Medical Care |

Medical Care

##SEVER##

/s/static0.planetadelibros.com.ve1.html

Les antibiotiques sont produits sous des formes pharmaceutiques telles que des pilules acheter du amoxil.

elles permettent d'injecter la quantité de préparation strictement nécessaire.

Static0.planetadelibros.com.ve


Jorge Zepeda Patterson, economista y «No era el primer hombre que moría en bra- sociólogo, hizo maestría en la Flacso (Facultad zos de Milena, pero sí el primero que lo hacía VALIDA COMO PRUEBA DE COLOR Latinoamericana de Ciencias Sociales) y estu- por causas naturales. Aquellos a los que había EXCEPTO TINTAS DIRECTAS, STAMPINGS, ETC.
dios de doctorado en Ciencia Política en la asesinado no dejaron rastro ni remordimien- Sorbona de París. Fundó y dirigió la revista to en su ánimo. Ahora, en cambio, la muerte Día Siete y es analista en radio, televisión y de su amante la sumía en la desolación.
prensa escrita. Su columna dominical aparece En asuntos del corazón, el sexo siempre había en veinte diarios de México, y todos los jueves terminado por imponerse en la vida de Rosen- El País publica en la edición para América su do Franco. El día en que falleció no fue dis- columna Pensándolo bien. Fue director funda- tinto. Bajo la exigencia del Viagra que lo dor de los diarios Siglo 21 y Público en Guada- inundaba, sus coronarias se vieron en la difícil lajara y director de El Universal. En 1999 ob- disyuntiva de bombear la sangre exigida para tuvo el Premio Maria Moors Cabot, de la sostener el violento ritmo con que penetraba Universidad de Columbia. Dirige el diario a Milena o atender a otros órganos. Fieles a la digital <Sinembargo.mx>. Autor y coautor de historia de Rosendo, sus entrañas optaron por media docena de libros de análisis, entre otros: O EL FÉMUR
el sexo. El corazón se desgarró en bocanadas Los amos de México (Planeta, 2007) y Los suspi- desatendidas aunque concedió al cerebro del rantes (Planeta, 2012). Su última novela pu- La belleza de Milena también fue su perdición. Convertida en MÁS BELLO
viejo unos instantes adicionales para adivinar blicada fue Los corruptores (Destino, 2013), con esclava sexual desde la adolescencia, intenta huir cuando lo que sucedía.» la que alcanzó el éxito en nuestro país y re- muere su protector, un magnate de la comunicación que sufre sultó fi nalista del Premio Dashiell Hammett.
un fallo cardiaco mientras hace el amor con ella. En su an- DEL MUNDO
gustiosa fuga, se cruza con los Azules, un trío de justicieros formado por el periodista Tomás Arizmendi, la política Ame- lia Navarro y el especialista en alta seguridad Jaime Lemus. Ellos desean liberarla, pero Milena guarda con recelo un es- pinoso misterio que atesora en su libreta negra y que supone su salvación y, sobre todo, su venganza. Una vigorosa novela de acción y amor que denuncia los
abusos de poder y la corrupción, pero que sobre todo nos
muestra el alma abierta de una mujer vejada, como tantas
otras, en un mundo cada vez más globalizado.
PVP 21,50 € 10099125
Diagonal, 662, 08034 Barcelona Diseño de la cubierta: Departamento de Arte y Diseño. Área Editorial Grupo Planeta Autores Españoles Fotografía de la cubierta: «A Feigned Retreat» by Mary Jane Ansell e Iberoamericanos INSTRUCCIONES ESPECIALES Fotografía del autor: Blanca Charolet


Jorge Zepeda Patterson Milena o el fémur más bello del mundo Premio Planeta No se permite la reproducción total o parcial de este libro, ni su incorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio, sea éste electrónico, mecánico, por fotocopia, por grabación u otros métodos, sin el permiso previo y por escrito del editor. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (Art. 270 y siguientes del Código Penal) Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra. Puede contactar con CEDRO a través de la web www.conlicencia.com o por teléfono en el 91 702 19 70 / 93 272 04 47 Jorge Zepeda Patterson, 2014 Editorial Planeta, S. A., 2014 Diagonal, 662-664, 08034 Barcelona (España) Primera edición: noviembre de 2014 Depósito legal: B. 23.525-2014 ISBN 978-84-08-13405-3 Composición: Víctor Igual, S. L.
Impresión y encuadernación: Cayfosa (Impresia Ibérica) Printed in Spain - Impreso en España El papel utilizado para la impresión de este libro es cien por cien libre de cloro y está calificado como papel ecológico
Milena
Jueves 6 de noviembre de 2014, 9.30 p. m.
No era el primer hombre que moría en brazos de Milena, perosí el primero que lo hacía por causas naturales. Aquellos a losque había asesinado no dejaron rastro ni remordimiento ensu ánimo. Ahora, en cambio, la muerte de su amante la sumíaen la desolación.
En asuntos del corazón, el sexo siempre había terminado por imponerse en la vida de Rosendo Franco. El día en quefalleció no fue distinto. Bajo la exigencia del Viagra que loinundaba, sus coronarias se vieron en la difícil disyuntiva debombear la sangre exigida para sostener el violento ritmo conque penetraba a Milena o atender a otros órganos. Fieles a lahistoria de Rosendo, sus entrañas optaron por el sexo. El co-razón se desgarró en bocanadas desatendidas aunque concedióal cerebro del viejo unos instantes adicionales para adivinar loque sucedía.
Una imagen acudió a la mente del dueño del periódico El Mundo. La contracción del pecho proyectó la cadera haciadelante, profundizando la penetración. Se dijo que por fin ibaa correrse, que iba a lograr eso que llevaba esquivándole losdiez minutos de cabalgata febril sobre las blancas caderas desu amante. Rosendo siempre creyó que su último pensamien-to sería para el diario al que había dedicado sueños y desvelos; en años recientes, cada vez que pensaba en la muerte experi-mentaba un ramalazo de rabia y frustración al imaginarse laorfandad en que dejaría la gran obra de su vida. Y pese a ello,destinó los breves instantes de su agonía a exigirse una gotade semen para despedirse de su último amor.
Milena tardó unos segundos en percatarse de que los ruidos que emitía el hombre no eran de placer. No pudo hacer mayorcosa. Su amante la sujetaba por la cintura, envolviéndola conlos brazos mientras estrellaba sus estertores agónicos contra suespalda enrojecida, como olas menguantes sobre una playaextensa. El viejo encajó la frente en la nuca de la mujer y lanariz en su cuello. Su respiración violenta agitó un rizo indis-ciplinado. Milena percibió de reojo el tenue vuelo de su cabe-llo impulsado por el lánguido aliento del moribundo, luegoel rizo quedó estático y la quietud reinó en el cuarto.
Se mantuvo inmóvil largo rato, salvo por las gruesas lágri- mas que resbalaban por su rostro y morían en la almohada.
Lloraba por él, pero sobre todo por ella misma. Se dijo queprefería suicidarse antes que regresar al infierno del que Ro-sendo la había rescatado. Peor aún, sabía que en esta ocasiónla represalia sería despiadada. Se vio a sí misma tres añosantes, desnuda frente a dos grandes perros dispuestos a des-tazarla.
No entendía por qué habían comenzado a amenazarla en las últimas semanas después de dejarla tranquila durante variosmeses. Ahora, sin la protección del anciano, se convertiría enun saco de carne y huesos destinado a pudrirse en algún ba-rranco, sin que importara el hecho de que los hombres paga-ban mil doscientos dólares por el privilegio de macerar suscarnes. Imaginó el hallazgo de su cuerpo meses más tarde y eldesconcierto de los forenses ante el fémur anormalmente lar-go de sus piernas kilométricas. La imagen la sacó del tranceen que había caído y al fin la puso en movimiento. Se incor-poró a medias para ver el rostro del muerto, limpió un rastrode saliva en su barbilla y lo cubrió con la sábana. Observó el blíster de Viagra sobre la mesita de noche y decidió ocultarloen un último acto de lealtad para con el orgulloso viejo.
Caminó al baño impulsada por los sentidos alertados, con la lucidez febril del sobreviviente. Su mente ocupada en elcontenido de la maleta que tendría que llenar antes de tomarun avión, aunque solo le importara la libreta negra que escon-día en el armario de la habitación. No solo era su venganzaúltima en contra de aquellos que la habían explotado, tambiénuna garantía de supervivencia por los secretos que guardaba.
Nunca llegó al aeropuerto, no se llamaba Milena ni era rusa como todos creían. Tampoco se percató de la gota desemen que cayó sobre la baldosa.
Los Azules
Viernes 7 de noviembre, 7 p. m.
Si hubiera podido incorporarse desde el fondo de su ataúd,Rosendo Franco habría estado más que satisfecho de su capa-cidad de convocatoria. La funeraria transfirió a otras sucursa-les los difuntos menos connotados para dedicar todas las salasde vela a albergar a las dos mil personas que acudieron al ve-latorio del dueño de El Mundo. Incluso el presidente del país,Alonso Prida, había permanecido veinte minutos en el recintomortuorio y con él buena parte de su gabinete. Prida ya notenía el porte majestuoso e imperial que ostentaba en su primeraño de gobierno; demasiadas abolladuras inesperadas, pocasexpectativas cumplidas en lo que se suponía iba a ser un es-pectacular regreso del PRI. Con todo, la presencia del manda-tario mexicano electrizó el ambiente, y tras su partida la ma-yoría de los presentes se habían relajado y dedicado a beber.
Dos horas antes, a las cinco de la tarde, Cristóbal Murillo, secretario particular de Franco, decidió que el café no era unabebida que hiciera honor a la calidad de los visitantes queacudían a despedir a su patrón y exigió a la funeraria un ser-vicio con copas de vino blanco y tinto de las mejores marcas.
En el salón principal al que solo llegaban los VIP que él mismoseleccionaba, demandó que se distribuyeran champaña y vian-das frías.
«En la muerte también hay códigos postales», se dijo Ame- lia al ver la funeraria parcelada en varios cotos entre los queel atuendo y hasta los rasgos étnicos contrastaban visiblemen-te. No era cercana a la familia de Rosendo Franco, a quienapenas había conocido, pero en su calidad de líder del prin-cipal partido de izquierda su presencia en el funeral resultabaimprescindible, al igual que la de toda la clase política. Amelialamentó, de nuevo, la presencia de los tres escoltas que la acom-pañaban desde hacía dos años y que ahora hendían como unariete los corrillos atiborrados de la funeraria para hacerlepaso. En realidad la dirigente no habría necesitado ayuda paraque los asistentes se hicieran a un lado; su melena rizada, susojos enmarcados por enormes pestañas y su tez aceitunadaeran señas de identidad de una figura tan conocida como res-petada en la escena pública del país, gracias a los largos añosdedicados al activismo en defensa de niños y mujeres sometidosa abusos por hombres de poder. Una Madre Teresa de Calcu-ta con la belleza intimidante de una María Félix joven, habíadicho algún agudo periodista en una ocasión.
Al cruzar los sucesivos salones, la dirigente se percató de que solo en el segundo, el de concurrencia más humilde, seoían llantos de duelo. Eran los trabajadores de las rotativas ylas secretarias, quienes se lamentaban del desamparo en quelos dejaba la muerte del empresario tantos años reverenciado.
En el resto de los salones que cruzó ahora también acom- pañada de un ujier, solo advirtió visitas de compromiso, actosde relaciones públicas e incluso ánimo de fiesta en algún co-rrillo alentado por los vinos y los chistes indefectibles en todovelatorio.
Al llegar a la sala principal, Amelia percibió dos ambientes que podían cortarse con cuchillo. Una treintena de familiaresy amigos íntimos del difunto rodeaban el féretro como uncomando dispuesto a sostener a sangre y fuego el último bastiónfrente a las hordas de políticos que llenaban el lugar; defendíanel ataúd como si fuese la única bandera en la colina sitiada por el enemigo. Ocasionalmente un gobernador o un ministro sedesprendía del resto de los funcionarios y acudía furtivo a darun breve pésame a la viuda y a la hija, tras lo cual regresabacon sus colegas para despedirse y tomar el camino de salida.
Amelia tardó unos segundos en distinguir a Tomás, acoda- do bajo un amplio ventanal a un costado del recinto, como siquisiera mantenerse al margen de la imaginaria batalla queenfrentaba a las dos fuerzas. Como tantas veces en la vida, lasosegó la simple vista de la figura desaliñada, de pelo ensorti-jado y ojos acuosos, de su viejo amigo y ahora amante. Algotenía la presencia de Tomás que apaciguaba su espíritu gue-rrero.
—Lograste cruzar los siete salones del purgatorio —dijo él al saludarla con un breve beso en los labios.
—A juzgar por los presentes, esto se parece más al infierno —respondió ella mientras pasaba una mirada por los asistentesque abarrotaban el sitio.
Los dos contemplaron durante un rato los corrillos de po- líticos y poco a poco sus miradas convergieron en CristóbalMurillo, el único embajador que transitaba entre los dos gruposinstalados en el salón. Iba y venía para atender a un secretariorecién llegado o para hacer alguna consulta con la viuda delempresario. Pasaba de un bando a otro con la confianza desaberse útil en ambos. Era servil allá donde se requería e im-perativo donde era posible serlo. Tomás, destacado articulistade El Mundo, nunca lo había visto tan rozagante y expansivo.
Su corta estatura incluso daba la impresión de haberse alarga-do dos o tres centímetros en las últimas horas. Después de tresdécadas de imitar a su jefe, actuaba como si fuese el legítimoheredero. Y ciertamente lo parecía; a fuerza de cirugías plás-ticas había logrado una buena imitación del rostro del dueñodel diario. No era gratuito el apodo que le endilgaban a susespaldas por su extraño parecido con el finado: el Déjà Vu.
Amelia fue la primera en expresar lo que ambos pensaban.
—Oye, y tú que estás adentro, ¿qué sabes? ¿Cómo quedará el diario sin Franco? ¿No me irás a decir que ese payaso se harácargo de la administración? —preguntó a Tomás.
Él se encogió de hombros y enarcó las cejas, pero instinti- vamente los dos miraron a Claudia, la única hija de Franco,quien rodeaba con un brazo a su madre, ambas al pie del ataúd.
A la distancia, la auténtica heredera no parecía más afectadade lo que delataba la lividez de su semblante, resaltada por unelegante atuendo oscuro. Tomás pensó que la indomable ca-bellera roja de Claudia era infiel a cualquier vestimenta fúne-bre. Aunque su hombro tocaba el de doña Edith, su miradamortecina atrapada en los mosaicos del suelo revelaba que sumente se encontraba muy lejos. Él supuso que su examante sehabría perdido en algún pasaje familiar de la infancia y creyóconfirmarlo cuando ella salió del trance y sus ojos quedaronprendidos en la caja donde yacía su padre.
Un camarero con canapés de salami y jamón bloqueó la vista que ofrecía la familia Franco. Detrás del empleado apa-reció la figura de Jaime.
—Mala selección de bocadillos tratándose de un negocio de carnes frías —dijo el recién llegado mientras alzaba la vistahacia el techo.
Ninguno de los dos dio muestras de la reacción que les provocaba encontrarse con el viejo amigo de su infancia, peroa ambos les incomodó: aún no perdonaban el comportamien-to de Jaime en el caso de Pamela Dosantos, una actriz cuyoasesinato salvaje había sacudido al país un año antes e invo-lucrado a Tomás como periodista y a Jaime como especialistaen temas de seguridad. Los tres amigos formaban parte de uncuarteto que había sido inseparable a lo largo de la infanciay la adolescencia conocido como los Azules, por el color delos cuadernos que el padre de Jaime traía de Francia. La crisisprovocada por el asesinato de Pamela Dosantos, amante delsecretario de Gobernación, había quedado resuelta con saldosvariopintos: las amenazas en contra de Tomás habían sidoconjuradas, Amelia y él habían iniciado una relación amoro- sa tres décadas después de los escarceos suspendidos durantela adolescencia, y Jaime había sido clave en la resolución delcaso aunque con métodos que sus amigos encontraron repro-bables.
Pese al tono desenfadado con el que los había abordado, Jaime tuvo que vencer la resistencia inicial que le provocabaacercarse a Tomás y Amelia. Durante la adolescencia y la vidauniversitaria los dos jóvenes habían rivalizado por el amor desu compañera, ambos con escaso éxito debido a la tempranaatracción que los hombres maduros ejercieron en ella. Peroahora, a los cuarenta y tres años de edad, la relación que habíasurgido entre el periodista y la líder removía en Jaime la anti-gua obsesión por su primer amor. Como otras veces en el pa-sado, se preguntó si su aversión al matrimonio o a una relaciónde pareja estable se relacionaba con la pasión desmedida conla que amó a Amelia en su juventud y a la terrible frustraciónque experimentó al verla en brazos de su padre veinte añosatrás. Contemplarla hoy al lado de su antiguo compañero noera ningún consuelo. Por enésima vez hizo una comparaciónmental con Tomás, como en tantas ocasiones a lo largo de lavida: inventarió atributos físicos y éxitos profesionales y,de nuevo, encontró inexplicable que Amelia lo eligiese a él. Deun lado, Jaime Lemus, exdirector de los organismos de inteli-gencia y dueño de la principal empresa en temas de seguridaden el país. Un hombre poderoso y seguro de sí mismo. Uncuerpo bronceado y de músculos largos y fibrosos, un rostrode facciones esculpidas con dureza pero armónicas. En con-junto, una figura deseada y atractiva. Su porte elegante y su1,82 de estatura contrastaban con el cuerpo de Tomás, diezcentímetros más bajo, que sin ser obeso proyectaba una imagende blandura y afabilidad con su pelo entrecano, la sonrisa pron-ta y la mirada cálida. En suma, el rostro de un hombre enapariencia bueno. Una mezcla que solía inspirar en las mujeresuna sensación de confianza e intimidad que Jaime envidiaba.
—¿A qué hora llegaste? —preguntó Tomás en tono neutro; no quería ser grosero aunque tampoco pretendía recibir aJaime con los brazos abiertos.
Amelia en cambio se envaró de inmediato, y estuvo a pun- to de dar media vuelta y dejarlo con la mano extendida. Alfinal prefirió ignorarlo aunque no se movió del sitio. El recha-zo no pasó inadvertido a Jaime, quien tensó las mandíbulas ehizo un esfuerzo para sobreponerse.
—Hace un rato. Estaba entretenido escuchando algunas de las historias sobre Rosendo Franco que se cuentan en loscorrillos. Era todo un personaje.
—¿Como cuáles? —inquirió Tomás inmediatamente inte- —Un amigo suyo se negaba a venderle unos terrenos a las orillas de la ciudad, donde Franco quería construir los nuevostalleres de impresión —contó Jaime—. Por más que le insistíaal propietario, este se resistía en espera de una mejor oferta.
Un día, Franco se enteró de que su amigo era fanático delhoróscopo de El Mundo; lo primero que hacía por las mañanasera leer lo que le deparaba su signo. Enterado de su debilidad,llamó al responsable de la sección en su diario y le pasó eltexto del signo de Sagitario para toda la siguiente semana.
Luego invitó a su amigo a comer el viernes, día en que los astrosofrecían a todos los bendecidos por el Sol en Sagitario unaoportunidad única en materia de bienes raíces. Ese día donRosendo obtuvo los terrenos que codiciaba.
Tomás y Jaime rieron de buena gana, aunque de forma embozada en atención al lugar en que se encontraban. A supesar, Amelia insinuó una sonrisa; la fuerza de la costumbreenhebrada durante tantos años compartidos comenzaba aimponerse sobre el resentimiento que le guardaba a su viejoamigo.
—Creo que yo me sé una mejor —dijo Tomás—. Hace dos o tres años la principal cadena de cines decidió suspender elanuncio de su programación en el periódico con el argumen-to de que la gente utilizaba Internet y el teléfono para enterar- se del horario de las películas. El gasto en el diario les parecíasuperfluo. Franco no se inmutó, a pesar de que perdía un in-greso regular nada despreciable. Simplemente ordenó a lasección de espectáculos que publicara una página con la pro-gramación de las películas pero con un horario equivocado:en lugar de las siete de la noche, se decía que la proyeccióncomenzaba a las ocho, por ejemplo. Las taquillas de los cinesse convirtieron en fuente de reclamaciones: en cada funciónhabía cinco o seis personas indignadas por haber llegado unahora tarde. A la siguiente semana la cadena reanudó la publi-cación de los anuncios.
De nuevo los Azules festejaron la ocurrencia; no obstante, Jaime alegó que la anécdota del horóscopo era mejor. Tomásargumentó a favor de la suya y, como tantas veces en el pasado,acudieron a Amelia en busca de un veredicto.
Esta los contempló un momento y no pudo evitar que la invadiera la nostalgia; se vio a sí misma treinta años atrás, ro-deada por sus amigos en una esquina del patio de la secunda-ria en la que los Azules constituían un coto privado, repudiadoy a la vez envidiado por el resto de sus compañeros. Recordóa Jaime y su enjundiosa defensa de la práctica del kárate, a laque tanto se aficionó en la adolescencia, y la respuesta falsa-mente desdeñosa de Tomás, quien solía cuestionar las activi-dades atléticas y privilegiar la lectura de libros, intimidado porsu tardío desarrollo muscular.
Para fortuna de Amelia, el arribo del omnipresente Murillo le evitó pronunciarse. No solo no quería hacer de juez entreambos, tampoco deseaba interactuar con Jaime, pese a tener-lo a un lado.
—¿Qué tal la concurrencia? Impresionante, ¿verdad? —dijo el secretario particular de Franco recorriendo con la vista elsalón—. Y mañana la primera sección es de noventa y seis pá-ginas por la cantidad de esquelas que llevamos —agregó conentusiasmo mientras se estiraba las mangas de la camisa paralucir mejor los gemelos con incrustaciones de diamante.
La mirada impávida de sus interlocutores le hizo notar que su comentario pecaba de entusiasmo.
—El patrón habría estado orgulloso —murmuró en voz baja con fingida humildad.
—Su patrón seguramente habría preferido estar hoy en las oficinas de su periódico y no en un ataúd —respondió Ameliasin ocultar su desprecio.
El hombrecillo la miró con furia un segundo, antes de que el gesto servil se instalara de nuevo en su semblante. Jaime loobservó con la cabeza ligeramente ladeada, como un antropó-logo examina un extravagante ritual apenas descubierto en laetnia objeto de estudio.
Con ánimo de molestar a la líder perredista, conocida por sus causas a favor de las mujeres, Murillo les compartió unaconfidencia: —Pues lo cierto es que murió como un rey, sobre el cuerpo de una damita bellísima y muy joven. ¡Ese era mi patrón! —dijocon orgullo y gesto desafiante, mirando a Amelia de soslayo.
Tomás observó a la sexagenaria esposa que lloraba al lado del ataúd y no resistió hacer la pregunta que Murillo deseabaescuchar: —¿Muy joven? ¿Quién?—Una rusa de colección a la que tenía como amante; le llevaba casi medio siglo pero la tenía feliz. Ya ven lo que decíael Tigre Azcárraga, cuarenta años mayor que su última esposa:«El poder descuenta diez años, el dinero otros diez y el verbodiez más», así que juraba que solo superaba por una década aAdriana Abascal. —El secretario particular lanzó una carcajadaque nadie secundó.
—¿Tú la conocías? ¿Cómo sabes que murió en sus brazos? —indagó Jaime.
—Bueno, esa es la hipótesis que maneja la policía, luego de examinar el cuerpo. Y a la rubia la conocí cuando fue a verel apartamento la primera vez; yo fui quien lo rentó por ins-trucciones de don Rosendo. ¡Un monumento de mujer! —dijo Murillo con un gesto de lascivia y de nuevo advirtió que lareacción de sus interlocutores no era la que esperaba.
—¿Cómo se llama? —preguntó Jaime.
—No sé, no me acuerdo —respondió el otro, que comen- zaba a sentirse incómodo por el interrogatorio.
—¿Y estás seguro de que era rusa? —insistió Tomás. Más allá de la curiosidad de periodista de parte de uno, y de inves-tigador policial de parte del otro, parecía que los dos amigoshabían entrado de nuevo en una competencia para extraer delhombrecito la mayor información posible.
—Don Tomás, pregunta la señorita Claudia si puede usted pasar un momento con ella para comentarle algo —añadióMurillo, de pronto ansioso por retirarse de inmediato.
El periodista no pudo ocultar un gesto de satisfacción y sus ojos se desviaron de nuevo hacia la pelirroja, que seguía a uncostado del féretro.
—Vamos todos de una vez para presentarle el pésame a la familia. Yo todavía tengo otro compromiso —dijo Amelia.
Tomás asintió con la cabeza aunque percibió un cosquilleo incómodo en la nuca. Amelia ignoraba el amorío que sostuvocon Claudia cinco años antes, y ahora que se habían converti-do en pareja, él no tenía ningún deseo de que se enterara. Laintuición de Amelia rozaba la brujería, o así le parecía al pe-riodista.
Al caminar en dirección al féretro, los guardaespaldas se pusieron en movimiento apenas a dos metros de Amelia. Estagiró la cabeza por encima del hombro y con una mirada losconminó a permanecer en su sitio. Le parecía de mal gustoofrecer condolencias flanqueada por individuos de tan fieroaspecto. Los tres Azules desfilaron ante la madre, la hija y otrosparientes cercanos al fallecido barón de la prensa. Tomás per-cibió las profundas ojeras en el rostro de Claudia, síntomaevidente de la enorme responsabilidad que de golpe habíacaído sobre sus hombros. La madre nunca intervino en losnegocios del marido y carecía de parientes con alguna habili- dad empresarial. El único hermano vivo de Rosendo Francoera alcohólico, y los dos tíos de Claudia por el lado maternoeran golfos profesionales. El único integrante de la familiaFranco en quien podía confiar era su primo Andrés, el encum-brado tenista mexicano, pero hacía años que se había ausen-tado del país. El periodista se preguntó qué papel jugaría elmarido de Claudia en todo esto; la distancia que había guar-dado durante el funeral sugería alguna tensión matrimonial.
La idea lo alegró de una manera vaga, como un buen recuer-do al que no se le puede asir en un sitio o una fecha.
Tomás tomó la precaución de demorar el saludo a la viuda y abreviar el pésame a la hija, consciente como era de la pre-sencia de Amelia. Con todo, la dirigente política se hallabadistraída. Siempre le incordiaba dar el pésame: no existíanfórmulas que no le resultaran clichés. Suponía que ni para ellani para la viuda resultaba placentero intercambiar frases repe-tidas docenas de veces a lo largo de la velada. Había algo deimpostado en los velatorios que incomodaba a Amelia; consi-deraba que los vivos debían enterrar a sus muertos en la inti-midad y hacer su duelo en el espacio privado y familiar en quehabían convivido con el difunto. Las convenciones socialesobligaban a los dolientes a exhibir su sufrimiento en un apa-rador ante extraños que mostraban un pesar que no sentían.
Se preguntaba cuántos de los sollozos que oía a su alrededorlos causaba la reciente pérdida y cuántos en realidad se debíana la autoconmiseración que suele esparcirse en los velatorios.
El cuerpo en el ataúd no era más que el detonante de lágrimasque le eran ajenas.
Amelia se despidió besando sus propios dedos y luego abriéndolos en dirección a los que dejaba en una especie debendición masiva. Aún le esperaba una larga y delicada con-versación con Andrés Manuel López Obrador, el líder histó-rico de la izquierda, separado del PRD desde meses antes;deseaba explorar con él algún tipo de frente común ante elgobierno. No sería fácil, el divisionismo de la izquierda pare- cía un condicionamiento congénito: «Toda organización inte-grada por tres trotskistas encierra cuatro fracciones», recordóella con desesperanza. Con todo, se dijo que había que inten-tarlo.
Por su parte, Jaime recorrió el salón con la vista para ubicar a Cristóbal Murillo: la rusa había despertado su curiosidad yjuzgó que, liberado de la presencia intimidante de Amelia, ellocuaz asistente de Franco podría mostrarse más parlanchín.
Todo enigma constituía para Jaime un reto irresistible, sobretodo en casos como este, que implicaba a un poderoso miem-bro de la élite del país.
Tomás se quedó al lado de Claudia en espera de que algu- nos políticos terminaran de presentar su adhesión a la familia.
En los siguientes minutos presenció la manera contrastante enque hombres y mujeres ofrecían sus condolencias: aun cuandono hubiese familiaridad de por medio, las mujeres abrazabana la viuda y la consolaban con una intimidad y una emociónnacida, suponía él, de la solidaridad femenina. Un atavismotribal tan viejo como la historia de la humanidad: mujeres queconfortan a mujeres, viudas a cargo de otras viudas. El acerca-miento de los hombres, en cambio, adquiría todas las formasde una oferta de protección más fingida que real. «Lo queusted necesite, doña Edith»; «No se preocupe, don Rosendotenía muchos amigos»; «Estaremos atentos a cualquier nece-sidad de la familia»; «Usted nomás diga»; frases que se disipa-ban en el aire más rápidamente que el caro aroma de sus lo-ciones. Tan pronto se daba la vuelta, el supuesto protectorrevisaba a la concurrencia en busca de algún interlocutor pro-picio para sus negocios y quehaceres.
Por fin una interrupción en el desfile de dolientes permitió a Claudia conducir a Tomás hacia una pequeña oficina trasuna puerta a pocos pasos del féretro. El periodista asumió quese trataba de un espacio reservado para permitir a los familia-res de los difuntos recibir llamadas o descansar un rato, fuerade la vista del salón principal.
—No sabes cuánto lo siento. —comenzó a decir él cuando un dedo de ella sobre sus labios le impidió terminar la frase.
Claudia recostó la cabeza en el pecho de Tomás con los brazos exánimes a los costados, como una torre de Pisa enbusca de una vertical olvidada. La abrazó con cautela, acosadopor sensaciones múltiples: ternura frente a la vulnerabilidadfemenina, conmiseración ante su pena, incomodidad por lacercanía del marido. Pero sobre todo, un impulso erótico in-mediato e inesperado que terminó por barrer cualquier otraconsideración.
Ella se separó antes de que pudiera advertir la respiración agitada de él. Cualquier razón que la hubiera llevado a recos-tar la cabeza en el pecho de Tomás parecía saciada. Estabalista para hablar.
—Quiero pedirte dos favores —dijo Claudia en tono íntimo, más propio de una pareja que ha convivido toda una vida quede los efímeros amantes a quienes solo unían cuatro días depasiones compartidas cinco años antes—. No confío en el direc-tor actual, Alfonso Palomar, para conducir el diario y muchomenos en el esperpento de Murillo, pero en los próximos díasno estaré en condiciones de acercarme a El Mundo. Mamá nopuede quedarse sola en este momento. Además, tampoco es queyo sepa mucho del negocio. No sé lo que voy a hacer, aunqueme queda claro que por ningún motivo dejaré que esos corrup-tos tomen el control del periódico. ¿Y si tú te hicieras cargo? La petición lo tomó por sorpresa; se había imaginado cual- quier cosa antes que recibir la encomienda de hacerse cargode un diario.
—Te doy toda la razón, Claudia, dejar al frente a cualquie- ra de esos dos equivaldría a poner a la Iglesia en manos deLutero, el problema es que yo no soy la solución —respondiótras una larga pausa—. Soy columnista, no editor. Hace quinceaños que no reporteo y nunca he dirigido una sección o unarevista, mucho menos una redacción completa. Si quieres, teayudo a encontrar a alguien idóneo para el cargo.
—Mi padre tenía una oficina en la propia sala de redacción que nunca utilizó —dijo ella ensimismada, ignorando la obje-ción de Tomás—. Enviaré una carta a la administración paraindicar que en los próximos días tú representarás los interesesdel publisher. A partir de mañana, Palomar deja el periódico.
Tendrás que autorizar la portada y la primera sección antes deque pasen a composición. Cualquier cheque superior a cin-cuenta mil pesos deberá llevar tu visto bueno. Mejor aún, ellunes hacemos la ceremonia de tu nombramiento como nue-vo director general.
Tomás la examinó con atención, tratando de captar algún signo de desvarío en su mirada. No lo encontró. Tras el abrazo,ella parecía haber recobrado el aplomo; sus palabras refleja-ban la certidumbre de algo sobre lo que se ha cavilado duran-te horas.
—Nunca me interesó convertirme en la sucesora de mi padre y por lo mismo no me preparé para esto. Mi amor porél era tal que siempre busqué algo a que aferrarme para evadirla eventualidad de su muerte; una apuesta absurda a favor desu inmortalidad. Desde que te conocí en aquel viaje a NuevaYork me di cuenta de que llegado el caso solo podría confiaren ti, y saberlo ha sido un alivio durante estos años. Te puedefaltar oficio, y sin embargo creo en tu honestidad y en tus in-tenciones. Es cierto que solo convivimos algunos días, Tomás,pero ¿nunca te ha pasado conocer a alguien a quien parecíasllevar años esperando, al que sigues unido incluso después deperderlo? Tomás enmudeció. Solo sus ojos, repentinamente hume- decidos, reflejaron el impacto de la confesión de Claudia. Tan-to tiempo añorándola; años asumiendo que su affaire habíasido para ella un efímero divertimento en la vida de niña ricaque llevaba. Cuatro días en que ella se deslizó a hurtadillas ensu habitación sin que se enterara el resto de la troupe que acom-pañaba al padre durante su gira por los templos sagrados delperiodismo estadounidense.
—¿Y el segundo favor? —dijo él con involuntaria brus- Ella demoró la mirada sobre Tomás, escudriñándolo como quien vacila en una mesa de póquer antes de decidirse a apos-tar su resto. Después de una pausa, se decidió: —Hoy por la mañana Cristóbal Murillo me dio un sobre cerrado de parte de mi padre. Al parecer tenía instruccionesde ponerlo en mis manos en caso de un fallecimiento repen-tino. Lo que encontré me condujo a una caja en la bóveda deun banco; había un paquete con dinero y dos cartas. En uname habla de una tal Milena, primero para pedirme que laproteja y la ayude; después, en lo que parece una nota apresu-rada, para alertarme de un grave peligro.
—¿Milena? —preguntó Tomás mientras hurgaba en su ce- rebro en busca del apellido.
—Contra lo que se ha dicho públicamente, mi padre murió en los brazos de una amante en un apartamento al que acudíavarias noches por semana. Los primeros reportes de la policíadejan pocas dudas sobre las circunstancias de su muerte. Esta-ba profundamente enamorado de una joven, a juzgar por loscorreos electrónicos que encontré en el ordenador de su ofi-cina —dijo ella, y a manera de excusa agregó—: luego de losextraños mensajes que me dejó en la caja del banco, examinésu correo; el viejo no era muy ducho en materia de contraseñas.
—¿Y quién es Milena?—Nunca creí que mi padre llegase a manifestar tal pasión; siempre mostraba un total control de sus emociones, era unmanipulador consumado como todos sabemos —dijo para símisma con una intensidad que Tomás emparentó con algoparecido a la ternura.
—¿Qué dicen las cartas? ¿Quién es Milena? —insistió.
—Pues es confuso, pero todo indica que ella se enfrentaba a amenazas de muerte y mi padre la protegía. En los mensajesque intercambian, él intenta tranquilizarla una y otra vez. Enla primera de sus cartas me pide que haga un esfuerzo de comprensión y solidaridad y vele por su porvenir; pero la se-gunda es muy extraña.
Claudia extrajo la tarjeta apenas garabateada y leyó:—«Protege a Milena. Pero quítale la libreta de pastas negras y destrúyela. Podría arruinar a la familia». —¿Y dónde está la mujer? ¿Sabes algo de ella?—Nada, se esfumó.
Los dos guardaron silencio algunos instantes. Seguían de pie, a un costado del escritorio de la improvisada oficina de lafuneraria. A falta de respuestas o soluciones él la abrazó, con-movido. Comenzaba a entender la difícil encrucijada en quela había colocado la petición de su padre. Hacerse cargo delperiódico era un reto formidable, aunque de alguna maneraera algo que ella sabía que tarde o temprano habría de suce-derle. Pero sentirse responsable de salvaguardar la integridadde la familia contra una amenaza misteriosa e inasible escapa-ba a sus posibilidades; un reto inesperado que la sumía en lazozobra y la parálisis.
—¿En algún otro momento tu padre se refirió a la libreta? ¿No la menciona en los correos? —En absoluto. Solo en esta tarjeta. No sé ni por dónde —Quizá habría que revisar a conciencia el apartamento del que salió huyendo. No creo que haya dejado algo valioso,y menos una libreta a la que le temía tu padre, pero al menospodremos descartar el sitio más obvio para comenzar. Déjame-lo, yo me encargo —dijo Tomás sin saber cómo ni cuándopodría cumplir su compromiso.
—Por favor, apúrate, no sabemos si los contenidos entrañan un peligro inminente. ¿Qué crees tú que pueda ser? ¿Algo queavergüence a mi padre? O mejor dicho, ¿a mi familia? Tomás especuló en silencio y se preguntó si Rosendo Fran- co temía algún tipo de chantaje o de extorsión por parte de larusa a partir de algún vídeo comprometedor o detalles de al-guna infamia del viejo, que no debían de ser pocas.
—¿Y cómo te sientes con eso de proteger.? —«a la aman- te de tu padre», iba a decir Tomás, pero se contuvo a tiempo.
—¿Te parece que hay algo de enfermo en eso? Yo misma lo he pensado; en cierta manera es un acto de deslealtad a mimadre. Sin embargo, me parece que eso es lo que él hubieraquerido. Tendrías que ver la intensidad que hay en esos inter-cambios; como si les fuese la vida en ellos.
Tomás pensó que, en efecto, la vida le había ido en ello, por lo menos a Rosendo Franco. Y por lo que Claudia comen-taba, quizá también a la tal Milena, si las amenazas que habíarecibido eran fundadas.
—Mirado así, quizá es el mejor homenaje que puedes ha- cerle a tu padre.
—Y además está la otra advertencia, parece urgente, apre- surada. No sé si quiera proteger a la mujer, lo que está fuerade duda es que debemos encontrarla y conseguir el cuadernonegro del que habla mi padre.
El periodista asintió con la cabeza y agregó:—Sí, pero ¿por qué yo?—Primero, porque ignoro la naturaleza de los peligros que enfrenta la muchacha, y será mejor no llamar la atención. Nopodemos correr el riesgo de que esa libreta caiga en manos dela policía o de cualquier otra persona; no sin saber su conteni-do. Segundo, porque pocas personas entenderían la naturale-za de mis intenciones, empezando por la propia Milena. Y sobretodo, porque mi padre me contó lo que tú y tus amigos hicieronen el caso de Pamela Dosantos, los archivos que descubrierony la ayuda de un joven hacker de quien se dice que es un talen-to fuera de serie. Solo en ti puedo confiar para una investigaciónasí, ¿o me equivoco? —concluyó ella con una amplia sonrisa.
Pese al tono categórico, las palabras de Claudia evocaron en Tomás la imagen de una niña que recita de memoria yplenamente convencida las razones por las que Santa Clausprefiere entrar por las chimeneas. Y no obstante, le resultó unmensaje seductor e irresistible.
En el momento de ceder Tomás se preguntó cuánto de las dotes manipuladoras de Rosendo Franco había heredado suhija. La sensación se acentuó cuando ella extrajo de su bolsa unjuego de llaves con la etiqueta pegada de un domicilio en lacolonia Anzures: el apartamento de amor de Rosendo Franco,supuso Tomás. El beso que recibió en la comisura de los labiosle hizo olvidar un largo rato las implicaciones de los compromi-sos asumidos. Dos horas más tarde tendría un ataque de ansiedad.
Al retirarse de la funeraria, Tomás no se percató de que la camioneta de Amelia y el vehículo de los guardaespaldas quesolía acompañarla se encontraban aún en el estacionamiento,y tampoco imaginó la impensable escena que allí tenía lugar.
Amelia había recibido una llamada de la oficina de Andrés Manuel López Obrador aplazando su cita. En un primer im-pulso decidió acudir a su oficina pero luego optó por transmi-tir instrucciones por teléfono a Alicia, su secretaria, sobre lostemas pendientes más urgentes. Los nudillos de Jaime sobrela ventanilla de su camioneta la interrumpieron.
—Qué bueno que aún te encuentro. ¿Tienes unos minutos? —Intentó abrir la puerta para obligar a Amelia a hacerle sitioen el asiento trasero. Los guardias acudieron en su auxilio peroella los contuvo con un gesto de la mano. Jaime pidió al con-ductor que los dejase a solas, y a su pesar, Amelia accedió denuevo con una inclinación de cabeza.
—Pasa —dijo ella en tono seco— pero tengo que estar en una reunión muy pronto. —Hacía años que no se encontrabaa solas con Jaime y decidió que la sensación no le gustaba. Noobstante, no podía dar un portazo en la cara a quien durantetanto tiempo había considerado un hermano.
Ahora que se hallaba por fin frente a ella, Jaime no sabía por dónde comenzar. Le había lastimado la actitud de Ameliaun rato antes y, al verla disponible, decidió encararla bajo elinflujo de un súbito impulso, contrario a su costumbre de pla-nificar con cuidado toda actividad importante. Quizá por elloacabó diciendo algo que ni siquiera él esperaba.
—Sé que no comulgas con mis métodos, Amelia, pero crée- me que en ocasiones es lo único que funciona en el mundopodrido en que vivimos. En el fondo las causas son las mismas.
—¿Y eso a qué viene al caso? ¿La muerte te puso reflexivo? —respondió ella haciendo un gesto en dirección a la funeraria.
Lamentó la dureza de sus palabras, pero aún se sentía traicio-nada por el comportamiento de Jaime en los últimos meses.
Le parecía que el hombre manipulador y lleno de secretos enel que se había convertido se encontraba a años luz del chicocon el que había crecido.
—¿A qué viene al caso? Prácticamente me ignoraste allí adentro. No me merezco ese desdén; si solo supieras lo quedesde siempre has sido para mí.
Ella permaneció callada, sorprendida del tono intenso y emocional tan poco usual en Jaime. Pero nunca anticipó loque diría a continuación.
—Tengo al lado de mi cama un juego de colección de pulsera y aretes egipcio que te habría gustado —dijo de mane-ra intempestiva, como si se le hubiese salido por los labiosantes de pensarlo—. Te lo iba a dar hace veinte años, en aque-lla fiesta de bienvenida que celebramos en mi casa al regresarde mi maestría en Washington, ¿recuerdas? Amelia asintió apenas y a su mente acudieron imágenes de vestidos vaporosos y hombres en esmoquin, carpas montadasen un jardín y media docena de camareros solícitos.
—Yo estaba muy enamorado de ti, Amelia. Y seguramente habríamos terminado juntos si mi padre no se hubiera metidopor medio. Esa tarde te iba a entregar el estuche y declarartemi amor. Durante horas aceché el momento oportuno y cuan-do por fin te vi desaparecer en lo que supuse era una visita albaño, te seguí en silencio. No te encontré en la planta baja ysubí a la segunda; los ruidos apagados que procedían de labiblioteca de mi padre me llevaron a entreabrir la puerta. Laimagen me ha perseguido el resto de la vida: estabas de rodillascon su pene encajado en tu boca, la mano de él sobre tu cabe- za. Me llevó mucho tiempo perdonarte, pero aquí estoy. A él,en cambio, nunca más volví a verlo ni a dirigirle la palabra. Élsabía que yo te quería, pero no le importó destrozarme solopor darse el gusto de satisfacer un antojo.
Amelia escuchaba en silencio, sorprendida por la ferocidad de las palabras de Jaime sobre algo que había sucedido tantotiempo atrás. Parecía un relato atormentado mil veces repro-ducido en la mente de Jaime. Sabía del afecto que Jaime leprofesaba pero nunca imaginó la profundidad de su pasión,mucho menos el dolor que había provocado en él su amoríocon Carlos Lemus.
—Lo siento, Jaime, pero entendiste todo mal —dijo ella tras algunos segundos en que su cerebro intentaba asimilar elreproche—. Tu padre y yo tuvimos una relación intensa y realdurante varios años. Importante para ambos, pero no voy aabundar en ello. Si escogiste odiar, fue tu elección. No nosculpes a mí o a Carlos.
—Nunca me he desprendido del estuche —respondió él como si no la hubiese oído—. Antes lo abría cada tantas nochespara acordarme de la traición de mi padre; ahora lo hago comouna forma de conjurar la espera. Era importante que lo su-pieras.
Ella iba a decir algo pero él descendió del coche. Lo vio alejarse y perderse detrás de una esquina de la funeraria.

Source: http://static0.planetadelibros.com.ve/libros_contenido_extra/31/30157_1_29169_Milena_o_el_femur.pdf

downloadketab.net

Archives of Biochemistry and Biophysics 539 (2013) 9–19 Contents lists available at ScienceDirect Archives of Biochemistry and Biophysics Acetylsalicylic acid (aspirin) and salicylic acid interaction with thehuman erythrocyte membrane bilayer induce in vitro changes inthe morphology of erythrocytes Mario Suwalsky a,⇑, Jessica Belmar a, Fernando Villena b, María José Gallardo c,Malgorzata Jemiola-Rzeminska d, Kazimierz Strzalka d

toyota.bg

Sustainable Purchasing Guidelines Toyota Motor Europe Version 2013 Table of contents A. Toyota Motor Europe – CSR Guiding Principles at Toyota Toyota CSR Policy: Contribution towards Sustainable Development Basic Policies at Toyota Purchasing 1. Fair competition based on an open-door policy 2. Mutual benefit based on mutual trust