar el diagnóstico si persisten los signos.
2. Nivel normal antes y nivel aumentado después de la administración del medicamento: no se necesitan cambios en la suplementación, pero si hay tirotoxicosis, disminuir la dosis.
3. Nivel bajo antes y nivel normal o aumentado después de la administración del medicamento: aumentar la frecuen-cia de administración si se da la T4 una vez al día o la T4, dos veces al día, o aumentar la dosis si se da la T4 dos veces al día.
LEVOTIROXINA SÓDICA (T4) 5. Niveles bajos antes y después de la administración Es el suplemento tiroideo inicial de elección. Este suplemento del medicamento: aumentar la dosis o cambiar el tipo de se debe dar como resultado niveles séricos normales de T3 y suplemento tiroideo; pueden estar presentes anticuerpos T4. En el perro, la dosis inicial es de 22 ug/ Kg. vía oral dos antihormona tiroidea que interfieran con el ensayo.
veces al día. Una vez que se observe una respuesta, se da 22 ug/kg vía oral una vez al día. Si aparecieran los signos clínicos Perro raza Golden Retriever con Foto cortesía.
otra vez, se da otra vez dos veces al día. En el gato, la dosis es Fig.9 Hipotiroidismo sin tratar con de 0.05-0.1mg vía oral una vez al día.
Porfirio Trápala.
Dentro de las respuestas al tratamiento se debe de observar una mejoría en actitud, actividad y apetito dentro de unasemana. Las alteraciones dermatológicas mejorarán en unas4-6 semanas. Las alteraciones reproductivas o clinicopato-lógicas pueden requerir de varios meses de tratamiento para poder resolverse.
Si no hay respuesta al tratamiento, hay que reevaluar el diagnóstico original de hipotiroidismo, revisar la dosis y la Mismo perro tratado 6 meses Foto cortesía.
después con levotiroxina Porfirio Trápala.
1.Feldman e.c Nelson M Hypothyroidism., in Canine and Feline Endocrinology an
Reproduction. Philadelphia. WB Saunders, 1996. p 68-111.
2.Scott DW, Miller WH, Griffin CE. Muller and Kirk's Small Animal Dermatology
5th ed. Philadelphia. WB Saunders 1995. pp 692-697.
3.Campbell KL, Davis CA: Effects of thyroid hormones on serum and eutaneous
fatty acid concentrtions in dogs. Am J Vet Res 51:752 756, 1990.
4.Miller WH., Buerger RG: Cutaneous mucinous vesiculation in a dog with
hypothyroidism. JAVMA 196:757-759, 1990.
5.Duelos DD et al: Prognosis for treatment of adult onset demodcosis in dogs: 34
cases (197 1990). JAVMA 204:616, 1994.
6.Scott DW Miller WH: Disorders of the claw and clawbed in dogs. Comp. Cont.
Educ. 14:1448,1992.
7.Scott DW. Histopathologic findings in endocrine skin disorders of' the dog.
JAAHA 18:173 183, 198 8.Gross TL., Ihrke PJ: The histologie analysis of endocrine related alopecia in the
dog. In Aduances in Vet Dermatology. Vol 1, von Tscharner C et al (eds) London. Balliere Tindall, 1990, pp. 77-88.
9.Gunaratunam P: The effeets of thyroxine on hair growth in the dog. J. Small
Anim. Practice 27:17-2 10.Nelson R, Couto G. Pilares de medicina interna en pequeños animales. Ed.
Intermédica. 1995.
11.-Bonagura JD. Kirk Terapéutica Veterinaria de pequeños animales. XI Ed.
McGraw HillInteramericana. 1994.
12.-Bonagura JD. Kirk Terapéutica Veterinaria de pequeños animales. XII Ed.
McGraw HillInteramericana. 1997.
13. Panciera D. Canine Hypothyroidism. Veterinary Medicine. 1997, enero: 44-67.9,
Agradezco las fotografias histopatológicas de HISTOLAB VETERINARIA,Fuengirol, Malaga,España.Dr.José Hervas Rodríguez.
VIRBAC MÉXICO, S.A. DE C.V.
Lote 30, Manzana I Parque Industrial Guadalajara El Salto Jalisco C.P 45690 www.virbac.com.mx Tel (01.33) 50.00.25.00 Fax (01.33) 50.00.25.15 Publicación Trimestral de Actualización Científica y Tecnológica para Médicos Veterinarios.
(TABLETAS DE LEVOTIROXINA SÓDICA, USP)
Cada tableta de SOLOXINE® (Levotiroxina sódica, USP) proporciona levotiroxina sódica sintética cristalina (L-tiroxina).
Los efectos de la terapia con levotiroxina sódica se manifiestan de forma lenta. Una sobredosis de cualquier droga tiroidea puede producir los signos y síntomas de tirotoxicosis incluso, pero no limitados a: polidipsia, SOLOXINE® 0.2 mg poliuria, polifagia, tolerancia reducida al calor e hiper- REG. S.A.G.A.R.P.A. Q-0042-363 actividad o cambio de personalidad. Administrar con precaución a los animales con enfermedad del corazón clínicamente significativa, hipertensión u otra complica-ción en la cual el incremento repentino del metabolismo puede provocar complicaciones.
No hay reacciones adversas particulares asociadas con la terapia de levotiroxina sódica cuando se administra a las dosis recomendadas. Una sobredosis puede resultar en los signos de tirotoxicosis listados anteriormente.
La dosis inicial recomendada es 0.1 mg/4.5 kg de peso dos veces al día. La dosis se debe ajustar por el monitoreo SOLOXINE® 0.5 mg de los niveles de tiroides en la sangre del perro cada REG. S.A.G.A.R.P.A. Q-0042-362 cuatro semanas, hasta establecer una dosis adecuada de mantenimiento. La dosis usual de mantenimiento es 0.1 mg/4.5 kg una vez al día.
Las tabletas de SOLOXINE® pueden ser administradas oralmente o en el alimento de la mascota.
Tabletas de: 0.2 mg, 0.5 mg y 0.8 mg en frascos de 250.
SOLOXINE® 0.8 mg REG. S.A.G.A.R.P.A. Q-0042-361

Source: http://www.webveterinaria.com/virbac/news19/hipotiroidismo.pdf

501-01.doc

ADMINISTRATIVE POLICIES Effective Date: October 1, 2012 AND PROCEDURES State of Tennessee Department of Correction Supersedes: 501.01 (9/15/10) Approved by: Derrick D. Schofield Subject: INMATE GRIEVANCE PROCEDURES AUTHORITY: TCA 4-3-603, TCA 4-3-606, and TCA 41-24-110 and Title 28 CFR 115. PURPOSE: To establish a standard procedure for the expression and resolution of inmate complaints.

Polyethylene glycol vs. sodium phosphate for bowel preparation: a treatment arm meta-analysis of randomized controlled trials

Juluri et al. BMC Gastroenterology 2011, 11:38http://www.biomedcentral.com/1471-230X/11/38 Polyethylene glycol vs. sodium phosphate forbowel preparation: A treatment arm meta-analysis of randomized controlled trials Ravi Juluri1*, George Eckert2 and Thomas F Imperiale3,4,5 Background: Results of meta-analyses of randomized trials comparing PEG and NaP are inconsistent and have notincluded trials comparing either or both preps to less traditional ones.AIM: To perform a meta-analysis by treatment arm.